¿Sabías que hubo un tiempo en que el Bernabéu solo era profanado por el Mallorca?

Madrid 1-5 RCD MallorcaAhora que venimos de un año en el infierno de la 2ªB y que todavía nos estamos relamiendo las heridas que provocó este terrible e imperdonable accidente, os propongo un ejercicio que permita elevar nuestra autoestima y recordar, aunque sé que nunca lo habéis olvidado, la grandeza del escudo al que seguimos con devoción. Vamos a viajar en el tiempo hasta situarnos en los albores del siglo XXI, concretamente al día de Todos los Santos del año 2000. Ese día, aprovechando la citada festividad, hubo jornada de Liga entre semana. El Real Mallorca, con Luis Aragonés en el banquillo, visitaba el Santiago Bernabéu, territorio prohibido hasta ese momento para nuestro equipo. Sin embargo, aquel día, gracias a la astucia del Sabio y al talento y ambición de aquella plantilla, el equipo asaltó por primera vez en su historia el feudo madridista, gracias a los goles del «Caño» Ibagaza y de Carlitos Domínguez. Las alineaciones de aquel histórico enfrentamiento fueron las siguientes…

Resumen del partido Real Madrid 0-2 RCD Mallorca

Real Madrid: Casillas, Geremi, Hierro, Karanka, Roberto Carlos, Sanchís (Morientes), Makélélé, Figo, Munitis (Savio), Guti (McManaman) y Raúl

RCD Mallorca: Leo Franco, Olaizola, Miguel Ángel Nadal, Fernando Niño, Miquel Soler, Marcos Martín (Álvaro Novo), Vicente Engonga, Finidi, Ibagaza, Eto’o (Stankovic) y Luque (Carlos)

Lo curioso del caso es que, después de ese partido, el Real Madrid estuvo ni más ni menos que 49 partidos de Liga sin perder en su estadio o, lo que es lo mismo, dos años y medio sin doblar la rodilla delante de su público. En todo este período, el equipo blanco venció 37 partidos y empató 12, marcando la friolera de 134 goles y encajando únicamente 39. Además, en toda la temporada 2001/02, el Real Madrid logró perforar la portería contraria en todos los partidos que jugó como local salvo en uno, curiosamente contra el conjunto bermellón, en la penúltima jornada, en un duelo agónico en el que nuestro equipo consiguió eludir el descenso a Segunda de forma milagrosa, gracias a ese punto, a un gol de Bruno Marioni en el campo de la UD Las Palmas y a la victoria mallorquinista en el último partido de Liga disputado en Son Moix frente al Real Valladolid.

Pero lo mejor está por llegar. ¿Sabéis qué equipo rompió la imbatibilidad en casa del equipo merengue? ¡Bingo! El día 3 de mayo de 2003, coincidiendo con la visita del Papa Juan Pablo II a la capital de España, el equipo isleño volvía a jugar en el Santiago Bernabéu. Nada hacía presagiar lo que acabaría pasando cuando el genial Ronaldo Nazario inauguró el marcador a los diez minutos de partido. Los seguidores madridistas se frotaban las manos pensando en otra goleada para su equipo. Pero lo que acabó ocurriendo fue una de las mayores gestas que jamás haya logrado el Mallorca a lo largo de su historia. En una segunda parte primorosa, con un fútbol de altura y a pesar de contar con las bajas de Miguel Ángel Nadal y Harold Lozano (dos de los pilares de aquel equipo), el Mallorca fue un vendaval imparable y, gracias a los goles de Pandiani, Eto’o, Riera, Roberto Carlos en propia puerta y Carlos (otra vez Carlitos), acabó humillando al Real y, lo que es aún más destacable, ovacionado por la grada de Chamartín. Lo meritorio de aquella hazaña es que no se doblegó a un Madrid en crisis o en horas bajas sino a un auténtico equipazo, que tenía en sus filas a 3 Balones de Oro (Figo, Zidane y Ronaldo) y que acabaría ganando aquella Liga. Como prueba, basta recordar las alineaciones de aquel épico encuentro:

Resumen del partido Real Madrid 1-5 RCD Mallorca 2003

Real Madrid: Casillas, Salgado, Hierro, Helguera, Roberto Carlos, Makelele, Guti (Morientes), Figo, McManaman (Solari), Zidane y Ronaldo (Portillo)

RCD Mallorca: Leo Franco, Cortés (Campano), Fernando Niño, Lussenhoff, Poli, Marcos Martín, Álvaro Novo, Albert Riera, Ibagaza, Eto’o (Carlos) y Pandiani (Biagini)

Y así se forjó la leyenda del RCD Mallorca en sus enfrentamientos con el Real Madrid, culminada esa misma temporada con la eliminación en la Copa del Rey, la que acabaríamos levantando en Elche, con otra paliza humillante, esta vez en Palma, en el partido de vuelta de los cuartos de final (4-0). Sin duda, podemos presumir de haber sido, aunque solo fuera durante un par de años, la bestia negra del que era y sigue siendo el equipo más laureado de la Historia.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies