Albacete BP 2-0 RCD Mallorca: El peor de entre los malos

Foto: LaLiga

El Mallorca ha vuelto a darse de bruces contra el muro fuera de Son Moix, esta vez en el feudo de todo un líder, una derrota que por mucho que fuera en cierto grado previsible no evita que las pésimas sensaciones mostradas se cubran. Y es que en el peor partido ofensivo de los bermellones en todo lo que llevamos de curso, la eficiencia manchega fue suficiente para dejar un marcador abultado que, lejos de ayudar a redimirse de la goleada de la primera vuelta, no significa más que un golpe moral delicado para un equipo que ha abandonado el tramo más peligroso de la temporada y debe comprender que esta imagen no es más que la monotonía de las salidas fuera de la isla.

El partido arrancaba bajo el viento del principio de la tarde dominical de una Albacete que disfrutaba de su equipo estrenando liderato tras haberlo conseguido en los despachos con la suma de los tres puntos del Reus. Y a pesar de que una combinación de Pervis y Lago en los primeros segundos de choque puso en guardia a toda la parroquia albaceteña, la reacción del queso mecánico sería letal, puesto que un centro inmaculado desde de Álvaro Tejero a los seis minutos sería rematado inapelablemente por Jérémie Bela, quien haría subir el primer tanto de la tarde al marcador cuando muchos aún ni habían entrado al Carlos Belmonte.

La reacción bermellona a este primer -y rápido- golpe fue extremadamente débil, de hecho el Albacete supo hacerse a la perfección con el encuentro, optando por anestesiarlo de raíz desde el primer minuto. Los isleños fueron totalmente incapaces de sentirse cómodos en este nuevo escenario y tuvieron extremas dificultades ya para sacar el cuero del primer cuarto de campo. Esto hizo que los de Luis Miguel Ramis, casi sin buscarlo, se encontraran con un buen número de ocasiones, especialmente desde fuera del área, a pesar de que no llegaron a concretar nunca entre los tres palos y no afinaban más allá que pegarla al palo. Por el otro lado, la presencia ofensiva del Mallorca tendía a la nulidad y únicamente un disparo desesperado y deficiente de Leo Suárez sirvió para apuntar -y con benevolencia- alguna ocasión bermellona en el primer tiempo.

El encuentro llegó con gran rapidez al minuto cuarenta y cinco, sin motivos para quedarse atascado en ocasiones y polémicas hasta el punto de que fue al borde del descuento que se botó el primer saque de esquina, muy mal rematado por Raillo, en un momento en el que el cómputo de tiros a puerta era tan escasamente idéntico como el electrónico de la Avenida de España. El descanso debía servir para reorganizarse mentalmente y salir con un lavado de cara radical al césped, que aún esperaba al Mallorca combativo que se ha permitido el lujo de suspirar por plazas de promoción. La primera de las decisiones fue la de cambiar a un Xisco Campos muy desacertado en el lateral derecho por su morador natural, Fran Gámez, que volvía al campo tras haber sido defenestrado por Joan Sastre.

La cara que mostraron los insulares durante la segunda mitad fue mucho más atractiva, mostrando más empuje y ambición que en la primera. Aún así, la falta de poderío ofensivo, beneficiada también por haber salido sin delantero en el campo del líder, seguía presente y fue necesario quemar la segunda bala antes de la hora de partido, dando entrada a Stojiljković por Baba. No puede decirse tampoco que esta sustitución ayudara mucho en la práctica a cambiar la situación, pero sí pareció envalentonarse el equipo con el paso de los minutos, especialmente Aridai, quien más a la desesperada trataría de encontrar el gol mediante construcciones individuales. Suyo sería el primer tiro a puerta, en el minuto setenta y dos nada menos.

Previamente, Moreno había agotado el último cambio con la entrada de Àlex López por un indolente Leo Suárez, que deberá hacer mucho más para cumplir con las expectativas. Y la vida continuó igual, dando la sensación de que al Albacete con hacer un tercio de lo que hacía el Mallorca le bastaba para sacar oro, y a punto estuvo Acuña de demostrarlo empíricamente, con un tiro peligroso que tuvo que detener Reina. El peligro no se abalanzaría sobre la meta de Tomeu Nadal hasta entrado el descuento, en el que dos jugadas a balón parado consiguieron acercar el cuero en una ocasión que el colegiado decidió cortar por falta de Raillo dentro del área debido a que entre dos defensas le hicieron un sandwich y un tercero le hizo un triple mortal desde la espalda, a él. Una falta pasiva futbolística, sin duda un colegiado visionario, que encima expulsaría a Parera por protestar la acción. Y como todo son malas noticias en la casa del pobre, el Albacete redondearía su fiesta con Susaeta transformando un penalti de Raillo en el 97′ sobre un Febas que había arrancado exaltado hacia la portería.

A pesar del mal cuerpo que deja el choque de Albacete, puede decirse que la situación está mejor que cuando hace cinco semanas advertíamos de un calendario criminal. En estos cinco partidos se ha conseguido recortar a la mitad la distancia con el play-off, además de asegurar un factor determinante para lo que será esta segunda vuelta como la inexpugnabilidad de Son Moix. Naturalmente la gran asignatura pendiente sigue siendo la de las visitas lejos de Son Moix, de las que el Mallorca tan solo ha sacado un empate en las últimas seis. La buena noticia, a pesar de todo, es que el calendario fuera de la isla es benévolo y puede ser corriente a favor. Pero la cuestión es ir partido a partido, y ahora tocará volver a la rutina del mediodía para recibir, en nuestra bendecida casa, a un Lugo hundido que debe ser vencido imperativamente. Pero el rival también juega.

Ficha técnica

Albacete BP: Tomeu Nadal; Álvaro Tejero, Álvaro Arroyo, Gentiletti, Fran García; Susaeta, Dani Torres, Febas; Zozulia (Acuña, 86′), Rei Manaj (Álvaro Peña, 65′), Jérémie Bela (Malsa, 78′).

R.C.D. Mallorca: Reina; Xisco Campos (Gámez, 52′), Valjent, Raillo, Estupiñán; Dani Rodríguez, Baba (Stojiljković, 58′), Salva Sevilla; Leo Suárez (Àlex López, 69′), Aridai, Lago Junior.

Árbitro: Aitor Gorostegi Fernández (Comité de Euskadi) amonestó a los locales Fran García y Dani Torres y al visitante Raillo. Miquel Parera fue expulsado desde el banquillo por protestar las decisiones arbitrales.

Goles: (1-0): Jérémie Bela, 6′; (2-0): Néstor Susaeta de penalti, 90′.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésimo quinta jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, disputado en el Carlos Belmonte ante 11.825 espectadores.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies