RCD Mallorca 3-2 AD Alcorcón: Empieza la cuenta atrás


Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Reina (Parera, 82'); Gámez (Anderson Arroyo, 82'), Xisco Campos, Raillo (Russo, 68'), Salva Ruiz (Estupiñán, 46'); Aridai (Valcarce, 77'), Baba, Faurlín (Moyita, 58'), Lago (Ferran Giner, 68'); Abdon (Àlex López, 68'), Carlos Castro ('Stoichkov', 58').

A.D. Alcorcón: Dani Jiménez; Laure, Esteban Burgos, Toribio (Galán, 72'), David Fernández; Sangalli (Eddy Silvestre, 72'), Bellvís, Álvaro Peña (Juan Muñoz, 65'), Nono, Dorca; Jonathan Pereira.

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (Comité vasco) amonestó al local Xisco Campos y a los visitantes Davi Fernández y Eddy Silvestre. Expulsó al utillero visitante Javi y por doble amarilla al también alfarero Luso.

Goles: (1-0): Abdon, 12'; (2-0): Lago Junior, 42'; (2-1): Nono, 55'; (3-1): Aridai de penalti, 65'; (3-2): Juan Muñoz, 70'.

Incidencias: Séptimo y últimpo partido de pretemporada para el combinado de Vicente Moreno, disputado ante aproximadamente seis mil personas en Son Moix en el XLIII Trofeu Ciutat de Palma. Como novedad esta vez no hubo la tradicional presentación previa de la plantilla, algo que no había sucedido en décadas. También es reseñable que se tuvo que suspender el acto preparado en homenaje al tristemente fallecido Pedro Colombàs a petición de la propia familia, que no pudo estar presente.

 

Resumen

El Mallorca se lanzará a la dura competición habiendo conseguido estrenar Son Moix con un buen sabor de boca después de tumbar  al Alcorcón de Cristóbal Parralo, uno de los equipos llamados a ser rivales directos, en el Ciutat de Palma de este año que se resolvió con un marcador ajustado, como ya viene siendo costumbre desde las últimas ediciones, gracias en parte a la falta de capacidad bermellona de saber cerrar el encuentro cuando el marcador es propicio a ello, dejándose recortar y alargando la agonía hasta un final que puede no presentar siempre el mismo signo. 

El Ciutat de Palma más atípico en muchos años se envolvía en una esfera extraña, dando la sensación de que tan solo era un amistoso de pretemporada más y con el ambiente revuelto por culpa de la supresión de la presentación inicial de la plantilla, un movimiento que ha encontrado el rechazo radical de gran parte de la afición y ante la que el club adujo problemas de campo que al parecer imposibilitaban la realización de este espectáculo -que había caído en decadencia siguiendo la estela del primer equipo- que ejercía de telonero de un encuentro que en esta ocasión tuvo que acaparar todas las miradas, y sea dicho que de manera digna, en uno de los partidos de pretemporada más vistosos que ha jugado este año el Mallorca.

De esto fueron grandes responsables los pupilos de Vicente Moreno, ofreciendo un plan de juego definido e inquebrantable desde el primer momento, tocando de manera intensa de un lado a otro pero arriesgando lo mínimo, explotando la idea de que si tú tienes el balón no te atacará el rival y de que, además, tu oportunidad pronto o tarde tiene que llegar. Y estas empezaron a aparecer cuando a medida que pasaban los minutos los bermellones se iban quitando de encima la timidez y consiguieron aproximarse cada vez más a la meta madrileña, cabalgando sobre todo a lomos de un Aridai que mostró su mejor versión para reivindicarse y demostrar que si necesitan algún descarte ya pueden ir mirando lejos de él.

Precisamente del canario nacería la jugada del primer tanto: cerca de cumplirse el primer cuarto de hora de juego, el córner botado por el extremo salió rechazado y le cayó encima a Abdon, quien solo tuvo que rematar a bocajarro para adelantar a los rojinegros, que a pesar del gol no cambiaron de plan y siguieron como si nada hubiese sucedido, tocando y avanzando igual que hacían diez minutos antes, y estuvo cerca de repetirse el resultado con la materialización del segundo, pero Dani Jiménez atajó el penalti lanzado por Aridai que había provocado Carlos Castro. Entonces sí que las revoluciones bajaron un poco, sin llegar a perder el hilo del partido, lo que dificultó al Alcorcón poder igualar el partido al no llegar a conseguir los huecos suficientes para un buen margen de tiro, lo que sí que supo ver Lago Junior al filo del descanso llegando desde la izquierda para abrir distancias con un tiro potente desde fuera del área que se coló por la escuadra del segundo palo.

Un intermedio cada vez menos movido, y que esta vez solo tuvo el relevo del recién llegado Pervis Estupiñán por un muy discreto Salva Ruiz, dio paso al segundo tiempo, en el que sí empezaron a relucir las vergüenzas defensivas de los de Vicente Moreno, que se vieron con graves problemas para achicar por los dos laterales, empezando por el izquierdo de un Estupiñán que no disfruta en la zaga y cuyo carril quedó como una autopista para que el Alcorcón llegara delante del área y recortara distancias mediante Nono, un minuto después de que Aridai fallara un gol cantado encima de la línea de gol. Pero sería él quien devolviese la tranquilidad, anotando el tercero en un penalti que el mismo causó después de que Laure le tumbara en la zona de castigo.

Y si poco duró el 2-1, menos aún el 3-1, puesto que cinco minutos después, y aún a veinte del final, una llegada de los alfareros, esta vez por la banda de Gámez, a quien Nono supo ganarle la posición y servir en bandeja de plata el gol a Juan Muñoz, que marcando el 3-2 dejaba el empate a un solo gol con mucho tiempo por delante que los del sur de Madrid no supieron aprovechar, más centrados en explotar el gen Bordalás que aún les queda, con esa agresividad que hizo correr ríos de tinta cuando el valenciano les entrenaba, algo que parece que quedó marcado en el club, puesto que los jugadores visitantes se dedicaron a buscar faltas intencionadamente y de una manera descaradamente reiterativa, tanto que hasta le costó la expulsión a Luso, un ligero precio junto a alguna amarilla por la deplorable imagen que ofrecieron en los minutos finales, más para ser un partido de pretemporada que al final se queda en la isla por segundo año consecutivo, algo que no sucedía desde las ediciones de 1991 y 1992.

Pero lo cierto es que ya se han acabado las bromas. El siguiente viernes arranca la Segunda División más prometedora de la historia, una competición que jamás antes había agrupado a equipos con tantos títulos, tantas participaciones europeas, tantas campañas en Primera; unas infraestructuras superiores a muchos participantes en la división de honor; una estructuras social y audiovisual tan potentes... Y esto no es más que el aroma previo de una Liga que es la mayor caja de sorpresas futbolísticas a nivel estatal y en la que el Mallorca asume de nuevo la invitación para emprender el viaje con el objetivo de volver a hacerlo el año que viene. Consecuencias de un límite salarial que va a ser la música que resuene con más fuerza entre los equipos que parten con ese mismo objetivo. Que los campos dicten sentencia.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Sergi Llonguet dice:

    Bona crònica, Fornés!

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies