RCD Mallorca 1-3 Albacete Balompié: Cadena de desastres


Foto: LaLiga

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Reina; Gámez, Xisco Campos (Martin Valjent, 45'), Raillo, Salva Ruiz; Aridai (Merveil Ndockyt, 73'), Pedraza, Salva Sevilla, Lago Junior; Àlex López, Carlos Castro (Dani Rodríguez, 51').

Albacete Balompié: Tomeu Nadal; Álvaro Tejero, Álvaro Arroyo, Caro, Fran García; Susaeta (Acuña, 24'), Jon Erice, Aleix Febas (Barri, 83'), Eugeni; Rei Manaj (Jérémie Bela, 73'), Zozulia.

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (Comité vasco) amonestó a los locales Àlex López y Dani Rodríguez y a los visitantes Fran García y Álvaro Tejero. Expulsó con roja directa al mallorquinista Antonio Raillo.

Goles: (0-1): Rei Manaj, 3'; (1-1): Lago Junior, 51'; (1-2): Javier Acuña, 60'; (1-3): Javier Acuña, 90'.

Incidencias: Partido correspondiente a la sexta jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, disputado en Son Moix ante 7.682 aficionados, aproximadamente una veintena de ellos seguidores albacetistas presentes en el feudo bermellón. Xisco Campos tuvo que ser evacuado a un centro hospitalario debido a un choque con el visitante Rei Manaj en el descuento de la primera parte que le provocó un traumatismo craneoencefálico de grado I, lo que alargó su fin hasta prácticamente la una en punto. Diversas personas se desmayaron por golpes de calor en un encuentro que jamás se tendría que haber permitido que se jugara a las doce.

 

Resumen

El Mallorca ha salido goleado de Son Moix en la visita del Albacete en la sesión matinal de esta jornada en la Segunda División, un día en el que todo lo que pudo salir mal salió mal y lo acabaron pagando los de Vicente Moreno, que acabaron el partido con el once inicial volado por los aires, un marcador final meridiano con un 1-3, Raillo expulsado, Xisco Campos trasladado al hospital en ambulancia tras estar atendido en el suelo durante cerca de un cuarto de hora por todos los servicios médicos y hasta un doblete de Acuña; una mezcla explosiva y triste -sobre todo por el desplome del capitán- que ha hecho que este sea un día a olvidar cuanto antes.

El partido arrancaba en Son Moix con calor, con mucha calor, lo esperado para un día cualquiera de septiembre en pleno Mediterráneo a las 12:00, un horario que iba a levantar ampollas entre los presidentes de la RFEF y la LFP a los pocos minutos de haber acabado el partido por los incidentes, sobre todo, paralelamente del Ciutat de València -aquí importamos poco-. Pero mientras el circo sigue, los horarios también, por lo que los jugadores saltaron al césped acosados por la temperatura, especialmente los del Mallorca, a quienes pareció cegarles el estar en el campo que les dejaba cara al sol, porque nada más empezar Rei Manaj reventaría el arco de Manolo Reina al batir al arquero malacitano, que nada pudo hacer para evitar que el disparo del balcánico se colara por la escuadra izquierda cuando aún corría el tercer minuto de encuentro.

Todo se ponía muy cuesta arriba desde el principio y la labor ya pasaba a ser marcar un tanto lo antes posible, con el gran punto a favor de que el Albacete ya dio por bueno el 0-1 desde el principio y se replegó con todo un mundo por delante, algo que sin ningún tipo de duda benefició a los mallorquines, quienes desde muy pronto tuvieron ocasiones para equilibrar el marcador, la más clara de ellas al cuarto de hora, cuando Salva Sevilla entró en el área por la izquierda, tocó para Àlex López que esperaba en el punto de penalti y el catalán disparó a puerta con un Tomeu Nadal totalmente vencido, aunque la intervención de Álvaro Arroyo resultaría crucial ya que el central entró en la trayectoria del cuero para desviarlo y elevarlo lo suficiente como para que acabara rematando en el larguero y el 0-1 continuara imperando.

Bien es cierto que los rojiengros fueron superiores todo lo que restó de primer tiempo, pero tampoco fueron capaces de saber aprovechar todo el terreno que tenían para ejercerlo, y eso se materializó en unas llegadas muy flojas, casi siempre rizando demasiado el rizo mareando el balón por el área e impactando los tiros en los defensas, tal y como anticipó la jugada de Àlex López, lo que encarriló la llegada al descanso con victoria por la mínima para los manchegos. Pero nada sería tan simple, y quién iba a decir que tan dulce, porque en el segundo de los tres minutos de añadido Rei Manaj y Xisco Campos impactarían fortuitamente en una disputa aérea en la que el binissalamer se llevó la peor parte y por mucho, tal y como ya vieron desde el principio los servicios médicos del Albacete, que salieron como exhalaciones a atender al capitán mallorquinista en una situación que no pintaba nada bien, hasta el punto de que precisó de quince minutos de atención en el suelo, con todo parado, antes de marcharse en ambulancia.

Todo quedaba en segundo plano eclipsado por el estado de salud de Xisco, pero este partido se tenía que salir a ganar aunque fuese gastando un cambio para dar entrada a Valjent -el Albacete también tuvo que hacerlo en el ecuador de la primera parte para que Susaeta se retirara por Acuña, un movimiento a la postre crucial- y el camino se inició con paso firme frente a toda la adversidad, porque en el tercer minuto del segundo tiempo Raillo era expulsado con un criterio rigurosísimo después de que Zozulia se dejara caer al mínimo contactó que notó del andaluz, lo que no evitó que ya en el cincuenta Lago Junior pusiese la quinta por la izquierda, llegara a la esquina exterior del área visitante y desde ahí soltara un latigazo que volvió a impactar en un defensa -en este caso Jon Erice-, pero en este caso para distraer a Tomeu Nadal y que el meta de Manacor no pudiera llegar al cuero, que se colaba pegado por el palo izquierdo de su portería.

Se había conseguido lo más difícil, y a esas alturas el punto ya era miel, más con uno menos, pero también se abrieron ventanas para poder conseguir escaparse en el marcador, como por ejemplo cuando minutos después un pase entre líneas de Carlos Castro no pudo llegar a su destino debido a que Aridai fue derrumbado de forma clarísima dentro del área por Fran García, mucho más que en el caso de Raillo y Zozulia, pero donde en un sitio había expulsión, aquí, "nada". Podría haber transformado totalmente el resultado final, siempre una situación de estas características, pero esta vez de manera mucho más evidente, ya que a los pocos instantes llegaría desde el área opuesta el segundo del Albacete, después de que un centro del mismo Fran García se marchase muy pasado y llegara a él Acuña, totalmente solo llegando desde la banda opuesta del campo, para rematar sin problemas y mejorar en menos de tres cuartos de hora su registro en todo un año como bermellón.

En ese momento el partido murió. Si bien es cierto que los diez jugadores mallorquinistas restantes sobre el terreno de juego nunca dejaron de intentar dar su mejor versión, la situación era demasiado ardua como para sobreponerse a ella, pero al menos se intentó y aún quedaron quince minutos para poder ver a Ndockyt, insuficientes como para poder ser valorado justamente, aunque a cinco del final se tuvo el empate con un centro de Salva Sevilla que a poco estuvo de colar Valjent con la cabeza, aunque Tomeu Nadal pudo desviar a córner, desde donde no se sirvió la mejor pelota posible, con lo que se desvanecía la igualada. De hecho, sería Acuña quien volvería a marcar para agrandar unas distancias, ya sí, insalvables, después de que volviese entrar solo desde la derecha sin que Salva Ruiz lo viera venir, esta vez para coger un rechace de Reina y poner el 1-3 definitivo en el electrónico ya en el tiempo de descuento.

Recibir una goleada siempre es un golpe duro, y más dentro de estas circunstancias, pero el Mallorca tiene una gran suerte, y es que, dentro de los equipos que tienen como objetivo cristalino la permanencia, es el mejor situado con un colchón mucho más que cómodo mientras vemos a equipos como Córdoba o Tenerife sumidos en crisis importantes que tienen sumidos a ambos clubes en un clima insano de tensión. Es precisamente esto lo que permitirá afrontar la salida del siguiente sábado al Anxo Carro de Lugo, un feudo maldito en el que el Mallorca solo ha sumado un punto de 15, y fue en el año 93, y en el que perdió en todos sus partidos de la última etapa en Segunda, encajando hasta 9 goles en cuatro partidos. No menos complicado será esta vez, puesto que los gallegos saldrán con la moral por los aires después de haber tumbado al Zaragoza en La Romareda, un triunfo que les deja en una situación clasificatoria tranquila para desplegar su fútbol, para el que tienen mimbres. Por su parte, los bermellones estarán a la espera del recurso por la expulsión de Raillo, quien por ahora está descartado a la par que Xisco Campos. La parte buena es que se recupera a Abdon.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco Ramis dice:

    “Diversas personas se desmayaron por golpes de calor en un encuentro que jamás se tendría que haber permitido que se jugara a las doce.”

    Toda la razón. Las televisiones siempre perjudicando al aficionado. Y nadie hace nada para evitarlo. Poderoso caballero es Don Dinero…

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies