RCD Mallorca 2-0 Gimnàstic de Tarragona: Oficio

Foto: Mallorca - CórdobaFoto: LaLiga

El Mallorca se ha llevado los últimos tres puntos en juego del después de tumbar a un muy pobre Nàstic de Tarragona que fue muy poco rival para los hombres de Vicente Moreno. En una noche fría, especialmente de ambiente, por Camí dels Reis, cualquier condición ambiental se trasladó sobre el verde, en el que se pudo ver de todo menos un espectáculo futbolístico, ante la triste parsimonia que ofrecían ambos equipos, casi pensando más en las vacaciones. Y tampoco es que la hora ayudara demasiado a evitar bostezar de vez en cuando, aunque por una vez eximiremos a la LFP de cualquier culpa, condicionada por el Convenio laboral.

Eso sí, como cualquier buen pragmático sabe reconocer, la virtud no se encuentra en el contenedor tanto como en el contenido. Y bajo esta filosofía fue bailando el equipo bermellón, a un ritmo lento pero duro e inaguantable, aburrido y rompepiernas, que debilitó al Nàstic e hizo que los de Enrique Martín volvieran a la Costa Daurada de vacío y con la condición de colistas, una calificación a la que hicieron todo tipo de honores en Son Moix. A pesar de esto, sería tremendamente injusto achacar simplemente a error de los tarraconenses el resultado cuando el Mallorca supo imponerse con claridad en cada momento para no pasar el más mínimo apuro durante los noventa minutos.

El partido ya empezó con despliegue serio de los rojinegros, que buscaron comandar con mano dura desde el principio y hacer valer la clasificación. Aún así, el Nàstic encontró en los primeros compases algún hueco por el que intentar meter miedo y Manu Barreiro tendría la primera de los visitantes, a pesar de que en la otra portería Bernabé se estaba viendo mucho más superado que su homólogo mallorquinista. Los rojiblancos fueron mucho más efectivos esta primera parte y no desaprovechaban cualquier situación de dominio, apoyándose en el delantero gallego, el único capaz de inquietar algo a Manolo Reina, quien frustraba todas las llegadas del colista a pesar de que el ex del Alavés lo probase de todas las maneras posibles.

Y cuando menos cómodo se estaba empezando a sentir el conjunto de Vicente Moreno, apareció el golpe de efecto. A la media hora de encuentro, Salva Sevilla dispuso de una falta escorada, en el flanco de ataque izquierdo. El virgitano la tocó en corto hacia la frontal, donde esperaba un Estupiñán al que le bastó con romper de primeras con un disparo cruzado que se colaría en la meta de Bernabé Barragán para elevar el 1-0 al marcador y situar a los bermellones momentáneamente en play-off, con la ayuda del ex mallorquinista Javi Márquez, que desvió la pelota que se iba fuera lo suficiente para que entrara y fuera inalcanzable para su propio meta.

La primera parte desde entonces entró en desgracia y el juego se volvió a ensombrecer ante el inmovilismo local y las ansias de los visitantes, que fueron presas de los nervios. El partido derivó en una ida y vuelta de faltas por parte de ambos equipos que se cobró a su primera víctima cuando Luis Suárez tuvo que abandonar el campo cerca del descanso para dar entrada a Sebas Coris. Y aunque el paso por los vestuarios pudiera suponer un cambio de dinámica, y así lo pareció los primeros cinco minutos, no se abandonó la dinámica de juego agresivo ante un árbitro que dejó hacer y deshacer con un criterio más bien extraño que fue criticado por los dos contendientes.

Ya una vez cruzada la hora de encuentro, Aridai Cabrera, en no uno de sus mejores encuentros como bermellón, se entregó para aumentar la brecha en el electrónico y lo empezó a probar desde todos los ángulos con una suerte más bien escasa. Al menos, esto sirvió para espolear un poco el partido y acabar de poner de los nervios a Enrique Monreal, que agotó su tercer cambio en el 70′, cuando desde el banquillo mallorquinista, por última vez comandado por Dani Pendín, aún no había habido movimiento. Cuando empezó el reguero fue con la entrada de Stoichkov por el extremo canario y posteriormente Abdon por un Àlex López que volvió a tener otro día de lucha más en la oficina, aunque su trabajo fuera más deslucido que en otras ocasiones.

El partido estaba perfectamente dormido ya en su recta final y el Nàstic, hoy vestido con su equipación de la bandera de Tarragona, ya estaba siendo incapaz de avanzar hacia la meta contraria. Y aprovechando la debilidad del colista, el Mallorca pondría el segundo a falta de solo cinco del final, valiéndose de una carrera por la izquierda de Lago con la que consiguió romper a Salva Ferrer y hacer un centro raso a un área despoblada. Ahí esperaba Abdon al primer palo, que se tropezó con Djetei, y el cuero fue a parar a Stoichkov, quien se deshizo de Fali y el propio Bernabé para rematar a puerta vacía y poner el 2-0 que sentenciaba el enceuntro y dejaba los tres puntos en casa.

No hay mejor manera de despedir el año que con una victoria, y encima mejor si es habiendo superado la barrera de los treinta puntos. Ahora toca reponer fuerzas de un año que quedará en la memoria colectiva como el del renacimiento de Anduva, un impulso que aún dura y que debe servir de espíritu para afrontar los veintitrés partidos que quedan con más ilusión que nunca. Lo primordial es llegar a los cincuenta puntos, cierto, pero andando se hace camino y plantear el 2019 con el objetivo de hacer menos de un punto por partido es un discurso extremadamente falto de ambición. El futuro dirá, pero este 2019 pueden suceder cosas bonitas, ¡felices fiestas!

Ficha técnica del RCD Mallorca 2-0 Gimnàstic de Tarragona

R.C.D. Mallorca: Reina; Gámez, Valjent, Raillo, Estupiñán; Pedraza, Dani Rodríguez, Salva Sevilla (Baba, 89′); Aridai (Stoichkov, 71′), Àlex López (Abdon, 81′), Lago Junior.

Málaga C.F.: Bernabé; Salva Ferrer, Djetei, Fali, Abraham Minero; Imanol García, Viti, Luis Suárez (Sebas Coris, 45′ (Pol Valentín, 70′)), Javi Márquez, Manu del Moral; Manu Barreiro.

Árbitro: Jorge Figueroa Vázquez (Comité andaluz) amonestó al local Pedraza y a los visitantes Fali y Viti.

Goles: (1-0): Pervis Estupiñán, 31′; (2-0): Juan Diego Molina ‘Stoichkov’, 84′.

Incidencias: Partido correspondiente a la 19ª jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, disputado en Son Moix ante 5.988 espectadores, una veintena de ellos aficionados visitantes.

Calificación obtenidas por los futbolistas durante el Mallorca 2-0 Gimnàstic

Manolo Reina: 7; Día tranquilo.

Fran Gámez: 7; Entusiasmado.

Martin Valjent: 9; Pilar.

Antonio Raillo: 8; Solidez.

Pervis Estupiñán: 9; En todos los frentes.

Marc Pedraza: 7; Laborioso.

Salva Sevilla: 9; Vital.

Aridai Cabrera: 6; No tuvo su mejor noche.

Dani Rodríguez: 7; En su papel.

Lago Junior: 8; Aplicado.

Àlex López: 7; Bregador

SUSTITUCIONES:

Juan Diego Molina ‘Stoichkov’: 9; Su destello Cesarini.

Abdon Prats: s.c.

Iddrisu Baba Mohammed: s.c.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies