El regreso a Primera División

Cuando un equipo desciende y pierde la máxima categoría, es un duro golpe tanto para el club como jugadores y cuerpo técnico. Impotencia de no haber logrado los objetivos, y que has fallado a los aficionados. Era julio del 2020 cuando el RCD Mallorca certificó su descenso al infierno de la Segunda División, después de una temporada marcada por el parón de varios meses por culpa de la pandemia mundial ocasionada por el COVID-19. A partir de entonces llegaron los primeros problemas para un equipo, que en los últimos años en Segunda División, había demostrado tener serios problemas para estar en la zona alta de la clasificación.

Se fueron jugadores importantes después de acabar sus respectivas cesiones, como fue el caso de Cucho Hernández y Takefusa Kubo. La polémica marcha del entrenador Vicente Moreno, autor de dos ascensos consecutivos y principal responsable de devolver ilusión a una afición que desde el descenso en 2013, solo sabía sufrir. El técnico de Massana firmó con el RCD Espanyol, claro candidato al ascenso y rival directo de los baleares en la pasada temporada en Segunda. Y como no, en el último día del mercado de fichajes, las bajas de Ante Budimir y Juan Diego Molina “Stoichkov”. Ambos jugadores pidieron expresamente su deseo de abandonar el club, en busca de minutos en primera división por parte del serbio, y protagonismo en el caso del gaditano.

Un año en el infierno

luisgarciaplaza2021El director deportivo apostó fuerte por Luis García Plaza para devolver al equipo a la máxima categoría. El técnico madrileño no tardó en hacerse querer por los aficionados. Alegre, directo y con mucho positivismo, fue alimentando de todo eso a un vestuario que a partir de la tercera jornada liguera empezó a creer que si era posible repetir otro ascenso.

Una defensa sólida que unida a un veterano Manolo Reina, resultaron ser un muro de contención para los rivales. Salva Sevilla y Dani Rodríguez demostraron que hay fútbol pasado la treintena, destapando su mejor versión hasta la fecha. Diecisiete jornadas seguidas estuvieron invictos, y en el parón de invierno, estaban en posiciones de ascenso directo y asumiendo el liderato de la Liga SmartBank varias semanas. A falta de pocas jornadas para finalizar el campeonato, el Mallorca volvía a Primera al certificar el ascenso directo junto al RCD Espanyol, con quien lucho hasta el final por ser campeón de Segunda.

Trabajo de Ortells y su equipo

ortells2021Con el equipo de nuevo peleando entre los más grandes de España, toca el trabajo duro en los despachos. El de formar un bloque competitivo y que sea capaz de conseguir la permanencia lo antes posible, y si se puede intentar luchar por algo más. No se podía volver a repetir los errores de hace dos años, cuando se trajeron jugadores sin a penas experiencia, dejando al descubierto algunas posiciones del once inicial como fue el caso del carril izquierdo, sin un lateral puro. En este aspecto parece ser que Ortells ha cambiado la dinámica de fichajes de años anteriores, las incorporaciones de este año al menos por el momento lo demuestran.

Los fichajes

En la portería se ha apostado por Dominik Greif para que sea el competidor de Manolo Reina. Un joven arquero de alta estatura, que ya estuvo en el punto de mira de los baleares en el pasado mes de enero. Sin embargo las negociaciones con su club de origen no llegaron a producirse, y hemos tenido que esperar hasta ahora para tenerlo con nosotros. En defensa dos jugadores con buena experiencia tanto en Primera División y competiciones europeas. Son el caso del veterano Jaume Costa, recién ganador de la pasada edición de la Europa League con el Villarreal, y Pablo Maffeo que además de jugar en la Premier League y Bundesliga, es conocedor de nuestra liga después de dos cesiones al Girona y Huesca respectivamente. En ataque se ha conseguido la incorporación definitiva de Amath Ndiaye, después de estar cedido el pasado curso en Segunda, siendo pieza importante al ser el máximo realizador del equipo con sus 11 goles. El veterano delantero Ángel Rodríguez, que después de jugar las últimas temporadas en el Getafe, consiguiendo buenos números goleadores, se subió al barco del Mallorca para aportar su experiencia al proyecto balear. Rodrigo Battaglia ha sido el último en subir al barco por el momento. El argentino que el curso pasado militó en el Alavés, viene para reforzar el centro del campo junto a Baba. Se espera que de aquí a final de mes, aparezca el último refuerzo que es el de un delantero goleador. A falta de saber si se contará con Daniel Sturridge, muy bajo de forma según Luis García Plaza, el club sigue rastreando un hombre gol.

Kubo para ilusionar

kubo2021p2Pero sin lugar a dudas la mejor noticia para el mallorquinismo, ha sido esta semana el regreso del japonés Take Kubo al conjunto balear. El jugador nipón ya estuvo hace dos temporadas, en el regreso a Primera, dejando unas buenas sensaciones dentro y fuera del campo. Muy querido por la afición, que le hizo sentir como en casa desde el primer día, Kubo no ha dudado ni un momento en regresar a Mallorca. Con mucha más experiencia, tras su paso por el Villarreal y Getafe la pasada temporada, está llamado a ser el jugador referencia del equipo de Luis Garcia Plaza.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. RCDM.es | Kubo y Battaglia llegan a Mallorca dice:

    […] « El regreso a Primera División […]

* Campos obligatorios

RCDM.es - Blog del Real Club Deportivo Mallorca

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies