Campeones de tercera ante el eterno rival

Plantilla RCD Mallorca 1979-80Después del importante triunfo ante el Poblense (2-1) en el primer partido de la primera vuelta, los de Antonio Oviedo derrotaron a Binissalem (1-3) y Margaritense (1-0) antes de que el Sporting Mahonés (1-0) truncara una increíble racha de 17 victorias consecutivas.

Los bermellones se resarcieron del traspiés sufrido en Menorca sumando tres triunfos consecutivos -Sóller (2-0), Formentera (1-3) y Ses Salines (1-0)- antes de caer por última vez en la temporada ante el Andratx de Juancho Forneris (1-0). Luego, los barralets fueron capaces de encadenar nueve triunfos seguidos: España de Llucmajor (0-2), Felanitx (2-1), Constancia (0-3), Murense (3-0), Atlético Ciutadella (1-3), Alaior (4-0), Portmany (1-2), Ibiza Atlético (5-0) y Collerense (0-1).

El domingo 25 de mayo, el Luis Sitjar se vistió de gala para acoger el penúltimo partido del campeonato liguero. Y no era para menos puesto que en juego estaba el título que otorgaba el ascenso a Segunda División B. Para más morbo, enfrente esperaba el eterno rival: el Atlético Baleares. Por ello, el club y las peñas organizaron todo tipo de actos en la previa del choque. Así, a las 10.30 horas, una cabalgata compuesta por coches antiguos, las majorettes del Colegio Ramón Llull de Andratx, escuderías de motos y bandas de música, además de aficionados y peñistas, partió del Parque del Mar.

A las 15.30 horas, el mallorquinismo se concentró en la explanada de los Institutos para poner rumbo en masa al estadio. Media hora más tarde, los actos se trasladaron hasta el Luis Sitjar donde los asistentes presenciaron desde bailes regionales hasta suelta de palomas pasando por el lanzamiento de confetti y globos sin olvidar el desfile de las Peñas y de los filiales. Incluso hubo una exhibición de paracaidistas, venidos exprofeso del Para Club de Alcantarilla de Murcia. Según cuentan (un servidor tenía 10 meses), el estadio se vino abajo cuando uno de ellos descendió desde el cielo portando una bandera del RCD Mallorca.

A las 18 horas, dio comienzo un encuentro en el que los equipos filiales realizaron el pasillo a los "mayores". Durante el primer acto, los nuestros dieron un auténtico baño a los blanquiazules si bien encontraron, una y otra vez, la respuesta de un inspirado Capellà. Además, en la única llegada de los visitantes, Vázquez prefirió tirarse al suelo en busca del penalty que continuar la acción. Al filo de la media hora, Pérez desvió al fondo de su portería un centro desde la derecha de Lizoaín destinado a Luis para inaugurar el marcador.

En la segunda mitad, los barralets pagaron su relajación y exceso de confianza cuando en el minuto 71, una falta lateral cometida por Calero permitió a Vázquez conectar un testarazo que batió a Reus ante la pasividad de la zaga. Así pues, durante el tramo final el suspense se apoderó de las gradas del Luis Sitjar frente a un rival con inferioridad numérica tras la expulsión de Pérez por doble amonestación. Sin embargo, el empeño de los de blanco y azul no dio sus frutos. El RCD Mallorca de Antonio Oviedo y Miquel Contestí sumaba el punto necesario para entonar un alirón que les aupaba a Segunda División B

Destacar que los jugadores festejaron la gesta realizando la vuelta olímpica antes de pasear a hombros a su entrenador por el rectángulo de juego. Por otro lado, señalar que la labor del colegiado fue muy protestada. Los locales reclamaron hasta cuatro penas máximas -tres de ellas después de evidentes manotazos- mientras que los balearicos protestaron la acción anteriormente comentada de Vázquez. Además, el señor Doménech anuló un tanto a Luis por un supuesto fuera de juego.

Para los curiosos, destacar que hasta 2017 este fue el último encuentro liguero entre barralets y balearicos, quienes seis años después se cruzaron en la Copa del Rey.

ALINEACIONES:

RCD MALLORCA (1): Reus, Braulio, Iriarte, Silva, Chea, Jaume Bauzà, Gallardo, Mir, Campoy (Calero), Luis (Juanjo) y Lizoaín.

AT. BALEARES (1): Capella, Manolito, Martínez, Pérez, Lillo, Díaz, Serrano, J. Carlos, Correa, Russo (Fiol) y Vázquez (Ruiz).

COLEGIADO: Doménech (colegio balear)

GOLES: 1-0 Pérez en propia puerta (min 30); 1-1 Vázquez (min 71)

Tras el envite, los protagonistas celebraron el ascenso con una gran cena en Son Termens que tuvo su continuidad en la Discoteca Alexandra´s. En la foto de la derecha, observamos la celebración del equipo en la extinta sala de fiestas. En la imagen, aparecen varios jugadores además del Presidente Miquel Contestí, el entrenador Antonio Oviedo, directivos como Caldentey y Pedro Mauri además de mi abuelo Tomàs Jaume. Todos ellos, rodeados por numerosos aficionados.

En la última jornada, nuestro RCD Mallorca solventó el trámite en Porreres con otro empate (0-0). De esta manera, los bermellones acabaron el torneo con 65 puntos, dos más que el segundo, el Poblense. Subrayar que los rojillos ganaron 31 de los 38 partidos disputados, sumando tres empates y solamente cuatro derrotas. Además, anotaron 80 goles mientras que recibieron 21. Destacar la aportación de Lizoaín, máximo goleador con 19 dianas, y de Jaume Bauzà, segundo máximo artillero con 11 tantos a pesar de gozar tan sólo de tres titularidades.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies