Una de las máximas más reconocidas en el ámbito balompédico dice que el fútbol es un deporte de errores, y que para que un equipo gane su contricante debe haber cometido algún fallo. La prueba más evidente de ello la hemos tenido hoy en el estadio José Zorrilla, el Mallorca ha salido muy decidido, casi en tromba a por la victoria, hasta el punto que por momentos ha encerrado al Valladolid. Webó ha tenido varias ocasiones espléndidas que demuestran su gran momento de forma, Arango estaba más activo que nunca, Varela llegaba a todos los balones antes que el contrario, y la defensa se mostraba fuerte y contundente, el nivel de activación era máximo y todos demostraban la ambición que hemos hechado en falta en otras ocasiones, pero el equipo Vallisoletano, se ha llevado el partido por tres goles a cero, sin ser superior y simplemente con mostrar orden defensivo y estar atento a los fallos rivales.

Es difícil personificar al culpable de la derrota, muchos dedos apuntarán hacia Lux, sospechoso habitual, sin duda (y pese a que según mi opinión ha tenido muchas acciones de mérito en la tarde de hoy), ha errado en el bloqueje del primer y segundo gol, propiciando el remate a placer del atacante rival. También ha errado gravemente el árbitro, que ha concedido dos goles ilegales, uno de ellos (el tercero), ignorando completamente al linier, situado en una posición óptima, que ha señalado el fuera de juego. También  la defensa ha acumulado muchos méritos paras ser merecedora del título de culpable de la derrota, ha empezado sólida y aportando en ataque, pero que no ha tenido la determinación suficiente como para cortar las posibilidades de rechace en los dos primeros goles y el error imperdonable de quedarse parados pidiendo el fuera de juego sin que el árbitro hubiese hecho sonar el silbato. Además, a esto hay que añadir el hecho de que el ataque, pese a la gran presencia que ha demostrado en el área contraria, no ha encontrado la manera de meter un gol que nos enchufase al partido.

 

Un tercio de liga y aún no hay esquema.

Es muy preocupante el hecho de que tras la decimotercera jornada de liga aún no podemos recitar nuestro equipo titular. No es buena señal el hecho de que Manzano aún siga haciendo probaturas, dando oportunidades a jugadores que no han demostrado aportar demasiado al equipo, cambiando la pareja de centrales semana tras semana, alternando a los delanteros titulares, dudando entre el doble pivote, el rombo, jugar con un delantero o con dos, jugar con dos hombres de banda a pierna cambiada o su posición natural... el objetivo es construir un bloque definido, sólido y compenetrado, los cambios constantes en la alineación (por mucho que tengamos trece jugadores nuevos) afectan al rendimiento del grupo, dificulta que se creen automatismos e invalida lo trabajado en semanas anteriores.

Siento verdadera envidia por otros equipos que presumiblemente tienen un potencial menor al del Mallorca, pero que presentan semana tras semana un bloque definido, trabajado y compacto, con una alineación fija dispuesta a explotar sus virtudes, y con un grupo confeccionado  a medida de las necesidades que presenta su juego y siempre dentro de sus posibilidades. El Mallorca, por contra, presenta un equipo descompensado, con tres jugadores para ocupar la posición de medio izquierdo y solo uno para la de medio derecho, además, goza de cuatro delanteros cuando en la mayoría de partidos sólo jugamos con uno, y para una posición crucial para nosotros como es la de mediapunta, solo nos encontramos con Jurado.

 

No hay un goleador de referencia.

Desde que el Mallorca ascendió hace ahora once años, en casi cada temporada hemos disfrutado de un delantero referencia al que confiar la tarea de marcar, o en su defecto un centrocampista que se destapase como goleador: Amato, Dani, Tristán, Luque, Eto'o, Jankovic, Güiza, Luis García... todos eran referencias en el ataque, y con la aportanción del resto del equipo se conseguía una cantidad de goles suficientes como para lograr los objetivos, y dependiendo de la capacidad defensiva, esos goles marcados otorgaban más o menos puntos. Este año, en cambio, ni siquiera podemos decir quién es el delantero titular: Aduriz, uno de los traspasos más caros de nuestra historia, pelea mucho, pero solo ha marcado en dos partidos, Webó es un delantero que aporta más trabajo que goles, Trejo aún no se ha estrenado en esta temporada y Keita no está disfrutando de demasiados minutos.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Paco_Bahia dice:

    Y seguirán pasando las semanas, y no habra un esquema claro. Sigo pensando que hace falta mucho ”curro” táctico para sacar adelante los partidos. Con 4 jugadas y un par de faltitas no vamos a ganar un partido, o quizás si, pero no llegaremos muy lejos… Hay que reforzar la defensa, y a partir de ahi, salir adelante. Da igual que arriba lo intentemos sin parar, si nos llegan una vez y nos hacen gol…
    Aun hay solución a todo esto, y estoy seguro de que Manzano dará con la clave.

    Saludos!

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.