¿Sabías que Ángel Pedraza fichó por el Mallorca 2 años después de jugar la Final de la Copa de Europa con el Barça?

Ángel Pedraza con su hijo Marc PedrazaCualquier mallorquinista sabe a día de hoy que uno de los actuales componentes de la plantilla, el mediocampista catalán Marc Pedraza, es hijo del malogrado Ángel Pedraza, el que fuera futbolista del RCD Mallorca durante siete temporadas (1988/1995), en las que disputó la notable cifra de 272 encuentros oficiales, con el añadido de que fue el capitán del equipo en buena parte de ellos. Es muy complicado que Marc pueda siquiera acercarse a los números de su progenitor. Pero lo que ya es imposible es que pueda repetir la curiosa forma que tuvo su padre de aterrizar en la Isla.

Corría el verano de 1988. El Mallorca se preparaba para encarar una dura temporada en Segunda División después de la terrible decepción que supuso el descenso de la máxima categoría, tras una fatídica promoción contra el Real Oviedo, a pesar de contar con un equipo plagado de futbolistas de jerarquía (Ezaki, Chano, Orejuela, Luis García, Higuera, Magdaleno…) que solo un año antes habían rubricado la temporada más brillante hasta entonces de la historia del Club barralet. Para tratar de recuperar el sitio que no debió haberse perdido, el entonces presidente, Miquel Contestí, tiró de talonario y confeccionó una plantilla de auténtico lujo, plagada de futbolistas que procedían de Primera División (Zoran Vulic, Josep Maria Sala, Pascual Luna “Parra”, Guillermo Alcázar, Endika Guarrotxena, Zoran Stojadinovic…). Además de los mencionados, cabe destacar al protagonista de este artículo, el polivalente mediocampista Ángel Pedraza, un fichaje estelar para un equipo de Segunda, habida cuenta de su procedencia y de la enjundia de las competiciones en las que había jugado escasamente unos meses atrás.

A pesar de nacer en una pequeña localidad de la provincia de Sevilla, con apenas dos años su familia decidió emprender rumbo a la Ciudad Condal. Una vez instalados, tras destacar en otros equipos de fútbol base, Ángel Pedraza culminó su formación balompédica en las categorías inferiores del FC Barcelona. Lo que no sabía el futbolista sevillano cuando empezó a entrenar vestido de culé es que iba a pasar a la historia por ser el primer futbolista criado en La Masía (la célebre residencia de futbolistas situada a escasos metros del Camp Nou) en debutar con el primer equipo, cuando aún estaba en edad juvenil, de la mano del legendario Ladislao Kubala, en un partido de la Copa de la UEFA frente al Sliema Wanderers maltés.

Cinco años después, tras destacar en el filial, se asentó en el primer equipo del FC Barcelona, dirigido en aquel momento por el técnico británico Terry Venables, que fue su gran valedor. La temporada 1985/86 quedaría grabada a fuego en la retina de Pedraza por su habitual presencia en las alineaciones y, sobre todo, por llegar a jugar la final de la Copa de Europa (disputó todo el partido) que enfrentó al FC Barcelona con el Steaua de Bucarest. La lástima para Ángel fue que aquella final, contra todo pronóstico, la acabaría ganado el equipo rumano, tras un partido infumable que acabó sin goles y una tanda de penalties surrealista en la que solo se anotó un gol (todos los futbolistas del Barça que lanzaron, entre ellos Pedraza, fallaron). En los dos años siguientes jugó 32 partidos de Liga con el equipo barcelonista. Al finalizar la temporada 1987/88, tras ver que su papel en el equipo empezaba a ser residual, Pedraza optó por cambiar de aires y, cuando todos esperaban que decidiera fichar por algún equipo de Primera, decidió aceptar la oferta de Miquel Contestí y, de esta forma, iniciar su andadura en la isla.

Al poco tiempo de llegar al Mallorca, Ángel Pedraza se convirtió en uno de los hombres fuertes del vestuario. Su carácter afable y sus innegables dotes de liderazgo resultaron fundamentales para cohesionar un grupo formado casi en su totalidad por recién llegados. En su primera temporada, logró culminar el objetivo del ascenso, después de una primera vuelta errática que se llevó por delante al técnico balcánico Ivan Brzic, que fue reemplazado por el entonces hombre de Club, Llorenç Serra Ferrer. Tras el relevo en el banquillo, el Mallorca rubricó una segunda vuelta sobresaliente, que le valió para meterse en puestos de promoción. Por suerte, aquel año la moneda salió cara y, a pesar de perder el partido de ida, el Mallorca doblegó al Espanyol en una calurosa e inolvidable noche de fútbol en el Lluís Sitjar, gracias a los goles de los mallorquines Miguel Ángel Nadal y Gabriel Vidal.

Después de enlazar tres temporadas en la máxima categoría, en las que cabe destacar la Final de Copa del Rey disputada en junio de 1991, Pedraza continuaría vistiendo la camiseta bermellona durante otras tres temporadas, todas ellas en Segunda, en las cuales fue el primer capitán del equipo. En total, como ya hemos comentado al principio, Ángel Pedraza disputó un total de 272 partidos con la elástica del RCD Mallorca (229 de Liga, 39 de Copa del Rey y 4 de promoción), marcando 3 goles, entre los que cabe destacar uno que anotó desde el centro del campo, contra el Atlético Marbella, que supuso el 2-0 definitivo en partido disputado el 28 de febrero de 1993 en el antiguo santuario mallorquinista. Al finalizar la temporada 1994/95, Pedraza decidió colgar las botas, dejando una huella imborrable en la retina del mallorquinismo.

En definitiva, para los de mi Quinta, esto es, los que ya rebasamos las cuarenta primaveras, Ángel Pedraza representa uno de los iconos más notables que hemos visto defender la camiseta de nuestro equipo, uno de esos futbolistas con los que resulta muy fácil sentirse identificado. Es uno de los grandes capitanes que recuerdo desde que tengo uso de razón, junto a Orejuela, Ezaki Badou, Chichi Soler, Javier Olaizola o Nunes, si bien es cierto que a esa lista merece acceder, sin ningún tipo de duda, el actual portador del brazalete, el binissalemer Xisco Campos. Por desgracia, Pedraza es el único de todos ellos que ya no está entre nosotros. Una verdadera pena. Sirvan estas humildes líneas como más que merecido homenaje por toda su entrega hacia nuestro querido escudo.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies