El Mundial de Qatar y la lucha LGTBI

Estamos en pleno campeonato del mundo de fútbol, la cita esperada cada cuatro años por todos los aficionados al deporte rey, este año con diversas polémicas que harán que seguro no olvidemos el Mundial de 2022. Lo primero, su localización, el país de Qatar, en plena península arábica y conocido por ser unos de los regímenes absolutistas que quedan en el mundo; y el que sea ahí, ha obligado a un segundo factor insólito: que el campeonato se celebre en los meses de noviembre-diciembre, cuando lo normal es siempre en la época estival. Calor, temperaturas extremas, preparación de infraestructuras y organización en tiempo límite, y otras cuestiones de tipo social y político que poco tiene que ver el deporte han estado rodeando desde el principio la celebración de este Mundial.

Sin embargo, una vez comenzado, la mayor polémica que ha rodeado Qatar 2022 ha sido la de la defensa de los derechos humanos en general, y en concreto, la del colectivo LGTBI. Ante la advertencia del gobierno qatarí, sobre los integrantes del colectivo gay entre otros, de que allí estaba prohibida la homosexualidad, muchos selecciones de países occidentales decidieron alzar la voz en protesta y defensa del colectivo, tomando decisiones como las de portar camisetas o brazaletes con sus colores. Al final, no ha podido ser, ante la amenaza de las tarjetas amarillas previas a los partidos, y eso ha creado bastante malestar en las Selecciones de muchos países. Y es que para personas como Josh Cavallo, el primer futbolista que anuncia ser gay en activo al mundo hace apenas un año, estos comportamientos son muy difíciles de entender y aceptar.

Algunas voces sin embargo no dejan de repetir que todo esto no tiene que ver con el mundo del deporte; que las diferencias políticas y sociales del país anfitrión no deben influir de ninguna manera en la competición, en los jugadores y entrenadores, ni en la afición. Pero no es algo que funcione, porque al fin los organizadores, las selecciones de cada país y sus aficionados son gentes de carne y hueso, con opiniones y por supuesto opciones sexuales. Ya ha costado que muchos futbolistas, tal como el nombrado Cavallo, hayan salido del armario, porque ellos mismos reconocen que son un colectivo machista. Otros jugadores de fútbol reconocieron su homosexualidad antes, y algunos de sus historias ponen los pelos de punta, llenas de discriminación, insultos e incluso violencia física; cuando por fin se puede hablar de ello con cierta normalidad, ¿ahora volvemos a una represión impuesta por las ideas religiosas de un país?

Pero incluso hay otra cuestión de fondo; y es que mientras de puertas para afuera en Qatar y otros países similares se tiene la homosexualida por un delito, y es castigado de forma severa por la ley, se tiene constancia de que son grandes consumidores de porno gay gratis. El internet ha sido una de las últimas adquisiciones de estos países, que han experimentado un increíble boom económico en años recientes; y claro está que las nuevas tecnologías han tenido una acogida espectacular. El porno online es condenado públicamente, incluso de forma virulenta a veces; pero por supuesto los habitantes del país, que nadan en la abundancia en su mayoría, tienen forma de disfrutar de él de manera más o menos discreta. El que los videos de gays tenga un público numeroso, y que el número vaya creciendo sin parar, debería dar una idea de lo que puede pensar la ciudadanía.

Nosotros vamos a dejar aquí este valoración, no queriendo ignorar la parte social que nos ha dejado este Mundia de Qatar 2022. Pero yéndonos a lo deportivo, no podemos por menos que alegrarnos y congratularnos por la goleada de la Selección española en su debut; con esta alegría, solo esperamos que sigamos celebrando victoria tras victoria. Y que este Mundial, aparte de por las polémicas LGTBI, sea recordado por la victoria de España, ¿por qué no?

Biografía de Héctor Cúper

Si hay un nombre que unió al Mallorca, se ganó la admiración de toda la Isla y que mejor simbolizó el éxito del equipo durante esas campañas fue el de su entrenador, el argentino Héctor Cúper. Fue el hombre que consiguió armar unas escuadras basadas en el trabajo y el esfuerzo colectivo, poco le importaba que le traspasasen a toda la alineación de una temporada a otra. Con sacrificio, empeño y el esfuerzo adecuado, estaba convencido en sus posibilidades de crear un equipo preparado para mayores desafíos. Además, sus conocimientos del fútbol de su país le permitían recomendar a jugadores argentinos, desconocidos en Europa, pero que resultaban fichajes rentables y que ofrecían un rendimiento extraordinario.

Como jugador, había sido un central fuerte y expeditivo, que llegó a vestir la albiceleste en varias ocasiones, aunque nunca dio el salto a Europa. Después inició su carrera en los banquillos, alcanzando el título en la Copa Conmebol con el Lanús, un modesto se alzaba con la equivalencia a la copa de la UEFA en Sudamérica. Alguien chivó su nombre a Bartolomé Beltrán, que buscaba un técnico para un Mallorca que acababa de ascender, y el presidente apostó por él.

Cúper llegó con su receta clásica dispuesto a probarla en Europa. Un equipo altamente ordenado, trabajador, con esfuerzo y redondeado con varios fichajes suyos como Roa o Mena. La temporada fue todo un éxito, el Mallorca finalizó quinto, su mejor clasificación hasta el momento, y llegó a la final de Copa, en la que perdió en los penaltis y pese a resistir con 9 frente al Barcelona de Van Gaal que también conquistaría la Liga. Su nombre se convirtió en la revelación y el Mallorca regresó a primera a lo grande.

La 98/99 resultó todavía de mayor mérito. Con seis titulares traspasados, el Mallorca debía recomponerse, y Cúper lejos de inmutarse, mantuvo su doctrina y comenzó a trabajar en la pretemporada mientras llegaban nuevos fichajes, entre ellos nuevos argentinos por su recomendación como Siviero, Ibagaza o el “Chupa” López. El Mallorca lejos de resentirse mejoró sus números de la campaña anterior, conquistó la Supercopa inaugurando el palmarés del club, lideró la liga durante muchas jornadas, alcanzó la final de la Recopa y luchó por el subcampeonato hasta la última jornada, aunque al final fue tercero. Toda la Isla fue un clamor toda la temporada, entonando “Cúper quédate” ya que el entrenador argentino era garantía de éxito y había conseguido coger a un equipo modesto y recién ascendido, hecho con descartes y jugadores desconocidos en una escuadra respetada en España, cuya defensa era la que menos goles recibía y que ya había paseado su nombre por Europa. El día que anunció su marcha, se vieron lágrimas por Palma, Cúper había agrandado a un club nada acostumbrado a pelear de tu a tu con los grandes, había conseguido el primer titulo de la historia y se había ganado el cariño y el respeto de toda la Isla.

Después su carrera siguió acompañada de éxitos incompletos, que siempre sucumbían en las puertas. Con el Valencia, su siguiente destino, y pese a no ganarse el apoyo de la grada, alcanzó dos finales de la Champions consecutivas. Entonces llamó la atención de Massimo Moratti, presidente del Inter, y decidió emprender rumbo a Italia. Pero, allí tampoco le acompaño la fortuna, el primer año quedó en tercer lugar, en el segundo, perdió la liga en la última jornada y al principio del tercero fue destituido.

El destino volvió a ligarle al Mallorca, cuya afición guardaba un magnífico recuerdo y su recibimiento se produjo como el de una gran estrella. Tenía que salvar al equipo en la 2004/05, tras un malísimo inicio por parte de Benito Floro. Pese a que el equipo no respondió, y Cúper tardó en conseguir la alineación adecuada, un brillantísimo final de liga y el descalabro del Levante, propiciaron la permanencia del Mallorca tras remontar once puntos en siete jornadas. Cúper, no perdió esa final y dejó al equipo de su vida en Primera. El año siguiente, y pese a confeccionar la plantilla con jugadores argentinos (Tuzzio, Peralta, Jonás) y algunos italianos que conocía de su etapa en el Inter (Potenza, Doni, Choutos) el equipo no respondió como antaño, y tras marchar como colista decidió presentar la dimisión y perdonar el resto de su sueldo al Mallorca. Club que confesaba seguir amando, pero que no sabía cómo relanzar en lo deportivo. Un gran gesto, bastante poco habitual en el fútbol.

La temporada pasada, se embarcó en el Betis, en el que fue destituido en la jornada 14 tras bastantes malos resultados, y a mitad de campaña recibió la llamada del Parma para ver si lograba evitar el descenso a la Serie B, algo que tampoco consiguió. Se empezó a cuestionar sobre si su sistema se había quedado estancado, no había logrado evolucionar, etcétera, así que el argentino decidió embarcarse en un reto aún más difícil, aceptando la oferta de la Federación de Georgia para ejercer de Seleccionador del país. Tras la aventura al frente del combinado georgiano, el de Chabas probó fortuna en un nuevo destino, el futbol griego. Se hizo cargo del Aris Salónica con la liga empezada y, por fin, logró mejorar sus registros. El equipo finalizó en cuarta posición en la Liga y alcanzó la Final de Copa. Aunque nuevamente la suerte le fue esquiva y la victoria recayó en el Panathinaikos.

Pese a estos últimos golpes, Cúper siempre ocupará el corazón mallorquinista como uno de su entrenador más grande de todos los tiempos, el artífice del milagro de con un equipo recién ascendido alcanzar una final Europea y el hombre que más aglutinó los sentimientos de toda la Isla alrededor de su equipo.

La mayor goleada copera a domicilio

El inicio a la andadura de nuestro RCD Mallorca en la Copa del Rey 2002/03 no fue nada fácil. En las dos primeras rondas, disputadas a partido único, los de Gregorio Manzano sufrieron mucho más de lo esperado para superar a Gramanet y Hércules. Ante los catalanes, Álvaro Novo salvó los muebles a un minuto para el final con un certero disparo desde fuera del área mientras que frente a los alicantinos fue necesario recurrir a la tanda de penalties.

En octavos de final, los bermellones tuvieron que lidiar con un adversario de la misma categoría: el Real Valladolid. En la ida, los pucelanos lograron un importante empate en Son Moix (2-2). En el minuto 12, el ex vallisoletano Harold Lozano avanzó a los rojillos con un soberbio cabezazo. Sin embargo, Moré -hijo del entrenador de los castellanos- empató antes del descanso. En el 56, Pandiani restableció la ventaja local hasta que Pachón, a falta de ocho minutos para el final, firmó el resultado definitivo.

El miércoles 15 de enero, el Estadio José Zorrilla acogió un partido de vuelta que presenciaron 11.000 aficionados desde las gradas. En los primeros instantes, Sales pudo adelantar a los locales con un disparo que se marchó desviado. Poco después, un servicio de Miquel Àngel Nadal fue aprovechado por Carlos (antes conocido como Carlitos) para batir por raso a Bizarri. En el minuto 10, el menudo punta sevillano se apuntó el segundo tras rematar en el segundo palo, y totalmente libre de marca, un saque de esquina. Pasada la media hora de juego, Pandiani dejó en bandeja el hat trick al andaluz, aquella gélida noche titular debido a la ausencia de Samuel Eto´o. Por cierto, comentar que las bajas temperaturas obligaron a que algunos jugadores como Ibagaza (en la imagen) se protegieran del frío con un pañuelo en el cuello.

En el segundo acto, los pucelanos salieron dispuestos a resarcirse de los pitos que recibieron por parte de su afición cuando enfilaban el camino de los vestuarios para afrontar el descanso. Así, un disparo del futuro barralet Colsa se estrelló en el larguero después de ser desviado por un defensa balear. Dos minutos más tarde, en el 49, Óscar sacó provecho de un resbalón de Nadal para superar a Miki. Las esperanzas de remontada de los blanquivioletas quedaron disipadas poco después, cuando Harold Lozano fusiló a Bizarri desde el punto de penalty tras otro saque de esquina.

De esta manera, el RCD Mallorca igualó la mayor goleada copera a domicilio de su historia. Antes, los barralets derrotaron por idéntico marcador a Constancia (temporada 1948/49), Atlètic Ciutadella (1981/82), L´ Hospitalet y SD Ibiza (ambos en el curso 1986/87).

ALINEACIONES:

REAL VALLADOLID (1): Bizarri, Gaspar, Peña, Mario (Jonathan, min 45), Óscar Sánchez, Colsa, Sousa, Sales, Óscar (Ciric, min 65), Olivera (Antonio López, min 45) y Pachón.

RCD MALLORCA (4): Miki, Campano, Miquel Àngel Nadal, Fernando Niño, Poli, Harold Lozano (Raúl Martín, min 76), Álvaro Novo, Riera, Ibagaza (Marcos, min 65), Carlos y Pandiani (Tuni, min 71).

COLEGIADO: Undiano Mallenco (colegio navarro)

GOLES: 0-1 Carlos (min 5); 0-2 Carlos (min 10); 0-3 Carlos (min 31); 1-3 Óscar (min 49); 1-4 Harold Lozano (min 54)

Los colores, el escudo y algo más (€)

Los que somos aficionados al deporte en general nos hemos ya acostumbrado a la presencia, en las camisetas de nuestros clubes favoritos, de distintas marcas comerciales (no nombraré ninguna de ejemplo para que quede claro que no me llevo dinero por citarla). Incluso nos preocupamos si nuestro Real Mallorca no luce ningún nombre en el frontal de su “elástica” porque sabemos que ello es síntoma de varias cosas: menos ingresos para el club, falta de interés de los medios,… Pero los que más llevan siguiendo el mundo del deporte, podrán afirmar que esto de lucir patrocinador en la camiseta es algo relativamente moderno.

Corría el año 1973 cuando el alemán Günter Gast, que durante toda su vida fue empresario, planteó la idea de hacer aparecer una marca comercial en la camiseta de equipo del que, por breve espacio de tiempo, fue dirigente. Firmó aquella temporada un acuerdo de patrocinio con el licor “Jägermeister” que ya será recordada como la primera marca comercial que apareció serigrafiada en una camiseta de fútbol. Con ese acto, Gast, cambió la historia del fútbol y del marketing aunque rara vez es nombrado en un libro que trate de forma histórica ambas materias.

La tendencia del los patrocinios en las camisetas de fútbol no tardó en llegar a la Isla y, ya en 1982, una marca comercial ofreció a nuestro club aparecer en su camiseta. Fue la marca Pryca que, como solo los mayores recordarán, era una cadena de supermercados que en 1999 se fusionó con la otra gran cadena existente por aquel entonces: ”Continente”. Ambas desparecieron para crear una nueva marca que sí resultará más familiar a los más jóvenes: “Carrefour”. Se sucedieron entonces, temporada tras temporada, distintos patrocinadores. Algunos de ellos fueron de cajas o bancos de carácter local, como “Sa Nostra”, desde 1987 a 1991, o la “Banca March”, de 1991 a 1995. En otras ocasiones han sido organismos de carácter público, como el “Consell Insular” de les Illes Balears, de 1984 a 1987, o el Govern local que, en la temporada 2008-2009, favoreció que apareciera unido a los colores del Mallorca el nombre de “Illes Balears”. En la misma línea turística de explotación comercial, en algo se tiene que notar que la región vive de ello, una serie de compañías aéreas o touroperadores, imprimieron su nombre en la historia del club: de 1995 a 2005, la malograda “Spanair”; de 2005 a 2008, “Viajes Iberia” y en la temporada 2009-2010, “Air Europa”. Esta última marca comercial es la que en la actualidad ocupa tan honorable lugar, gracias a la ruptura de la marca que patrocinaba “Riviera Maya” como destino turístico y que el Mallorca lució en su camiseta la temporada pasada. Dentro de tan diversa lista faltaría por hablar de dos nombres curiosos. De 2010 a 2012 el nombre del equipo apareció ligado a la casa de apuestas “Bet at home”, siguiendo la moda que se estaba imponiendo entre sus iguales en primera.

Párrafo propio merece uno de los casos más originales. La marca “Rayma” (temp. 1987), que fabricaba en la nuestra Isla unas pulseras a las que se atribuía ciertos poderes curativos. Uno de esos poderes curativos era la eliminación del reuma. La pulsera fue un éxito de ventas en todo el mundo hasta que, al igual que en otros casos, se descubrió que los beneficios de los que alardeaba, eran, con perdón y sin querer ofender a nadie, pues yo también la lucí, un engañabobos.

Es difícil en esta larga lista hablar de cantidades económicas ofrecidas. La política de los clubes de fútbol al respecto es poco transparente actualmente y, cuanto más nos alejamos en el tiempo, más difícil es conocer detalles de dichos contratos. Por poner algún ejemplo, podemos afirmar que el Mallorca recibió un millón de euros por la temporada que “Riviera Maya” apareció en su camiseta. A esta cantidad podríamos sumar los cien mil euros que el equipo ingresó al romper, dicho destino turístico, con su compromiso de permanecer tres temporadas más apoyando nuestros colores. “Bet at Home” habría ofrecido en su momento unos 800.000€. Otros patrocinadores son, en principio o aparentemente, menos rentables pero mucho más prácticos. Por poner un ejemplo, “Air Europa”, actual patrocinador no ofrece al club ninguna cantidad pero, a cambio, se hace cargo de todos los traslados de todas las plantillas de nuestra sociedad deportiva a la vez que ofrece a los aficionados precios especiales para poder seguir a nuestro Mallorca cuando está fuera de casa. Alguien que no viva en Mallorca podrá pensar que no es del todo una gran aportación pero, los que vivimos en ses Illes, sabemos que, al precio que se están poniendo los billetes hasta en las compañías “low cost”, hay cosas que no se pagan con dinero.