RCD Mallorca 3-2 Lleida Esportiu: La hora de preparar los corazones


Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Reina; Sastre, Xisco Campos, Raillo, Bonilla; Aridai (Cano, 62'), Pedraza (Faurlín, 67'), Salva Sevilla, Álvaro Bustos (James, 81'); Lago Junior, Àlex López.

Lleida Esportiu Terraferma: Diego Rivas; Leto, Albistegi (Marc Nierga, 74'), Andriu, Pumar (Mousa, 85'); Marc Trilles, Manu Molina, Jorge Félix, Moustapha (Javi López, 67'), Valiente; Juanto Ortuño.

Árbitro: Raúl Martín González Francñes (Comité de las Palmas) amonestó a los locales Raillo y Manolo Reina y a los visitantes Valiente, Manu Molina, Trilles y Andriu. También al segundo entrenador del Lleida, David Giménez, por empujar a Toni Tugores.

Goles: (1-0): Pedraza, 10'; (2-0): Lago Junior, 47'; (3-0): Álvaro Bustos, 53'; (3-1): Ortuño, 74'; (3-2): Manu Molina de penalti, 80'.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo tercera jornada del grupo 3 del Campeonato de Liga de Segunda B disputado en Son Moix ante 5.885 espectadores. Antes del encuentro el Lleida hizo varios obsequios a Joan Forteza, ex capitán de ambos equipos entre las décadas de 1960 y 1970.

 

Resumen

El Mallorca ha vuelto a sentirse en un mismo partido el imperial equipo demoledor de la primera vuelta al que nadie le tosía y, a la vez, el esperpento hecho club. Todo esto en un encuentro en el que los bermellones consiguieron el triunfo después de doblegar con un justo 3-2 al Lleida de Gerard Albadalejo a pesar de que antes de haberse cumplido los sesenta minutos, los de Vicente Moreno ya comandaban con un impoluto 3-0 que se complicó en el último cuarto de hora, volviendo a forzar a toda la parroquia rojilla a un máximo sufrimiento que afortunadamente otra vez tuvo su brillante recompensa.

La visita del Lleida a Son Moix se antojaba de trascendental importancia para seguir comandando con puño de hierro una clasificación en la que Villarreal B y Elche se habían estado acercando -con mucha irregularidad, eso sí-, sobre todo los castellonenses, que habían despertado a tres puntos tras ganar el sábado, lo que tornaba este partido en un encuentro en el que la victoria era mucho más que una opción a pesar de haber sumado tan solo 3 puntos de 18, por lo que Vicente Moreno decidió salir con toda la pólvora desde el inicio: Àlex López y Lago Junior eran los puntales en ataque que venían flanqueados por Aridai y un Álvaro Bustos que volvía a la titularidad jugándose todo el prestigio. Pero sobre todo, Cedric sin poder jugar en el palco.

El inicio del partido, a pesar de todo, no fue el mejor indicador para creer que este era el día para remontar el vuelo, porque el juego volvía a ser la misma ofensiva plana, indecisa e imprecisa, que convertía el partido en un trámite para los porteros rivales, que tan solo debían preocuparse de disparos lejanos indolentes que, a veces, pueden abrir el tapón de la sangría. Así pasó cuando, a los nueve minutos, un tiro muy alejado de Salva Sevilla prácticamente raso golpea en un defensor que no puede apartarse a tiempo y desvía involuntariamente a saque de esquina, que botado por Bonilla, muy cerrado como de costumbre, iba a enganchar Pedraza sin saltar entrando hasta el área pequeña, cruzando un cuero que se colaría por el segundo palo, rotundamente imposible para Diego Rivas, que veía como se abría el melón en su portería cuando tan solo habían transcurrido diez minutos.

El paso más difícil e importante ya estaba dado, ahora solo faltaba aguantar el resultado pero con aún mucho tiempo por delante, algo de lo que se dieron cuenta los once jugadores bermellones tras haberse tirado hacia atrás justo después del tanto y haber recibido los primeros avisos serios de los catalanes, poco más que una tímida reacción puntual que se fue diluyendo con mucha rapidez, dejando paso a una última media hora de primera parte en la que las ocasiones fueron muy escasas aunque el punto negativo residía en que estas venían sobre todo por parte de los visitantes, aunque con pocos tiros a puerta. A pesar de haberse ido imponiendo -de manera muy relativa-, el Lleida tuvo imposible igualar el partido antes del descanso, que acabó siendo vital en el devenir del partido.

Y es que este tiempo intermedio fue un detonante radical para lo que hasta entonces había estado siendo un choque que pocas pulsaciones levantaba. Nada más salir del túnel de vestuarios, un pase en profundidad de Salva Sevilla consiguió romper más de dos líneas de la defensa azulilla y dejó totalmente solos a Aridai y Lago delante del arquero, rematando el marfileño a placer después de que el canario le cediese el cuero tras haber atraído al portero para dejar un 2-0 que dejaba muy encarrilado un encuentro que, aparentemente, moriría tan solo unos minutos después, cuando Álvaro Bustos elevaría el tercero al marcador después de meterse por la izquierda en el área, ser tumbado por Leto en un penalti clarísimo no señalado y levantarse milagrosamente inmediatamente después sin que el lateral pudiese recobrar el balón, deshacerse de otro defensa y chutar sin prácticamente ángulo en el verdadero golazo del partido.

Hubo muy poca historia en los minutos posteriores, con un marcador que ya parecía más que cerrado y los visitantes más centrados en no agrandar el bulto que no en lanzarse a la desesperada a reducir distancias, ni el reguero de cambios pudo desequilibrar la igualdad dominatoria que se había plantado en Son Moix, y menos con las pobres aportaciones que ofrecieron Cano y Faurlín, que ya verían dentro del terreno de juego como los blanquiazules entrarían en el marcador a falta de un cuarto de hora con un cabezazo de Juanto Ortuño al rematar un córner al palo corto, una jugada que hubiese sido aún más irrelevante si cinco minutos después Raillo no hubiese cometido un penalti más que evitable al tirar descaradamente al suelo al mismo Ortuño, aún muy escorado como para significar algún peligro, pero que acabó siendo letal al transformar Manu Molina la pena máxima, poniendo toda el agua al cuello a un Mallorca que se veía ganando por la mínima cuando tan solo cinco minutos antes lo hacía de tres.

Esto provocó que los últimos diez minutos en Camí dels Reis fuesen un mar de nervios, más incluso de los que estaban justificados, porque las aproximaciones visitantes fueron contadas y el enfado del público se dirigió sobre todo a un colegiado que, muy lejos de ofrecer una buena versión, pareció parcial más allá de usar un criterio totalmente distinto para los penaltis como en los de Bustos y Ortuño y se mostró especialmente duro con el Mallorca en las últimas jugadas y llegando a añadir cinco minutos, una decisión cuando no excesiva. Pero sobre todo esto se supieron elevar los de Vicente Moreno para lograr la decimoséptima victoria de la temporada, un triunfo que debería haber sido mucho más plácido de lo que acabó siendo.

Ahora restan únicamente cinco encuentros para finalizar la fase regular de Liga y empezar unos play-off de los que el Mallorca está a tres puntos de obtener la clasificación matemática, que podría hacerse efectiva la próxima semana en Elche, en un Martínez Valero que, en contra de lo que puedan parecer las apariencias, es maldito puesto que el Mallorca únicamente ha conseguido una victoria en siete partidos. Eso sí, vaya una. Este encuentro será fundamental, a parte de para mantener a una distancia respetable al Villarreal B, el Elche quedaría descartado con un triunfo barralet, que ya dejaría a los ilicitanos a diez puntos del liderato con solo 12 por disputarse. A pesar de todo lo que pueda venir, el primer premio ya está aquí: el Mallorca ha conseguido el billete para la próxima edición de la Copa del Rey.

El 1x1

Reina: 6; Correcto.

Sastre: 5; Irrelevante.

Xisco Campos: 5; Discreto.

Raillo: 4; Fallo improfesional.

Bonilla: 5; Poco trascendente.

Aridai: 5; No destacó mucho.

Salva Sevilla: 6; Podría hacerlo mejor.

Pedraza: 6; Le falta un punto.

Álvaro Bustos: 8: Garra

Lago: 4; A parte del gol, inaceptable.

Àlex López: 9; Clave.

Sustituciones:

Cano: 3; Fallos sin final.

Faurlín: 4; Ni se le notó.

James: s.c.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco Ramis dice:

    Los mejores, para mí, Álex López y Salva Sevilla.

    Pedraza siempre parece que no hace nada, pero justo ha salido y el equipo ha pegado un bajón.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies