Real Oviedo 1-1 RCD Mallorca: Absolución mutua

Foto: LaLiga

El Mallorca se lleva un punto de su visita al Carlos Tartiere después de empatar a uno contra el Real Oviedo, que empezó adelantándose en los primeros minutos de partido, como ya empieza a ser habitual en cada encuentro que disputan los bermellones, y que no supo materializar su aplastante superioridad en un marcador más contundente que hiciera justicia con lo que se podía ver sobre el campo, lo que acabaron pagando y más grave que podría haber sido ante la reacción de los visitantes en la segunda parte, en la que tampoco pudieron ofrecer un monólogo pero que sí sirvió para lamerse las heridas de un comienzo por enésima vez espantoso.

El partido arrancaba en la capital asturiana en medio de las protestas de la afición carbayona por las restricciones al grupo de animación Symmachiarii, por lo que gran parte de los seguidores oviedistas decidieron no entrar al campo hasta el minuto catorce. No debían estar muy al tanto de las estadísticas del conjunto de Vicente Moreno, porque puestos a elegir momentos se perdieron el que más rentabilizaba la entrada al feudo azulón, como ya empezaron demostrando desde muy pronto los jugadores de referencia ofensiva de los de Juan Antonio Anquela y confirmaron para desgracia insular en el minuto nueve, momento en el que el Oviedo ya se adelantaría en el marcador gracias a un remate de Ibrahima Baldé a media altura al centro de Tejera en un saque de esquina.

Más allá del oscurantismo de la estadística de los goles en contra del Mallorca, que certifica que siete de los trece goles que ha recibido entre Liga y Copa -más de la mitad- los ha encajado en el primer cuarto de hora, más negro pintó en esta ocasión el panorama que en otras, puesto que esta vez los bermellones no supieron espolearse y el asedio de los locales continuó incesantemente aunque, por buscar un ápice de fortuna, apenas intervino en el juego el ex mallorquinista Joselu, justo al contrario que otro de su misma condición como el ya mencionado Tejera, que buscó también agujerear la red en distintas ocasiones de las que dispuso, aunque cuando el cuero no se marchaba volando, Parera era quien lo hacía flotar a base de alguna que otra intervención de grandísimo mérito del manacorí, quien cumplió con buena nota en su debut en la categoría de plata a pesar de que algún balón se le escurriese de las manos.

A pesar de ser amo y señor por incomparecencia rival, el Oviedo no pudo aguantar durante todo el encuentro el ritmo de embestida constante y fue diluyéndose y casi podría decirse que con gusto, puesto que la inoperancia completa que demostró el cuadro visitante durante los primeros cuarenta y cinco minutos permitió que el partido se relajara y el Oviedo pudiera defender su -escasa- renta con una profunda tranquilidad hasta el momento en el que llegó el descanso, con el encuentro encaminándose por el sendero del sueño ante la semblanza de que el bacalao podría estar más que cortado a falta de aún tanto tiempo por disputar. Eso creía todo el mundo, al menos la mayoría, pero quien seguro que no era Vicente Moreno, que estaba maquinando un plan que haría resucitar a un muerto andante como estaba siendo el Mallorca, a quien los quince minutos de entretiempo le supusieron un lavado de cara impagable.

Sin nada más que hacer que ponerse manos a la obra, el inicio de la segunda parte fue un vendaval más que inesperado contra el Oviedo, que en un escaso periodo de cinco minutos ya vio un avance muy rápido de los insulares, que conseguirían encontrarse con el más preciado de los premios del fútbol cuando se bordeaba el minuto cincuenta, cuando Aridai salvó una pelota que se marchaba por línea de fondo -con la ayuda del pegote de barro que era esa zona-, se internó desde la derecha y pasó para que Lago rematara a portería a placer desde dentro de la área pequeña y elevara las tablas al electrónico de un Carlos Tartiere que acogió una buena entrada con más de trece mil almas. Lo más difícil, lo imposible podría decirse, ya estaba hecho, y ahora solo tocaba mantener viva la llama de la dinámica que venía empujando a los de Vicente Moreno desde el descanso.

Por desgracia, el patrón que siguió el Mallorca fue muy parecido al del Oviedo en su tanto y los rojinegros tendieron más bien a dar pasos hacia atrás y a permitir focalizar más el peligro sobre la portería de Parera a medida que, sobrepasada la hora de encuentro, empezaba a sucederse el carrusel de sustituciones que había empezado el ingreso de Carlos Castro por Dani Rodríguez tras la igualada. Moreno decidió quemar su segundo cartucho dando entrada a Stoichkov por Abdon para recuperar la solidez en medio que se había perdido pero fue en vano porque el gaditano volvió a estar por debajo de las expectativas al igual que contra Las Palmas, a pesar del gol.

El Mallorca aguantaron el tipo durante la segunda mitad de la parte, teniendo sus ocasiones principalmente en remates de cabeza que llegaban de balones parados, la tuvo Xisco pero sobre todo Pedraza, que le pegó con la testa con mucha tranquilidad con Champagne totalmente vencido aunque su tiro se fue por muy pocos centímetros fuera, rozando el poste y hasta dando la ilusión óptica de que podría haber entrado. También los asturianos tuvieron las suyas, precisamente de características idénticas, al igual que el destino final, pero las ocasiones más grandes vendrían de las botas de Aridai en los minutos críticos del descuento, recibiendo en campo rival, totalmente despoblado, un pase al hueco de Salva Sevilla, que conduciría hasta el área, solo ante el portero con la oportunidad de ganar aunque el meta adivinaría su intención de regatearle y pararía la contra rompiendo en mil pedazos el latido de ambición que había estallado con la carrera del canario, la penúltima de un partido que cerraría él mismo con un tiro al muñeco sin ángulo antes de que el árbitro señalara el final y el extremo bermellón también estallara, en llanto.

Este encuentro en Oviedo rubrica un partido más sin ganar del Mallorca, que solo se ha labrado una victoria de los últimos nueve encuentros sumando Liga y Copa, y es que la penúltima, la anterior a aquella goleada al Tenerife, fue aquella del gol en el último minuto de Àlex López contra el Cádiz hace dos meses. La próxima oportunidad se presentará el siguiente domingo en Son Moix con la visita de un Córdoba en descenso, pero a un punto de la salvación y en la buena ola después de haber sacado ocho puntos de los últimos quince, números que firmarían equipos de play-off, por lo que no se avecina nada fácil la visita de un equipo que tras el terremoto estival que sacudió los cimientos del califato debería de estar desahuciado en una Liga normal, pero nadie contaba con que esta Segunda División escapa a toda lógica, y sino que pregunten a un Alcorcón imperial tercer clasificado o a un Zaragoza en posiciones de descenso a nuestra vieja amiga Segunda B.

Ficha técnica

Real Oviedo: Champagne; Yoel Bárcenas, Carlos Hernández, Forlín, Javi Hernández, Mossa; Tejera (Toché, 84'), Folch, Saúl Berjón (Boateng, 73'); Ibrahima Baldé, Joselu (Javi Muñoz, 64').

R.C.D. Mallorca: Parera; Sastre, Xisco Campos, Raillo, Fran Gámez; Pedraza, Salva Sevilla, Dani Rodríguez (Carlos Castro, 54'), Aridai, Lago Junior (Buenacasa, 82'); Abdon (Stoichkov, 67').

Árbitro: José Antonio López Toca (Comité cántabro) amonestó con tarjeta amarilla a los locales Mossa, Forlín y Yoel Bárcenas y a los visitantes Dani Rodríguez y Abdon.

Goles: (1-0): Ibrahima Baldé, 9'; (1-1): Lago Junior, 52'.

Incidencias: Partido correspondiente a duodécima jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, disputados en el Carlos Tartiere de Oviedo ante 13.038 espectadores, una decena de ellos mallorquinistas acotados en la zona especial visitante.

Calificación obtenidas por los futbolistas durante el Real Oviedo 1-1 RCD Mallorca

Miquel Parera: 9; Parte del punto lleva su nombre.

Joan Sastre: 7; Aplicado.

Xisco Campos: 7; Intenso.

Antonio Raillo: 8; Con galones.

Fran Gámez: 6; Desubicado.

Marc Pedraza: 5; Su zona fue el punto negro.

Salva Sevilla: 5; Poco acertado.

Dani Rodríguez: 4; Desaparecido.

Aridai Cabrera: 8; Derroche y corazón.

Lago Junior: 7; Tiene mucho margen de mejora.

Abdon Prats: 6; Luchando pero sin vistas de gol.

 

SUSTITUCIONES:

Carlos Castro: 4; No vive de un gol.

Juan Diego Molina 'Stoichkov': 5; Oscuro.

Sergio Buenacasa: s.c.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies