RCD Mallorca 3-2 CD Atlètic Balears: El rey sigue siendo el rey


Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Reina; Sastre, Xisco Campos, Raíllo, Bonilla; Álvaro Bustos (Cano, 74'), Salva Sevilla (James, 88'), Pedraza, Aridai; Cedric (José Ángel, 86'), Àlex López.

C.D. Atlètic Balears: Aulestia; Manu Farrando, Vallori, Sergio Sánchez, Biel Guasp (Gerard Oliva, 78'); Villapalos, Kike López, Malik (Marcel, 58'), Fullana (Julio Delgado, 85'), Canario; Hugo Díaz.

Árbitro: Miguel García Aceña (Comité valenciano) amonestó a los locales Xisco Campos, Bonilla y Àlex López y a los visitantes Fullana, Sergio Sánchez, Hugo Díaz y Julio Delgado. También a Horacio Melgarejo, entrenador balearico.

Goles: (0-1): Biel Guasp, 39'; (1-1): Aridai, 48'; (2-1): Salva Sevilla, 58'; (2-2): Sergio Sánchez, 71'; (3-2): Àlex López, 72'.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo segunda jornada del grupo 3 del Campeonato de Liga de Segunda B disputado en Son Moix ante 11.354 espectadores, 900 de ellos visitantes acotados especialmente en el fondo sur. Antes del encuentro se produjo un recibimiento a jugadores y cuerpo técnico de los locales y durante el mismo se produjeron lanzamientos de objetos peligrosos desde el fondo norte al campo en uno de los goles blanquiazules.

 

Resumen

El Mallorca se ha impuesto en el primer derbi de Palma disputado en Son Moix, bajo una explosión de fútbol que llevaba años sin verse en la isla tanto por ambiente, rivalidad, escenario, goles y espectáculo que lo han convertido en el que seguro será el partido del año en el fútbol balear, un encuentro mágico en el que se ha acabado imponiendo quien se tenía que imponer, al que por derecho casi divino le corresponde el trono de rey de Mallorca después de todo un siglo obligado a mirar hacia abajo para ver que hacían sus vecinos, ahogados de barro hasta la tráquea y forzados a esperar a que los dioses bajasen del Olimpo para verlos porque su incapacidad les vetaba hacer historia. Al final, se impone la fuerza de la lógica.

El partido ya venía marcado desde el principio por la tensión que había nacido en los días previos y por la ya acumulada con el paso de los años: de ratas a pijos y de peste a fascistas, Vallori contra todos y todos con Meessow. Con todos estos alicientes, hasta con un 0-0 se hubiese convertido en un día memorable, pero sobre todo para los 900 balearicos que veían un campo de césped natural en su ciudad. Sobre este transcurrió un inicio raramente atípico -valga la redundancia- en Son Moix, porque fueron los de Son Gotleu los que tímidamente movieron la batuta del juego transmitiendo una mayor sensación de control mientras los bermellones se ceñían más a jugar a contras de ida y venida muy poco efectivas.

De hecho, no fue hasta cerca del ecuador del primer tiempo que los de Vicente Moreno empezaron a labrar ocasiones y dejaron atrás el miedo que les había metido el cuadro blanquiazul con un tiro de Malik envenenado por Raíllo que se fue arriba por muy poco y llegó a parecer que entraba. Poco a poco el dominio fue pasando a manos rojinegras y las ocasiones se empezaron a amontonar hasta un punto que parecía increíble que la pelotita no entrase, primero con un centro de Bustos al que incomprensiblemente no llega Àlex López con todo para marcar, situación que se calcaría al poco tiempo, y después con el remate de Raíllo en un córner que se fue elevando a ritmo de avión y se marchó rozando el larguero de Aulestia.

Pero, pese a esta mejora, el primer golpe fue del Baleares y ya muy cerca del descanso, en una jugada que no acabará precisamente en los anales de la historia, ya que el tanto llegó en un centro espantoso de Biel Guasp que aún así se fue encaminando hacia el segundo palo sin que Pedraza ni Xisco acertasen a despejarla, despistando a un Reina que no llegó a tiempo para blocarla y evitar el primer tanto, un churro cruel, sí, pero de los que hacen el fútbol maravilloso. Y con este panorama señaló el colegiado el final de los primeros cuarenta y cinco minutos, absolutamente desolador y encima con el Villarreal B goleando al Ontinyent, no eran tanto los nervios como un cierto toque de desesperación el que se notaba en el ambiente, pero aún quedaban tres cuartos de hora para remontar el vuelo.

Y lo que parece un tópico vacío empezó a coger forma nada más salir de los vestuarios, porque en el 48', y después de una magnífica cabalgada de Joan Sastre desde el centro del campo, Aridai cogía el balón escupido por el palo tras el tiro del porrerenc, se internaba desde la izquierda para coger posición de tiro y fusilaba a portería con un gran disparo del debutante, que igualaba el marcador y el número de éxitos de Cedric esta temporada. Un rayo de sol más aparecía sobre Camí dels Reis, anormalmente tórrido para ser mediados de enero y la victoria se acercaba contra un Baleares al que ese gol le debía causar un daño psicológico enorme, lo que aprovecharon los mallorquinistas para tan solo diez minutos después ponerse por delante con un misil desde la frontal de Salva Sevilla, quien le pegó de primeras para rubricar una remontada relámpago que ya empezaba a dejar las cosas en su sitio.

El unocerismo que tanto se vio en las primeras jornadas y que tan poco se había mostrado en las últimas -básicamente porque poco tiempo habíamos estado por delante en seis jornadas- se reveló otra vez y los de Horacio Melgarejo fueron dando pasitos hacia adelante, culminando en la mitad de la segunda parte con un seguido de saques de esquina que aprovecharon para, en prácticamente el único tiro a puerta de todo el segundo tiempo, empatar el encuentro con un cabezazo de Sergio Sánchez picado hacia abajo que se hizo imparable para Reina, que solo pudo ver pasar el cuero que restablecía el empate y hacía enloquecer a una tribuna balearica en éxtasis ante la posibilidad de sacar un punto de Son Moix.

Pero la alegría dura poco en la casa del pobre, y más si Villapalos se trabaja un mal karma vacilando a la grada rival durante la celebración, así que tan solo un minuto después ya se encontraba un fantástico Aridai en el extremo izquierdo del campo preparado para, aún pegado a la banda y con dos defensas encima, poner un suculento centro a Àlex López -mejorando ya el número de éxitos de Cedric esta tamporada en solo 70'- para que el catalán, ahora sí, cabecease a bocajarro ante Aulestia, enviando al fondo de las mallas un balón que ahuyentaba las sombras del miedo que empezaban a amenazar en Son Moix y empezando a correr hacia la afición visitante, señalándoles ese escudo que todos han querido y del que todos han renegado, sin explicación más lógica que sientan gusto de ser humillados. Esta es la triste vida de un balearico.

Aún quedaba partido, y después de que recientemente nos hubiesen empatado Deportivo Aragón, Penya y este mismo día el Baleares, el panorama no era del todo tranquilo hasta que el partido no hubiese consumido hasta el último segundo, y hubo momentos de mucha tensión como una falta en el descuento en la frontal del área de Reina que se tardó tanto en ejecutar que causó mareos, porque la posición era extremadamente peligrosa a pesar de que el tiro se marchase por las nubes y diese paso a la última acción del partido, en la que James se la robó a Vallori, quien acabó con escozores púbicos, pero el guineano no la elevó lo suficiente como para batir a un Aulestia que evitó una debacle aún mayor en el último segundo pero no que el Mallorca se hiciese con el triunfo en el primer derbi de Palma que jugaba como local en más de tres décadas y media.

Con este triunfo el liderato se asegura una jornada más, como mínimo recibiremos al Ontinyent en primera posición hagamos lo que hagamos en Sagunto la semana que viene contra unos valencianos que nos recibirán habiendo ganado en Formentera por la mínima y al acecho de la promoción, de la que se encuentran a tan solo tres puntos tras haber sacado once puntos de los últimos quince, en lo que será el encuentro más atractivo de la jornada en la parte alta de nuestro grupo, en el que que Villarreal B y Mallorca nos volvamos a escapar pende de un hilo tras el pinchazo del Cornellà. Que el derbi nos remarque la senda de la victoria.

Ruedas de prensa:

Escucha la rueda de prensa de Vicente Moreno

Escucha la rueda de prensa de Horacio Melgarejo

El 1x1

Reina: 6; Pudo hacer poco.

Sastre, 8; Orgullo de la tierra.

Xisco Campos: 7; Casi ni pasaron.

Raíllo: 7; Aportó.

Bonilla: 6; Tapado por Aridai.

Salva Sevilla: 9; Por esto le fichamos.

Pedraza: 3; Un error infantil pudo ser muy doloroso.

Álvaro Bustos: 7; Con constancia se hará importante.

Aridai: 9; Se merecería tener todas las notas de Cedric sumadas, pero igual ni aprobaría.

Cedric: 3; Ni está ni se le espera.

Àlex López: 8; Mandando sobre Son Gotleu.

Sustituciones:

Cano: s.c.

José Ángel: s.c.

James: s.c.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies