Te quiero, mi Reina.

Manolo ReinaDe hermano, de padre, de compañero sentimental, de pareja,… De lo que sea, pero lo que está claro es que Manolo Reina (Villanueva del Trabuco, 1985) es una persona que debería formar parte, obligatoriamente, de la intrahistoria de cada uno. Todos y todas deberíamos de tener un Manolo Reina en nuestra vida. No me las voy a dar de íntimo suyo. No le conozco, no hemos cruzado una palabra en nuestra vida, no me ha dado «like» ni «rt» en ninguna de mis redes sociales. Apenas sé más que vostros de él. Pero lo que deportivamente ha demostrado y el trasfondo que se le adivina personalmente cuando le ves jugar, deja claro que todos deberíamos exigir que contar con un Reina en tu vida fuese un derecho recogido en la Constitución.

Su perfil personal

Su carácter, su capacidad de trabajo, su análisis de la situación, su capacidad para resolver los problemas que se le presentan, su humildad, su sinceridad, su transparencia,… Antes de seguir, quiero dejar claro que no me ha pagado por escribir el artículo ni creo que me esté cegando el amor. Por poner una prueba de ello, podéis fijaros en que aún no he dicho que sea buen portero. Tampoco lo he negado.

El Malagueño, del que han disfrutado sobre todo en nuestro territorio nacional, especialmente en Tarragona, donde llegó a jugar una promoción de ascenso, parece haber alcanzado a sus 35 años su punto de caramelo. Seguramente es como el vino y los años le han ido mejorando. Probablemente, si sus antiguos compañeros del extinto AE Paphos chipriota le vieran jugar, comentarían que está en el mejor punto de su carrera. Porque, lo que ha ganado con los años, le enriquece deportivamente.
No solo hablamos de su pérfil de Spidermán, y no nos referemos a sus capacidades como guardameta (aún no). Me refiero a su perfil de héroe discreto. Capaz de estar y no estar, capaz de estar sin que se note. Hasta que hace falta y aparece fugazmente para intervenir. Entonces puede jugarse el físico para sacar del área un balón que vale un ascenso o, no lo vamos a esconder, para del todo un partido.

El Señor del Tiempo

Porque, no nos engañemos. Cuando el Mallorca gana y a Manolo le tocan dentro del área y veo que se va al suelo, a falta de quince minutos para el final o menos, me levanto del sofá y voy a ver por qué llora el niño. Sé que el tema está más que acabado. Será por su condición física, se estará haciendo mayor o lo que sea,… Nótese la ironía. Pero es capaz de matar un partido sin marcar. Cuando no es eso, es que le molestan los petos de los recogepelotas. Insisto, será la edad que también pasa factura en la visión.

Más de lo extradeportivo

Su aparente capacidad de diálogo sobre el terreno de juego y fuera de él. No lo neguéis, vosotros también disfrutáis cuando al final del partido es él el elegido para hacer ese pequeño resumen que los reporteros piden a pie de campo. Sabes que: (1) no te va a mentir y su análisis va a ser bueno, (2) no te va a vender la moto porque tiene capacidad de autocrítica, (3) no se va a morder la lengua sin que le sancionen de cara a la jornada que viene y (4) le vas a entender. Tú también quieres que le elijan a él, porque sabes que, en el mundo del fútbol, como en todos, aún queda muchas personas sin capacidad para explicarse.

Deportivamente hablando

Poco voy a contar de aquí. Porque ya lo sabéis, porque ya lo habéis visto, porque vosotros también estáis enamorados de él por lo deportivo. Pero sobre todo, porque no quiero que le deis al rt y esto se vuelva viral y todo el mundo sepa lo bueno que es este hombre. Porque si alguien se entera de que este año es el portero de LaLigaSantander que más paradas ha hecho (por detrás de Aitor Fernández). Si alguien llegara a saber que Manolo es el portero que más recuperaciones lleva en esta Liga. Si alguien hablara de su seguridad en el área. Si alguien supiese que antes, cualquier balón al área hacía que tu FitBit, tu marcapasos o cualquier dispositivo capaz de medir o regular el funcionamiento de tu corazón se disparar y ahora lo único que pasa es que retrasas la entrada del Dorito en la boca,…
Insisto. Si alguien llegara a la conclusión de que es bueno portero (que sigo sin decirlo) se lo llevarían. Como termina contrato en el 21, esperando o sin esperar, pagarían y se iría a otro equipo (no mejor) donde tuvieran más dinero. Por eso no voy a decir que es bueno. Si yo de fútbol no sé mucho. Ya lo podrá alguien en comentarios. Yo solo me aburría y, en la tranquilidad de mi confinamiento, me acomodé hacia trás en mi silla de despacho, suspiré y me salió un «Te quiero, mi Reina». Tal vez porque le echo de menos. A él y al resto. No sé si será porque, de una forma u otra, es una frase muy mallorquina, aunque en otro formato y con otro sentido «T’estim, Reina meva».

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies