RCD Mallorca 2-2 UD Las Palmas: Fiebre amarilla

Foto: LaLiga

El Mallorca ha arañado un punto de oro en la visita de un auténtico portaaviones de esta Segunda División como es la UD Las Palmas, uno del trío de la muerte que conforman el elenco de recién descendidos desde la máxima categoría y que hacía honor a su condición plantando sobre el -húmedo- césped de Son Moix un equipo digno de ser imbatible en cualquier segunda del mundo, pero no en esta, donde ningún resultado puede darse nunca por cerrado porque las sorpresas se han convertido en rutina y la normalidad en excepción, una regla de tres que Son Moix ha sufrido en estos dos partidos consecutivos disputados en Palma, con cara y con cruz.

Los de Vicente Moreno salieron al campo con el objetivo de resarcirse frente de los dos puntos tirados a la basura contra el Extremadura en el descuento, pero la sensación que se transmitió fue más bien la de querer ir tirando los puntos por la borda ya desde el arranque para que no pudiera haber un desenlace tan trágico. De esta manera, en un abrir y cerrar de ojos los canariones ya iban con una ventaja rotunda de 0-2 en el marcador sin ni siquiera haber llegado al cuarto de hora de partido después de que Rafa Mir y Rubén Castro, este último estrictamente en línea con Raillo, se aprovecharan del batiburrillo defensivo bermellón a babor y estribor y dejaran muy encarrilado el choque con aún más de una hora y cuarto por delante para darle la vuelta al marcador.

Así como el primer tanto únicamente había servido para confundir más al Mallorca, el segundo sí que espoleó a los locales, que empezaron a ejercer un dominio nítido también ante la pasividad grancanaria, con pocos intereses en forzar la maquinaria con un colchón amplio. Los rojinegros cabalgaron en búsqueda de como mínimo un tanto que hiciera mucho más fácil encarar la segunda mitad, pero fue desesperante volver a ver cómo se sucedía una cadena de errores imperdonable por cantidad y variedad de llegadas, desde todos los puntos cardinales lo probaron los insulares -mediterráneos- con una sensación clara de que se iba con más voluntad que con calidad e ideas, mostrando muy poca seguridad y aún menos temor sobre el arco de Raúl.

Pero que el fútbol son dinámicas es inapelable, y que si sabes escoger el momento perfecto para lanzarte al ataque derrumbas hasta la Gran Muralla china aunque sea solo con eso, con voluntad. Se pasaba el minuto cuarenta con la sensación más o menos clara de que rascar un punto se ponía cada vez más negro, pero si los golpes de la UD fueron rápidos, los mallorquinistas fueron a la velocidad de la luz: en el minuto 42 Fran Gámez lanzaría desde fuera del área con mucha potencia, imposible de atajar para Raúl, lo que aprovechó Lago para hacerse con el cuero y marcar a placer, primer paso indispensable para la neutralización del inicio amarillo que culminaría tan solo dos minutos después Stoichkov rematando con la derecha prácticamente en el área pequeña un gran centro de Salva Sevilla de córner, otra vez inatajable para el arquero bilbaíno, que recogía otro cuero de su red mientras veía cómo el 2-2 llegaba al electrónico de Son Moix justo antes de llegar al descanso dos minutos después de ir ganando de dos.

Mucho más triste fue la segunda parte, ya lloviendo con fuerza sobre Palma, un elemento que debió de enfriar el partido porque no fue hasta el minuto setenta cuando este volvería a dinamizarse, y desgraciadamente. En los últimos veinte minutos tan solo se dio una combinación de jugadas críticas y desgracias que hicieron ver como otro milagro más la consecución del punto, empezando por ese minuto, en el que un tres para cuatro en una contra de Las Palmas dejó a Rubén Castro totalmente solo en la frontal, avanzando con el balón dentro del área y errando cómo solo se da una vez entre un millón en él el mano a mano con Reina, que detuvo el de Villanueva del Trabuco. Malos presagios en defensa que cinco minutos después crecerían con la lesión de Salva Ruiz, por quien entraría Pervis Estupiñán.

Justo en la primera jugada tras este lance Dani Rodríguez tuvo en sus botas certificar la remontada, pero envió arriba por muy poco un zurdazo en un saque de esquina al que llegaba desde el segundo palo. Mucho más clara la tuvo en el ochenta y uno el 'chino' Araujo después de que Fran Gámez, en un día atípico para él, le regalara el cuero en la frontal y dejara al argentino con toda la portería para él si superaba a Reina pero con poco tiempo para pensar, lo que le hizo enviar el balón muy poco por la izquierda, a pocos centímetros de que hubiera caído el tercero, otro mal presagio que volvería a traducirse otra vez cinco minutos después ya con la lesión de Estupiñán, lo que significaba rotundamente que los dos únicos laterales izquierdos de la plantilla se lesionaron en el simple intervalo de diez minutos, lo que forzó ya la entrada de Franco Russo como último recambio cuando Abdon estaba preparado para ello, un cambio de planes que no afectó al 2-2 final.

Se avecina una semana complicada para el Mallorca, que debe hacer encajes de bolillos entre el encuentro del miércoles de Copa en casa frente al Valladolid y la visita el domingo al Carlos Tartiere con una plantilla mermada especialmente en defensa con las bajas de Sastre y Valjent como mínimo y seguramente Salva Ruiz y Estupiñán, los dos laterales izquierdos del primer equipo, una posición clave, en la que por ejemplo en este partido ha pasado todo el ataque bermellón por la siniestra con Lago ejerciendo más de acompañante de Stoichkov en punta. Eso sí, el mensaje de que no se debe tirar ninguna competición debe ser claro e inequívoco.

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Reina; Gámez, Xisco Campos, Raillo, Salva Ruiz (Estupiñán, 76' (Russo, 87')); Pedraza, Salva Sevilla, Dani Rodríguez; Aridai (Valcarce, 70'), Stoichkov, Lago Junior.

U.D. Las Palmas: Raúl Fernández; Álvaro Lemos, David García (Deivid, 57'), Cala, De la Bella; Araujo, Timor, Javi Castellano, Ruíz de Galarreta (Sacko, 78'); Rafa Mir (Tana, 64'), Rubén Castro.

Árbitro: David Pérez Pallas (Comité gallego) amonestó con tarjeta amarilla a los locales Xisco Campos, Raillo y Pedraza y a los visitantes Lemos, Ruíz de Galarreta, Javi Castellano, Araujo y Sacko además de Juan Antonio Naranjo, miembro del cuerpo técnico de Manolo Jiménez.

Goles: (0-1): Rafa Mir, 6'; (0-2): Rubén Castro, 13'; (1-2): Lago Junior, 41'; (2-2): Stoichkov, 44'.

Incidencias: Partido correspondiente a la undécima jornada del Campeonato de Liga de Segunda División A, disputado en Son Moix ante 5.835 aficionados, la entrada más baja en esta temporada a causa del mal tiempo que se abalanzó sobre el archipiélago en la jornada.

Calificación obtenidas por los futbolistas durante el RCD Mallorca 2-2 UD Las Palmas

Manolo Reina: 9; Guardián.

Fran Gámez: 3; Desconectado.

Xisco Campos: 7; Aplicado

Antonio Raillo: 8; Entrega

Salva Ruiz: 7; Discreto.

Marc Pedraza: 8; Brújula.

Salva Sevilla: 7; Chispazos.

Dani Rodríguez: 7; No fue determinante.

Aridai Cabrera: 7; Gol y poco más.

Juan Diego Molina, 'Stoichkov': 7; De inicio pierde explosividad.

Lago Junior: 7; Gol y no mucho más.

SUSTITUCIONES:

Pablo Valcarce: 5; Poco lustre.

Pervis Estupiñán: s.c.

Franco Russo: s.c.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies