Villarreal B 1-1 RCD Mallorca: Campeonato encarrilado


Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

Villarreal C.F. B: Cantero; Miguelón, Juan, Pau, Quintillà; Imanol, Chuca, Morlanes, Mario; Darío, Dalmau.

R.C.D. Mallorca: Reina; Joan Sastre, Xisco Campos, José Ángel, Salva Ruiz; Pedraza, Faurlín, Fran Gámez, Salva Sevilla, Aridai; Abdon.

Árbitro: Rubén Ruipérez Marín (Comité castellano manchego) amonestó a los locales Cantero, Morlanes y Juan y a los visitantes José Ángel, Xisco Campos y Bonilla.

Goles: (1-0): Darío, 15'; (1-1): Aridai de penalti, 45'.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigesimonovena jornada del grupo 3 del Campeonato de Liga de Segunda B, disputado en la ciudad deportiva del Villarreal ante aproximadamente setecientos cincuenta espectadores, tres decenas de ellos aficionados bermellones.

Resumen

El Mallorca ha dejado prácticamente cerrado el título de campeón de grupo después de conseguir sacar un complicado punto del campo del Villarreal B, segundo clasificado al empezar la jornada, quien ofreció y seguramente mereció mucho más a pesar de que su falta de concreción y un excesivo número de fallos les impidió tumbar al gran líder, inmerso en una espiral de malas sensaciones que también ha golpeado en Castellón, puesto que los hombres de Vicente Moreno volvieron a sufrir en muchas facetas del juego en todos los niveles del campo y solo pudieron igualar gracias a un penalti que nacía de una jugada absurda un partido que se había puesto cuesta arriba muy pronto por culpa de la timidez defensiva del líder, que podría haber costado muy cara.

El Mallorca saltaba al campo principal de la ciudad deportiva del Villarreal con una oportunidad de oro para dejar más que atada la primera plaza a falta de dos meses para acabar la primera fase del campeonato, puesto que una victoria significaba dejar al segundo clasificado a un mínimo de diez puntos, pero esta realidad no se asemejaba en nada a la imagen que ofrecieron los bermellones durante los primeros tres cuartos de hora de partido, de cabo a rabo, en los que transmitieron la sensación de ser aquel equipo pequeño que en una visita complicada ya sale con la predisposición de encajar lo menos posible. Lo cierto es que los mallorquinistas se mostraron especialmente negados durante los primeros minutos y sentían carencias por todos los costados, empezando por una salida del balón decepcionante que impedía que se pudiesen ver en campo contrario con el control del cuero, vendidos a balonazos en largo al hueco que o bien se iban fuera con una claridad escandalosa o bien la jugada era anulada por fuera de juego.

En la faceta defensiva el cómputo no era mucho más alentador, puesto que esa línea de cuatro en la que repetía José Ángel en lugar del sancionado Raillo iba a resultar deliciosa para los atacantes castellonenses, que se la encontrarían perfectamente desorganizada, sobre todo por el costado izquierdo, en el que veríamos una pareja inédita entre el central salmantino y Salva Ruiz, novedad en el once en sustitución de Bonilla después del nefasto partido del soriano contra el Ebro. Por esta zona se sentiría especialmente cómodo Darío, quien al cuarto de hora de partido pondría por delante al Villarreal B con un gol en el que la zaga bermellona iba a ser su mejor aliada desde el momento en el que José Ángel le deja absolutamente solo en la frontal, con todo a favor para tirar, y Manolo Reina es incapaz de blocar un tiro que, aunque por arriba y con viento, acabó entrando por en medio del arco defendido por el malagueño.

Este tanto, además de hacer rotunda justicia a lo que se había estado plasmando sobre el campo hasta ese momento, metía presión a un Mallorca que se encontraba ya en la clasificación provisional a tan solo cinco puntos de su máximo perseguidor y, por el momento, encadenando tres derrotas. Unos números que no invitaban a ningún tipo de optimismo, pero al parecer tampoco a que los once jugadores rojinegros se decidiesen por lanzarse arriba, algo que no sucedió en ningún momento más allá de esas escapadas por arriba a la desesperada con las que como mucho se consiguió un gol de Fran Gámez anulado por un claro fuera de juego. Por contra, atrás seguía el mismo espectáculo, con Darío haciendo delicias para el público local aprovechándose de que José Ángel ni estaba ni se le esperaba, dejando un hueco muy peligroso a causa de una indolencia que, para más inri, crecería después de ver una amarilla.

Pero, y como si fuera por arte de magia, todos los nubarrones que habían atormentado durante la primera parte al Mallorca desaparecieron de un plumazo directo al borde del descuento, cuando en un saque de falta, Cantero, portero local, tocaría en corto para Pau, quien ante la repentina presión de jugadores vestidos de rojo se la devolvería inmediatamente pero con la suficiente poca fuerza como para que Salva Sevilla la pescara en la frontera entre la media luna y el área y Cantero tuviese que derrumbarle dentro del rectángulo de castigo para evitar, aunque fuese por el momento el tanto del empate, una acción que le costó la amarilla al arquero de los valencianos y encima para acabar sin conseguir nada, puesto que Aridai transformaría la pena máxima engañando al meta y lanzando a la derecha en lo que fue la última acción de una primera parte que acababa con una gran alegría que no acababa de esconder unos cuarenta y cinco minutos pésimos.

La salida del túnel de vestuarios fue mucho más alentadora puesto que la actidud mallorquinista fue mucho más convincente, con mucha más seriedad arriba y con una línea defensiva mucho más sólida con la entrada de Miguel Núñez por un José Ángel que amenazaba con irse expulsado, algo que igual habría solucionado muchos problemas si se hubiese producido en el minuto 5. Este cambio necesitaba ser apoyado en sustituciones de hombres para ser consolidado y ya al cuarto de hora se produciría la segunda, por otra parte mucho más que esperada, con la vuelta de Lago Junior tres meses después de caer lesionado en Badalona entrando por Fran Gámez, quien aún no ha acabado de despertar y no está justificando ni de cerca el pago de la cláusula que se realizó por él en los últimos instantes del mercado invernal.

A pesar de que su entrada fue un gran apoyo para lanzarse al ataque en momentos puntuales, lo cierto es que el equipo empezó ahí una pequeña crisis de juego que, sin devolverle al nivel de una primera parte para olvidar cuanto antes mejor, sí que significó dar pasos atrás y sentirse otra vez relativamente encerrados mientras que las esperanzas ofensivas se depositaban cada vez más a la contra, una táctica que resultó ser bastante peligrosa y desencalló el tapón arriba a pesar de que siempre se repetía el fallo el último pase. Con este panorama, el juego para los locales y las ocasiones muy repartidas, se entró en una recta final en la que, paradojicamente, cayeron de golpe los plomos de la emoción, con el Mallorca dando el punto por bueno para aumentar -gracias a la entrada en juego del golaverage- ligeramente el hueco defendiendo de manera espartana el marcador y el Villarreal intentándolo como podía, pero bajando los brazos a poco del final y dejando segundos para que los barralets tuviesen unas últimas oportunidades de asestar un golpe definitivo que nunca llegó.

El 1x1

Reina: 6; Intrascendente.

Sastre: 5; Poco papel.

Xisco Campos: 7; Luz defensiva.

José Ángel: 2; Nefasto.

Salva Ruiz: 4; Desaparecido.

Pedraza: 4; Inefectivo.

Faurlín: 5; Falta ritmo de juego.

Fran Gámez: 5; Irregular.

Salva Sevilla: 8; Este es nuestro Salva.

Aridai: 5; Mucho que desear.

Abdon: 4; Aislado.

Sustituciones:

Miguel Núñez: 7; Salvavidas.

Lago Junior: 8; Vuelta más que decente.

Bonilla: s.c.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies