RCD Mallorca 3-1 UE Olot: “Y sobre esta roca edificaré mi reino”


Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Reina; Sastre, Xisco Campos, Raillo, Salva Ruiz (Fran Gámez, 78'); Aridai, Pedraza, Salva Sevilla, Álvaro Bustos (James, 62'); Lago Junior, Abdon (Dani Ndi, 68').

U.E. OlotSacrest; Micaló, Roger Barnils, Bigas, Carles Mas; Guzmán, Masó, Roger Vidal (Uri, 50'), Pedro (Blázquez, 55'), Xumetra; Marc Mas (Marc Cosme, 76').

Árbitro: Pedro Campoy Candela (Comité murciano) amonestó a los locales Abdon y Salva Ruiz y al visitante Jordi Masó.

Goles: (1-0): Abdon Prats, 14'; (2-0): Aridai Cabrera, 47'; (3-0): Abdon Prats, 67'; (3-1): Roger Barnils, 87'.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo quinta jornada del grupo 3 del Campeonato de Liga de Segunda B disputado en Son Moix ante 6.710 espectadores.

 

Resumen

El Mallorca ha vuelto a ganar con autoridad después de arrollar sin paliativos a un muy pobre Olot por un claro 3-1 que deja más que sentenciado el campeonato de grupo con aún tres jornadas por disputarse. Los bermellones fueron superiores en todo momento y fueron por delante ya casi desde el inicio, sin dejar ninguna opción a los visitantes, que solo pudieron marcar cerca del final y por cortesía local en un encuentro que se ha convertido en el chute de adrenalina necesario para encarar el play-off, un partido que, sin parecerlo, puede haber empezado a escribir el último capítulo de la historia de algo grande.

El partido empezaba con la sensación planeante en el ambiente de que este día se podía conseguir ya el título de campeón de grupo, una circunstancia que el Mallorca no había tenido el honor de disfrutar en 37 años. Con esto, y un calor asfixiante, pero lo cierto es que nada de esto intimidó a los rojiengros, que ya en los primeros toques de balón dejaron noqueado a un Olot que empezaría a recibir ocasiones peligrosas muy pronto, la mayoría centros de tanteo que no acertaba a rematar nadie pero que empezaban a allanar el camino para minutos más tarde, cuando antes de llegar al primer cuarto de hora, un centro bajo al córner de Salva Sevilla para Salva Ruiz fue rematado por el lateral en la media luna con muy poco acierto, pero el suficiente como para que le llegase a Abdon en el corazón del área y el delantero rematase con un taconazo limpio al fondo de la red para abrir el marcador.

Se acababa de cumplir un objetivo casi vital en los partidos en los que el Mallorca empieza bien, que es conseguir marcar antes de que venga un bajonazo tremendo, normalmente cerca del ecuador del primer tiempo. Pero, ya fuese por la tranquilidad de ir por delante o porque realmente este era el día, el bajón no se presentó en Son Moix y el líder siguió con ritmo arrollante y los gerundenses solo tuvieron una mínima ocasión de peligro cuando Iván Guzmán se quedaría prácticamente solo delante de Manolo Reina en una contra en la que Xisco Campos no supo replegarse bien. Pero a partir de ahí, el monólogo tuvo un claro firmante, y de hecho se podría haber llegado al descanso con mucha tranquilidad goleando si los distintos palos (Raillo con un cabezazo y Lago con un remate) hubiesen ido milímetros más afinados, así como diferentes tiros o centros que por milagro no entraban.

Y en el reguero de ocasiones desperdiciadas que iban dejando los de Vicente Moreno -evidentemente sin la prisa ni la ansiedad de ir por debajo en el marcador-, se llegó al descanso con el 1-0 que ya media hora antes había elevado Abdon al marcador. A pesar de esto, no se pudo cerrar la primera parte sin antes llevarse un fuerte susto con la caída de Álvaro Bustos al suelo, fulminado, tras saltar a por un balón aéreo y chocar con la cabeza con el defensor olotí aunque, afortunadamente, el extremo asturiano pudo continuar el partido sin mayores problemas aún teniendo que precisar de todas las asistencias médicas, que ayudaron a que no tuviera que ser sustituido, por lo que a la reanudación todos los onces seguían intactos, también el de los rojillos -hoy de amarillo- a pesar de la más que deficiente primera parte.

Y nada tocaron, y nada cambió, puesto que en la primera jugada con un mínimo de peligro de este segundo tiempo, el Mallorca abriría aún más distancias cuando un centro de Salva Ruiz desde la línea de fondo llegaría hasta el lado opuesto del área, donde Aridai lo recogería y batiría a Sacrest con un disparo cruzado que impactó en Masó, subiendo un irrecuperable 2-0 al marcador, que convertía en aún más épica una más que hipotética remontada de los de la Garrotxa, que ahora sí moverían por fin el banquillo con dos cambios en cinco minutos, sin variar en exceso un esquema que, pasado a un planteamiento ofensivo, podría ser una sangría muy dolorosa pero que, lejos de mejorar, siguieron indolentes hacia los caminos del partido, que se decantaban sin duda hacia el Mallorca, que volvería a tirar al larguero mediante Aridai cuando solo había transcurrido un cuarto de hora de segunda parte.

Y fue solo un fogueo, porque a los cinco minutos los bermellones redondearían la goleada con una verdadera obra de arte llegada desde las entrañas de Artà. James llegaría por la izquierda para poner un centro cómodo al que Abdon llegaría con contundencia para rematar desde el aire con una volea simplemente perfecta que dejó inmóvil al arquero olotí, al igual que a toda la grada de Son Moix, absolutamente incrédula con lo que acababa de hacer la 'Roca' del norte para poner el 3-0 y darle la estocada final a los catalanes, totalmente sobrepasados por el espectáculo futbolístico que el Mallorca estaba ofreciendo en un campo entregado a él que veía el campeonato mucho más cerca, sobre todo con el Elche siendo incapaz de ganar al Mestalla, lo que ya les descartaba matemáticamente para la primera posición.

Y es que toda la atención ya estaba puesta fuera de Camí dels Reis en el último cuarto de hora de partido, con los ojos centrados en el Antonio Puchades y en Villarreal, de quien se necesitaba una derrota que más tarde no llegaría para campeonar. Bueno, y por qué no, también en el Llagostera-Baleares. Pero en cualquier sitio menos en Palma, con un partido llegando a la vía muerta pero que aún tenía dos malas noticias que deparar: una lesión de Salva Ruiz en solitario en un balón dividido que forzó la entrada de Gámez a diez del final pero que no parecía de extrema gravedad, más cuando el lateral pudo irse por su propio pie, y el gol del Olot -más intrascendente- al borde del noventa, tras una gran combinación que culminó Barnils en un mano a mano contra a Reina regalado por la defensa isleña, jugando con una intensidad nula en los últimos minutos del encuentro, que no tuvieron más historia hasta el pitido final.

Este encuentro debe ser la piedra angular de toda la historia que falta por escribirse, ser capaces de aguantar el ritmo de repaso magistral que ya demostramos en la primera vuelta durante el mes y medio -y tocamos madera- que resta es sinónimo seguro de ascenso, aún con todo en contra, como ya se ha podido ver en este partido, con el doble de amarillas con un juego infinitamente menos de contacto en todas las facetas. Pero conviene pensar desde las matemáticas y aún resta un punto para poder afrontar la fase de campeones con seguridad, y este puede llegar en Sabadell la próxima semana , de hecho sería muy extraño que no llegase cuando, de los 17 partidos disputados 12 han acabado en tablas. Si se repite, entonces sí, estaremos a dos partidos, solo dos, de recuperar lo que Miranda se llevó.

El 1x1

Reina: 9; Prácticamente perfecto.

Sastre: 7; Incansable.

Xisco Campos: 7; Con errores, capitán.

Raillo: 8; Omnipresente.

Salva Ruiz: 9; Sorpresa más que agradable.

Aridai: 9; Recuperó grandes sensaciones.

Salva Sevilla: 8; Lo mueve todo.

Pedraza: 7; Correcto.

Álvaro Bustos: 8: Ambicioso.

Lago: 9; El Lago de valía su cláusula.

Abdon: 9; Su Majestad.

Sustituciones:

James: 8; Hizo lo que debía.

Ndi: 8; Cumplió.

Gámez: s.c.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco Ramis dice:

    Sorpresa agradable la de Salva Ruiz, quien participó en dos de los tres goles y cuajó un buen encuentro.

    Esperemos que la lesión que sufrió no sea grave.

    También James salió muy enchufado. Funciona muy buen como revulsivo.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies