RCD Mallorca 4-1 CD Tenerife: Un carnaval


Foto: LaLiga

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Reina; Gámez, Valjent, Raillo, Salva Ruiz; Aridai (Ferran Giner, 60'), Pedraza, Salva Sevilla, Dani Rodríguez (Baba, 83'), Lago Junior; Abdon (Àlex López, 74').

C.D. Tenerife: Dani Hernández; Raúl Cámara, Jorge Sáenz, Alberto Jiménez, Aveldaño, Héctor Hernández; Luis Milla, Bryan Acosta, Suso Santana, Naranjo; Malbasic.

Árbitro: Daniel Ocón Arráiz (Comité riojano) no amonestó a ningún jugador.

Goles: (1-0): Aridai Cabrera, 3'; (2-0): Lago Junior, 28'; (2-1): Salva Ruiz (p.p.), 51'; (3-1): Abdon, 55'; (4-1): Àlex López, 80'.

Incidencias: Partido correspondiente a la octava jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, disputado en Son Moix ante 7.404 aficionados, aproximadamente una veintena de ellos seguidores tinerfeños presentes en el feudo bermellón. La LFP repartió el manual del aficionado en los vomitorios del estadio durante los instantes previos al choque.

Resumen

El Mallorca coge aire después de vapulear al Tenerife en el partido inaugural de la octava jornada de la Segunda División con un contundente 4-1 que no deja ningún lugar a la duda sobre un encuentro que, en todo momento, de cabo a rabo, merecieron llevarse los bermellones, que durante todo el encuentro fueron más intensos, efectivos y precisos que los canarios, que no conseguían hacerse un hueco en el partido ni por la relajación que pudiera causar en el seno rojinegro ir escapándose cada vez más en el marcador y, de hecho, su único gol salió de una jugada aislada al principio de la segunda parte en el que un cúmulo de casualidades hicieron que Salva Ruiz metiera el cuero en la portería de Reina, pero muy poco peligro a parte de este por parte de un Tenerife que es ya el cuarto equipo en sucumbir a la apisonadora mallorquinista.

El partido arrancaba en Camí dels Reis con mucho calor, para no perder la costumbre, en un encuentro programado a las 16:00 prácticamente aún en verano, pero sobre todo echaba a rodar el balón con el Mallorca teniendo la presión de demostrar que sabe encarar un inicio de partido después de haber encajado en el tercer minuto contra Albacete y Lugo, un dos en raya que se rompió abruptamente contra el Tenerife de José Luis Oltra debido a que esta vez fue el cuadro del valenciano el que vería agujereada su meta en este mágico tercer minuto, un golpe duro que se materializó con un gran pase cruzado de Salva Ruiz desde la frontal del área hacia Aridai, que se incorporaba por la derecha en la zona de castigo y le ganó la espalda muy fácilmente a Héctor para batir con claridad a Dani Hernández en un mano a mano en el área pequeña con el final escrito con antelación, al que no defraudó el canario, que abría la lata con todo un mundo por delante.

Y los primeros minutos con ventaja en el marcador no fueron muy prometedores, el Tenerife se creció ante un Mallorca más acobardado que parecía dar por bueno un resultado que nunca se puede firmar en estas alturas, pero los blanquiazules tampoco apretaron en excesía y, la única vez que lo hicieron fue para ofrecer el colofón final, en el momento en el que Naranjo remataría un centro puesto desde la derecha por Suso Santana, colocando el esférico perfectamente en una escuadra a la que de milagro pudo llegar Reina, luciéndose en una de las muy pocas acciones en las que estaría exigido a lo largo de todo el día, y menos aún en la primera parte, puesto que después de este error el Mallorca se desinhibió y se hizo con el control de la pelota, tratándola con un tacto exquisito que encadiló a Son Moix y levantó los aplausos más de una vez, dando pasos agigantados en la buena dirección a cada minuto que pasaba hasta que, a la media hora de partido se haría justicia y los de Vicente Moreno agrandarían la brecha con un cabezazo de Lago al centro de Aridai que se comió Dani Hernández después de que golpease en la cruceta.

El partido se iba al descanso de manera idéntica a la última visita tinerfeña: ganando y habiendo dado una grandísima lección de juego, la única diferencia es que esta vez el marcador señalaba un 2-0 y no el 1-0 de hace dos años, que acabó convirtiéndose en 1-4. Y viejos fantasmas merodearon durante un rato por la isla, debido que nada más haber arrancado la segunda parte, el Tenerife recortaba distancias en un córner que, botado por Luis Milla, impacto en un Salva Ruiz que trató de despejar de manera extraña y acabó metiendo el balón por abajo en el palo corto de Reina, que empezaba con dudas el segundo tiempo tras haber tenido molestias durante la primera parte, llegando a detener el encuentro justo después del segundo gol, lo que hizo que Parera calentara a lo largo de todo el descanso. Pero la tranquilidad se recuperó muy rápido, por parte de todo el mundo, puesto que tan solo cuatro minutos después del 2-1, Abdon volvería a poner tierra de por medio después de que Aridai le sirviese en bandeja de oro el gol al asisitirle tras una gran carrera por la derecha al de Artà, quien ni controló y directamente le pegó al cuero con la izquierda para batir por bajo al meta visitante y marcar el tercero.

Aún quedaba mucho encuentro, más de media hora, pero el Tenerife aquí sí que quedaría totalmente noqueado, ni un imprevisto local en el minuto sesenta, que forzó la retirada de Aridai por molestias para dar entrada a Giner, pudo servir para que los blanquiazules dieran el mínimo síntoma de temor, ni siquiera en el poco balón parado del que disponían eran capaces de sentirse cómodos, y tuvo que se otra vez Naranjo el que asomase la cabeza por todo el equipo, probando a Reina con tiros desde cualquier distancia, pero al fin y al cabo no está siendo la mejor temporada del onubense de cara a puerta -a pesar de sus grandes números en asistencias- ni él solo puede tirar de otros diez jugadores molidos y sin mucha idea más que aprovecharse de chispazos durante los cuales solo querían correr hacia adelante, e incluso pudo ser la escenificación de la bandera blanca canaria el momento de la retirada del campo del antiguo pupilo de Vicente Moreno a falta de un cuarto de hora para el final, seguramente pensando más en próximos compromisos.

A la vez que Oltra quemaba su segundo cartucho, el Mallorca hacía lo propio para dar descanso a Abdon, quien ya había hecho su perforación diaria -para llevar ya tres en ocho jornadas, una cifra nada desdeñable-, y que disfrutase de algunos minutos Àlex López, único delantero en el banquillo después de que Carlos Castro volviese a quedarse fuera, un recado que ya parece serio al igual que el hecho a Valcarce al haber dado prioridad a Giner en el cambio de Aridai. El catalán supo aprovechar la estrecha oportunidad que se le brindó ante sus ojos para reivindicarse y hundir aún más a su compañero asturiano, puesto que sería él quien redondearía la fiesta con un tanto a diez minutos para el final, el primero en el que no participó Aridai, que nació con una segada milimétrica de Salva Sevilla que permitió al almeriense hacerse con el cuero impolutamente en el centro del campo para, habiendo dando tan solo un toque, pasarla al hueco para Àlex, quien la controló en la frontal, no perdió los nervios a pesar de tener a Alberto Jiménez acosándole y, a la altura del punto de penalti, picó el cuero para vencer a un Dani Hernández que había salido a la desesperada a tapar hueco pero no pudo evitar que el 4-1 subiese al marcador con un gran gol que fue el fin de fiesta perfecto para volver a dejar los tres puntos en Son Moix.

El Mallorca ha demostrado que es capaz de jugar a todo, dominando cualquier fase del partido, imponiéndose en todas las zonas del campo, goleando y siendo solventes atrás a la vez, una imagen muy valiosa que sirve para poder infundir respeto a cualquiera, acompañando esto, además, con un fichero adjunto en el que se muestra a los bermellones muy acomodados en la clasificación, muchísimo más cerca de posiciones de promoción que de descenso en el momento clave de marcar diferencias y crear vagones de equipos por arriba y por abajo. Vicente Moreno y el compromiso y la aplicación de los jugadores han conseguido que las semanas pasen y pasen y el cuadro bermellón siga instalado en uno de los de cabeza, no tiene ornamentos de oro en cada esquina pero sí una cama de mucha tranquilidad desde la que se puede ver pasar el tiempo que queda hasta llegar a la estación final mientras que, muy al fondo, se oyen en la cola los ruidos de las bestias que se matan entre ellas. Y que gasten energías en ello y no en cogernos, esto ya, si eso, vamos mirando de hablarlo el año que viene.

Calificaciones

Manolo Reina: 9; Frente a todo.

Fran Gámez: 9; Rozó la perfección.

Martin Valjent: 10; Impecable.

Antonio Raillo: 9; Lo buscó todo.

Salva Ruiz: 10; Aplicado en cualquier faceta.

Dani Rodríguez: 9; Nexo de unión.

Marc Pedraza: 10; El trabajo duro y silencioso.

Salva Sevilla: 10; Clase al cuadrado.

Lago Junior: 7; Un gol bien vale un partido desafortunado.

Aridai Cabrera: 10; Porque es sobre 10.

Abdon Prats: 9; Soluciones de Artà.

SUSTITUCIONES:

Ferran Giner: 8; Encaró.

Àlex López: 9; El hombre de Cesarini.

Mohammed Baba: 6; Correcto.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies