Córdoba CF 3-2 RCD Mallorca: El colista espanta la racha

Foto: LaLiga

El Mallorca vuelve de vacío y con un duro golpe de su visita al Córdoba, controlada por los locales en todo momento y que se saldó con un 3-2 favorable para el equipo califa. Estos se olvidaron de su condición de colista y fueron capaces de tener bajo su dominio a los bermellones durante prácticamente todo el encuentro, lo que les sirvió para acabar alzándose con un triunfo que más de una vez estuvo bajo peligro. La falta de concentración defensiva, la falta de empuje de manera especial en el primer tiempo y alguna que otra acción clamorosa errada fueron los lastres que empujaron a los de Vicente Moreno a encajar el peor resultado del curso, precisamente en el momento en el que estaba sobre la mesa, en nuestras manos, coger el último tren de la lucha por el ascenso directo.

El partido ya arrancaba de la peor de las maneras posibles, con el Mallorca haciendo revivir el fantasma de los encuentros lejos de Son Moix, que se quería creer que se había dejado abandonado a su suerte en Gran Canaria. Nada más lejos de la realidad. Piovaccari daría un golpe encima de la mesa ya en el minuto cinco de partido, cuando, asistido por Andrés Martín, batiría a Reina con un tiro cruzado pegado al palo que se tornó inalcanzable para el de Villanueva del Trabuco. Todo volvía a oscurecerse, como ya manda algo que es tradicional y que salvo gloriosas excepciones se cumple a rajatabla, y es que el Mallorca, lejos de casa, no aspira a nada.

A pesar del tanto recibido, el Córdoba no dio pasos atrás, sino que justo al contrario, siguió buscando a Reina y Miguel de las Cuevas jugaría un papel capital en la ofensiva verdiblanca, monopolizando el peligro local. A los insulares, por contra, les estaba costando acercarse a la meta contraria y cuando lo conseguían era a cuentagotas y con debilidad. Aún así, cerca del vigésimo minuto, Budimir tendría una ocasión de oro para anular el tanto de Piovaccari, pero el croata se precipitaría en la recepción del pase de Estupiñán y no conseguiría sacar más que un disparo pegado al poste. Por el otro lado, la distancia en el marcador pudo haber aumentado, puesto que Leo Suárez cometió un penalti sobre Andrés Martín que De las Cuevas fallaría, dejando abierto el hilo de vida.

Este error daría una pequeña bolsa de oxígeno para el Mallorca, que comería metros a los andaluces en los últimos minutos haciendo acopio de ocasiones. Dani Rodríguez tendría la mejor, quedándose cerca del tanto pero enviando el cuero ligeramente desviado hacia la derecha ante la tromba de defensas que se le echaban encima. De esta manera, no se pudo alterar el 1-0 antes del intermedio, lo que dejaba a los bermellones en un escenario muy poco deseado, pero con la remontada de Gran Canaria aún en mente y conscientes de que a un buen nivel, o como mínimo al nivel que se llevaba demostrando todo el año, darle la vuelta al marcador era más que posible.

Con tal objetivo en mente se puso leña al fuego, retirando a Baba para que pudiera tener cabida Aridai. Andrés tuvo la primera de las ocasiones, pero esta vez la tónica de la primera parte no se repitió. El peligro estaba brillando por su ausencia, pero de golpe en el minuto sesenta el Mallorca cambió de mentalidad y practicó un asedio corto pero intenso como pocos que abriría una llegada por la derecha que acabaría rematando Lago cerca del gol, a lo que seguiría un pase que caería sobre el marfileño en fuera de juego, lo que el colegiado no vio y permitió avanzar hasta que el cuero le cayó a Aridai en el punto de penalti, una ocasión que el canario no desaprovechó para igualar el electrónico.

La nobleza de los recursos utilizados poco importa a estas alturas, pero poca queja habría por parte de los aficionados del Córdoba, puesto que a los cinco minutos los califales devolverían el golpe con las mismas armas. Piovaccari remataría en posición antirreglamentaria un centro de Álex Menéndez para colar el cuero en la portería de Reina y devolver la victoria a los de Rafa Navarro, que volvían a abandonar el farolillo rojo. Poco durarían las opciones que quedaban de remontada, puesto que el golpe verdiblanco fue doble al anotar en el setenta y tres Miguel de las Cuevas, por fin tras cinco cuartos de hora intentándolo, un golazo de bandera que dejaba poco menos que liquidado el encuentro.

De igual manera parecía considerarlo el Mallorca, que no fue especialmente hiriente en el cuarto de hora que restó. Con los cambios ya plenamente agotados después de las entradas de Abdon y Salva Ruíz, no hubo ningún margen para la modificación, pero aún así se habrió un pequeño halo de luz al borde del descuento, cuando Álex Menéndez insertaría en su propia portería un remate del delantero de Artà. Quedaron seis minutos para lograr el empate, que estuvo muy cerca de producirse en una última traca final en la que pasó de todo: un disparo al larguero de Lago, otro rechazado de Valjent y finalmente un último de Abdon, en un lapso de cinco segundos en el que lo único que no se vio fue el tanto prometido, sentenciando el encuentro a morir en manos del Córdoba.

Esta derrota supone un golpe duro para los mallorquinistas, que con los resultados del viernes y el sábado se quedaban en una condición óptima para asaltar la lucha por la segunda plaza, que de esta manera sigue a una distancia más que respetable. El Mallorca afronta la próxima semana con la tranquilidad que da saberse con los tres puntos ya conseguidos, pero necesitará un pinchazo del Cádiz para regresar a la sexta posición que los andaluces han recuperado precisamente gracias a la expulsión de los roig-i-negres. Quedan treinta puntos en juego y el discurso no ha variado, todas las opciones pasan por trasladar fuera el fortín de Son Moix.

Ficha técnica

Córdoba C.F.: Lavín; José Fernández, Quintanilla, Miguel Flaño, Álex Menéndez; Jaime Romero, Luis Muñoz (Álex Vallejo, 50′), Bodiger, Miguel de las Cuevas; Andrés Martín (Blati Touré, 80′), Piovaccari (Carrillo, 75′).

R.C.D. Mallorca: Reina; Sastre, Valjent, Raíllo, Estupiñán (Salva Ruíz, 64′); Dani Rodríguez , Baba (Aridai, 46′), Salva Sevilla; Leo Suárez (Abdon, 59′), Budimir, Lago Junior.

Árbitro: José Antonio López Toca (Comité cántabro) amonestó a los locales Piovaccari, Bodiger, Luis Muñoz y Jaime Romero y al visitante Estupiñán. Expulsó a Vicente Moreno pero dejó sin efecto tal hecho en el acta, por lo que el valenciano debería poder sentarse en el banquillo contra el Numancia.

Goles: (1-0): Federico Piovaccari, 5′; (1-1): Aridai Cabrera, 60′; (2-1): Federico Piovaccari, 66′; (3-1): Miguel de las Cuevas, 74′; (3-2): Álex Menéndez (p.p.), 89′.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo segunda jornada del Campeonato de Liga de Segunda División disputado en el Nuevo Arcángel ante 8.148 espectadores, un centenar de ellos mallorquinistas.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies