Biografía de Leo Franco

Leo Franco
Portero
Nombre: Leonardo Neoren Franco
Posición: Portero
Pie: Diestro
Fecha de nacimiento: 20/05/1977
Lugar: San Nicolás (Argentina)
Estatura / Peso: 188cm. / 79kg.
Temporadas RCD Mallorca: 6
Palmarés:
1 Copa del Rey, Campeón del Mundo sub-20
Leonardo Neoren Franco

Todo el mundo sabe que la época dorada del Real Club Deportivo Mallorca dio inicio con la propiedad de Vitaplan, encabezada por Bartolomé Beltràn.

El ascenso a la máxima categoría del fútbol español y el buen hacer de un desconocido entrenador, un tal Héctor Raúl Cúper, procedente del Lanús argentino, sorprendió a propios y extraños llevando a un recién ascendido a la zona noble de la clasificación.

Posteriormente, en 1998, volvió a cambiar la propiedad y Beltrán dejó la propiedad a Antonio Asensio (conocido por presidir el Grupo Zeta) con Panterkarr 3000.

Probablemente los más jóvenes lo desconozcan, pero el club barralet, a finales de los 90, obtuvo el sobrenombre de «el Mallorca de los argentinos». Carlos «Lechuga» Roa, Gabi Amato, «Mono» Burgos, Óscar Mena o Gustavo Siviero fueron algunos nombres de jugadores que se dieron a conocer y triunfaron en Europa con la elástica bermellona. El artículo de hoy está dedicado a uno de ellos.

Leonardo Neorén Franco Ansío, más conocido como Leo Franco. Un portero alto de la escuela sudamericana. A veces blocaba a una mano y jugaba siempre muy adelantado. En la grada de Son Moix algunos «sempre passaven pena». Afortunadamente era muy bueno en el uno contra uno.

Inicios profesionales de Leo Franco

Sus comienzos en el fútbol profesional se remontan a 1995. En 1997 fue campeón del mundo sub 17 en Malasia y con tan sólo 18 años jugó su primer partido con Independiente de Avellaneda en la Primera División de Argentina donde permaneció hasta finalizar la temporada 96/97.

Tan sólo jugó dos partidos en el club argentino, algo lógico dada su juventud y al estar a la sombra del otrora internacional colombiano Faryd Mondragón.

Leo Franco da el salto a Europa

El 1 de agosto de 1997 recibe la llamada de su compatriota, Jorge D’Allessandro, y da el salto a Europa incorporándose al C.P. Mérida que buscaba la permanencia en la Primera División.

Sin embargo, con 20 años recién cumplidos no disputó ningún encuentro, pero de nuevo aprendió de otro gran portero como fue el «Mono» Navarro Montoya.

En el verano del 98 llegó su gran oportunidad de ser titular. Ficha por el filial del Real Mallorca que jugó esa temporada en Segunda División. Compartió vestuario con jugadores de la talla de Diego Tristán, Albert Luque o Pep Lluís Martí (siendo competencia de Raúl Valbuena).

Empieza como suplente, pero poco a poco se hace con el puesto de titular y, aunque no puede evitar el descenso del club a Segunda B, deja muy buena imagen.

Leo Franco titular y consigue la Copa

Ello supone su promoción a la primera plantilla donde, una vez superado un nuevo escalón, continúa su meteórica progresión. Esta vez lo hace compitiendo con el portero internacional de su país, el peculiar Germán “El Mono” Burgos.

Leo Franco en el Real Mallorca

Consigue disputar la nada desdeñable cifra de 30 partidos, entre Liga, Copa, e Intertoto encajando 36 goles. Un buen balance que deja a la «Ensaimada Mecánica» en 3ª posición en la Liga y cuarto finalista de la Copa de S.M. el Rey.

Completaría tres temporadas más vestido de bermellón y lo haría como titular en grandes plantillas con jugadores como Eto’o, Stankovic, Miguel Ángel Nadal, Ariel Ibagaza o Engonga. Dichas temporadas fueron dispares ya que se conseguirían el 16º, 9º y 11º puesto en liga.

Cierto es que en su segunda temporada se jugó la fase de grupos de la Champions y posteriormente la UEFA hasta los cuartos de final. Probablemente eso pesó en la clasificación de la liga nacional. Y en la tercera consiguió su primer y único título nacional, la Copa de S.M. el Rey 2002-2003 ganando por 3-0 al Recreativo de Huelva en la final.

Estas temporadas, no pasaron desapercibidas para el resto de clubes potentes de España que se interesaron por el cancerbero de San Nicolás de los Arroyos.

Leo Franco ficha por un grande

Leo Franco en el Atlético de Madrid

Finalmente, el Atlético de Madrid que parecía tener muy buena relación con el Mallorca (con quien intercambió numerosos jugadores en aquella época) fue quien se llevó el gato al agua. Llegó en junio de 2004 y con el club colchonero en plena reconstrucción (por el fallecimiento de Jesús Gil tan solo un mes antes), a punto de disputar la Intertoto, en la que ya tenía experiencia.

Estuvo 5 años realizando temporadas regulares rondando el gol encajado por partido disputado.

Leo Franco y su aventura albiceleste

Fue en esta época en la que el espigado cancerbero recibió la llamada de la selección absoluta de su país. En el combinado albiceleste jugó un total de 15 partidos y estuvo presente en el Mundial de Alemania del 2006. Lo hizo a la sombra del Pato Abbondanzieri quien, por lesión, le cedió su puesto en un momento clave. En  la tanda de penaltis en los cuartos de final y ante el conjunto anfitrión, nada menos. Leo, siendo especialista en detener penas máximas y en el uno contra uno, ese día no tuvo suerte y el equipo tuvo que regresar a casa.

Las idas y vueltas de Leo Franco

Leo Franco en el Galatasaray

Ya en 2009 decidió dejar la Liga de las Estrellas y fichó por el Galatasaray turco de donde no obtuvo muy buen recuerdo dado que cometió un importante error en el partido ante su máximo rival, el Fenerbahçe. Disputó 26 partidos en toda la temporada.

La temporada siguiente, la disputó de nuevo en España y en primera con el Real Zaragoza con números discretos. Estuvo 4 años, 3 en Primera y uno en Segunda. Nunca fue titular indiscutible, pues jugó 67 partidos con el club maño en dicho periplo.

En julio de 2014 cruzó el charco de vuelta a su Argentina natal para incorporarse a la disciplina de San Lorenzo de Almagro. Tuvo poca suerte, pues tan sólo disputó 6 partidos en El Nuevo Gasómetro.

Decidió entonces cruzar el charco de nuevo en la dirección opuesta para aceptar la propuesta del Huesca, de la Segunda División española, en la que sería su última temporada como futbolista profesional, la 2015-2016. Disputó 28 partidos con lesiones habituales. El club oscense le ofrece un año más de contrato ya sea como arquero o como parte del organigrama del club y acepta la segunda opción.

Leo Franco, de arquero espigado a entrenador

Leo Franco como entrenador

De hecho, un año más tarde, en el recién abandonado 2018 entrenó al Huesca durante 8 jornadas en su primera experiencia como director técnico.

Leonardo Neorén Franco Ansío, fue un portero que sin duda dejó su huella a todos los que le vimos estirarse sobre el verde.

Sin duda tuvo una larga y exitosa carrera profesional: 485 partidos. 8 clubes. 20 temporadas. 3 títulos. Toda una vida atajando el balón.

Si evoluciona como entrenador tal y como lo hizo de arquero seguro que también ofrecerá mucho al fútbol desde los banquillos.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies