RCD Mallorca 1-0 Real Oviedo: Subidos al último tren

Mallorca - Alcorcon 2018-19Foto: LaLiga

El Mallorca se ha llevado los tres puntos de Son Moix en un gran partido de los de Vicente Moreno, que supieron desmontar a un Oviedo instalado en una segunda vuelta triunfal. Un solitario gol de Estupiñán sirvió para atar en la isla la victoria en un partido de vital importancia para no dejar escapar a una distancia imprudente las posiciones de promoción, a las que aún se aferran los bermellones, conscientes de que los próximos tres meses serán de una crudeza insospechada para lograr el objetivo, que pasa sustancialmente por repetir jornadas como la de hoy contra rivales directos como el Oviedo. La eficacia como camino hacia lo que puede ser algo muy bonito.

El partido arrancaba en Son Moix en una hora anormal, a las 16:00 con una puntualidad británica, lejos de los fantasmas de las 12:00, con incluso alguna zona de sombra sobre el verde. Tras el contratiempo de la semana anterior frente al Elche, todo lo que no fuera una victoria significaba un golpe muy duro a las aspiraciones de los bermellones de play-off, puesto que la sexta plaza podría marcharse hasta los ocho puntos. Y que se presentara el segundo mejor equipo de la segunda vuelta de campeonato no fue un motivo para ver al Mallorca acobardado, sino que desde el primer momento fue a buscarle las cosquillas a Champagne, quien desde pronto tuvo que hacer frente al ataque local.

Con el ánimo de no perder la costumbre de ver goles pronto (en seis de los últimos siete encuentros había habido un gol en el primer cuarto de hora y en el otro se marcó en el 37'), Budimir intentaría destapar el tarro de buenas a primeras, cuando antes de los noventa segundos aprovecharía un pase de Sastre para rematar con el punto de mira ligeramente desviado. Fue el primer aviso que los ovetenses se llevarían, pero a pesar de que la prematuridad del croata llamaba a buscar el acoso desde el principio hasta que cayeran las murallas de los asturianos, el Mallorca supo jugar con cabeza e hizo gala de un temperamento del más alto nivel, sin desgastarse a la desesperada desde el primer minuto ni concediendo al rival, sino que llegando poco a poco y con la suficiente solidez como para imponerse jerárquicamente.

Los hombres de Juan Antonio Anquela trataron de subvertir el orden del encuentro a base de un juego sucio que interrumpiera el dominio insular, pero la jugada fue tan ineficaz como contraproducente, puesto que el único bagaje que se sacó fueron unas amarillas para Alanís y Tejera. Mientras, tanto Lago Junior como Dani Rodríguez lo intentaron apoyándose en las llegadas desde los laterales, pero ninguno de los dos pudo aprovechar su ocasión, tampoco el de Betanzos, a quien el disparo se le elevó mucho más de la cuenta con toda la portería para él y la zaga azulona descuadrada. Justo antes del descanso llegaría una última doble oportunidad para asestar un golpe de gravedad con una falta que se marchó colgada al área, pero esta vez serían dos defensores, Valjent y Estupiñán, los que malograrían las ocasiones.

A pesar de que la esperanza del Oviedo no fuera otra que la de llegar al intermedio para ver si, por arte de magia, se hacía tabula rasa, la segunda parte solo sirvió para certificar el hundimiento. Por si fuera poco, el plan de Anquela se quedó al poco tiempo también trastocado con un cambio inesperado en las filas locales, dando entrada a Stoichkov por Àlex López. Este movimiento, inesperado, acabó por debilitar del todo a los visitantes, que ya no sabían ni cómo les venían encima. El propio Stoichkov y Lago serían los primeros en probarlo, quedándose el marfileño rozando el tanto gracias a un remate que por muy poco no se coló en el arco de Champagne.

Sería con la hora de juego ya sobrepasada que Budimir empezaría a dar una lección, en concreto en el 66' con un despliegue de movimientos que desesperó a un Omar Ramos que tuvo que tirar al de Zenica para frenar su avance. Salva Sevilla botó muy cerrada una falta que el meta despejó a córner, primer aviso. En el saque de esquina repetiría estrategia, teniendo el meta que sacar los puños para desviar otra vez el cuero fuera del campo, segundo aviso. Y ya no más, porque a la tercera el de Berja le cedería el cuero a Estupiñán, que estaba esperando su oportunidad desde la esquina del área, totalmente solo y con toda la tranquilidad del mundo para avanzar y fusilar a puerta, poniendo el primero en el electrónico.

Esto fue el detonante de una revolución táctica en el seno oviedista, que despedía a unos improductivos Omar Ramos y Toché por Saúl Berjón e Ibra y cinco minutos después a un viejo conocido, Joselu, por Javi Muñoz. Este atracón de golpe ni siquiera le hizo cosquillas al Mallorca, que recibió el escándalo de cero tiros en contra, con el agravante de que Joan Sastre se estaba ocupando de toda su banda.  Al contrario, quien redobló esfuerzos fueron los bermellones, con su sonrisa inconformista pero sobre todo empoderados a partir de un Ante Budimir descomunal que no se cansó de dar una lección de fútbol hasta el final del encuentro: regateando, imponiéndose, corriendo y disparando como si sus capacidades físicas fueran mutando en dependencia de sus necesidades. Tan solo le faltó un gol por el que no pudo haber dado más, ni siquiera ni un solo disparo mejor de entre todos los que dio antes de que el colegiado acabara señalando, dulcemente, el final del encuentro.

Esta victoria deja al Mallorca dos posiciones más arriba y le permite recuperar la séptima posición después de las derrotas del propio Oviedo -como es lógico- y del Almería en Gijón. El play-off sigue siendo un sueño muy al alcance por el que, eso sí, se deberá sudar la gota gorda. Para empezar, en el próximo desplazamiento, que será el próximo domingo a las 20:00 en Gran Canaria, para hacer frente a un Las Palmas con nuevo entrenador, Pepe Mel, después de un año en el que no están consiguiendo cumplir las expectativas hasta a 9 puntos del Cádiz. Es por esto que, por mucho nombre que lleve detrás y que el partido sea lejos de casa -radicalmente lejos-, el fútbol ha puesto a cada uno en su sitio y el Mallorca tiene la obligación de partir como favorito en la co-capital canaria.

Ficha técnica del RCD Mallorca 1-0 Real Oviedo

R.C.D. Mallorca: Reina; Sastre, Valjent, Raillo, Estupiñán; Dani Rodríguez (Leo Suárez, 67'), Baba, Salva Sevilla; Àlex López (Stoichkov, 54'), Budimir, Lago Junior (Abdon, 88').

Real Oviedo: Champagne; Viti Rozada, Carlos Hernández, Alanís, Bolaño; Tejera, Ramon Folch, Javi Muñoz (Joselu, 76'); Omar Ramos (Saúl Berjón, 71'), Toché (Ibra Baldé, 71'), Bárcenas.

Árbitro: Álvaro Moreno Aragón (Comité madrileño) amonestó a los locales Estupiñán y Salva Sevilla y a los visitantes Alanís, Omar Ramos, Tejera, Toché e Ibra.

Goles: (1-0): Pervis Estupiñán, 68'.

Incidencias: Partido correspondiente a la 29ª jornada del Campeonato de Liga de Segunda División, disputado en Son Moix ante 8.032 espectadores.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. RCDM.es | Stoichkov: “Siempre es bonito soñar” dice:

    […] El Mallorca está a 2 puntos del playoff de ascenso. Conseguir el ascenso es muy difícil, aunque la plantilla bermellona no ha dejado de soñar con subir a primera. Así lo ha dejado claro Stoichkov: “Siempre es bonito soñar pero sabemos que es muy complicado, con rivales con grandes jugadores pero es bonito soñar”. […]

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies