El fútbol no es solo un deporte, algo ya sabido desde hace tiempo. Se ha convertido en la religión del siglo XXI, en un negocio en el que los equipos facturan más que poderosas multinacionales y todo ello rodeado de tópicos, frases, dichos que lo confieren de una sabiduría popular por todos los aficionados conocidas. Quizá para alumbrar y buscar su hueco, los entrenadores actuales tratan de complicar lo simple, realizar cambios extraños y tratar de dar con la tecla que les permita lucirse. Ayer Mallorca y Valencia empataron a uno. Un resultado justo en un partido en el que habría que mirar a los banquillos y preguntarse muchas cosas. Dio la sensación que no estuvieron acertados y el fútbol caprichoso, otorgó las tablas. Evidentemente, y estos puntos valen su peso en oro  y hacen que los bermellones vuelvan más contentos y pasito a pasito siguen viviendo en la zona alta y acercándose al primer objetivo de la salvación. Más allá se antoja complicado aunque casos más extraños se han dado.

Decía lo de los banquillos porque ayer el resultado del empate fue a causa de los dos entrenadores. Es innegable que las salidas del Mallorca ha sido a estadios complicados (Mestalla, Camp Nou, Calderón, El Madrigal) y que los equipos recibidos en casa son de la liga del Mallorca y por tanto asequibles, aunque no es nada sencillo encadenar seis victorias consecutivas como local. Los constantes cambios de alineación a domicilio, tratando de reforzar el medio del campo no están logrando resultados de mayor seguridad atrás. Además, Borja Valero, el único jugador con capacidad de jugar la pelota e iniciar los ataques queda desaprovechado en la banda. De todas maneras, siendo justos, ayer fue de los días que más cerca estuvo el Mallorca de salir beneficiado del planteamiento de Manzano.  El Mallorca estuvo esperando bien plantado atrás, al Valencia le costó adelantarse en el marcador y lo hizo en un fallo de marcaje en un córner no en jugada. Minutos antes, el Mallorca dio un susto importante a la portería de César. Josemi lanzó una falta al borde del área que se marchó por poco. Sí, sí, Josemi. La carencia de lanzadores de faltas en este equipo es tan alta que fue el lateral derecho el que probó fortuna. Pero a la jugada siguiente, y en un saque de esquina mal defendido Villa puso el 1-0 y la sensación de ponerse muy cuesta arriba el partido para los bermellones.

Los de Manzano no agobiaron prácticamente a los ches. Tampoco el Valencia daba la sensación de tener el partido cerrado pero no pasaba apuros. El Mallorca tampoco disponía de un repertorio mucho más amplio. El cambio para dar entrada a Julio Álvarez y poner dos extremos de verdad y a Borja en su sitio se hizo esperar y encima, los extremos se situaron a pierna cambiada, algo muy de moda en el fútbol actual y que está bien para buscar el disparo desde lejos pero ni Julio ni menos aún el Chori Castro parecían sentirse cómodos. El Valencia mientras tanto siguió a lo suyo, que fue intentar matar el partido a la contra. Pero en estas se encontró con el autentico sostén del Mallorca esta temporada. Aouate no solo es un guardameta de garantías, es un autentico porterazo, completo en todos los aspectos, valiente y que aporta una seguridad inmensa. Moyá, desde el banquillo valencianista debía ver a su sucesor y seguramente pensase que tampoco tendría sencillo ser el titular con los baleares. Villa, Mata, Pablo Hernández chocaron con el guardameta israelí. Y cuando Aouate no pudo hacerlo, fue el poste el que decidió que el balón no entrase en un disparo de Joaquín.

[adsense]

Uno de esas tópicos futbolísticos parecía tomar forma "quien perdona, lo acaba pagando" y Emery empezó a temerse lo peor al ver que su equipo no sentenciaba. En otro ataque de entrenador comenzó a meter defensas. Es difícil de justificar el quitar a Pablo Hernández, un extremo, para dar entrada a Alexis, un central. Y encima Marchena ya se había despojado del chándal para saltar al césped y acabar el partido con cuatro centrales naturales, un planteamiento comprensible en un equipo pequeño enfrentado a un rival grande o en una eliminatoria que se consume con un resultado ajustado, pero inaceptable para un poderoso Valencia que quiere llegar a la Champions y más jugando en Mestalla. En estas, el Mallorca con las líneas más adelantadas y con un Chori reubicado a la izquierda, donde sabe jugar, se mostró más incisivo. Y en una jugada, Bruno que hasta el momento había actuado con mucha seguridad cometió un penalty absurdo. Saltó a lo loco y arrolló al Chori Castro que ni tenía posición peligrosa ni el balón controlado. Los jugadores del Valencia protestaban pero antes que hablar con el árbitro deberían dirigir sus quejas a su compañero Bruno. Borja Valero no desaprovechó la oportunidad y puso el empate que resultaría definitivo.

En los últimos cinco minutos, y con las prisas como malas consejeras el Valencia trató de recuperar los dos puntos que acababa de dejar escapar. Marchena tuvo que volver al banquillo y quedarse con las ganas de jugar unos minutos y Zigic se convirtió en el salto de fe de Emery. Pero el partido ya estaba terminado. Solo daba para encontronazos, peleas sin sentido y pérdidas de tiempo. En estas Aouate y Villa, que anteriormente habían tenido un choque en el que el portero necesitó asistencia, tuvieron más que palabras, y vieron la tarjeta ambos, el asturiano en otra jugada y ya habituado a estas lides, probó dejarse caer en el área con la posterior bronca de Ramis y Nunes, Bruno, quizá frustrado por su grave fallo,  no dudó en agarrar del cuello al Chori Castro que corría con la pelota pese a estar el juego detenido tratando de desperdiciar unos segundos más, y que debería haberle costado cuanto menos otra amarilla, Webó que había salido como solución ofensiva se convirtió en el marcador de Zigic y el serbio también probó el hacerse el golpeado en el área mallorquinista buscando alimentar dudas en Iturralde y que concediese otro penalty. Por ello también se ganó la tarjetita y puso fin al partido. Un nuevo punto a la saca y el Mallorca que pese a no ganar fuera de casa sigue sumando. Europa es un cantar que suena muy lejano pero ya está conseguida prácticamente la mitad de puntos necesarios para la salvación.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Juan Antonio dice:

    Podimos haber perdido..auqnue también ganado ehh, porque Castro en la primera parte encaraba sólo a César y el control se le marcho largo sino era un uno contra uno…Este año tenemos fortuna k nos ha faltado otros años.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies