Cuando a principio de temporada veíamos a Marcus Cooper y a Sete Benavides remando en la campaña de socios ideada por Jaume Colombàs, se desprendía un mensaje claro, contundente y, sobre todo, eficaz: vamos a tener que luchar contra las adversidades que se nos vienen encima en Segunda B. O en otras palabras, que “tocaba remar”.

La temporada empezó de la mejor forma posible, llegando a estar a ¡¡¡13 puntos!!! del segundo clasificado, rompiendo récords de la categoría con un equipo totalmente recompuesto y paseando el nombre del Real Club Deportivo Mallorca al lado del Manchester City y del Barcelona gracias a la imbatibilidad de la que gozábamos hasta la semana pasada. Ni en mis mejores sueños.

Si a mí me llegan a decir, tras varias temporadas paseando sobre el alambre del abismo en Segunda (y el consecuente descenso), que el Mallorca iba a acabar invicto la primera vuelta y que en la jornada 21, tras una mala racha de 6 partidos, íbamos a seguir líderes a 4 del segundo, me hubiera dado con un canto en los dientes. ¡Qué maravilla!

¿Acaso alguien remaría en una cascada que baja con fuerza y que hace que la piragua avance sola y a toda velocidad sin esfuerzo alguno? ¿Pedalerías en una bicicleta que va como un rayo en una cuesta abajo? Escondes los pies y recuperas energía para cuando la vuelvas a requerir. 21 jornadas con el viento a favor, con la corriente a favor, con la cuesta a favor. 21 jornadas sin necesidad de hacer esfuerzo alguno. 21 jornadas de positividad dejándonos llevar. No tocaba remar.

De repente, se nos viene encima una corriente en contra, una montaña que ascender en cuesta y toda aquella energía que has podido reservar necesita ser usada. Ahora sí necesitas remar con más fuerza que nunca, ahora sí debes pedalear, porque sino no alcanzarás nunca tu objetivo.

Querido mallorquinista que no hace más que ponerse en contra del equipo, que no hace más que pitar. Critica con libertad, pero si lo haces, que sea constructivamente. ¿Cómo va a jugar bien alguien al que SIEMPRE le dicen que lo hace todo mal? ¿Acaso haríais bien vuestro trabajo con confianza nula de vuestro jefe y de vuestros compañeros? ¿Cómo podemos esperar que Pol haga algo bien si se le pita cada vez que toca la pelota? ¡Es imposible!

Pitar a tu equipo cuando va líder de la categoría es ser corriente en contra, es ser parte de la cuesta con pendiente pronunciada, es ser una fuente de negatividad que nadie necesita. Es ahora cuando debes aplicarte el cuento de aquello que tanto te gustaba a principio de temporada, es ahora cuando TOCA REMAR. Navegar con el viento a favor sabemos hacerlo todos.

El sábado se abren las puertas de Son Bibiloni para apoyar al equipo antes del crucial partido ante el Baleares. ¿Vas a quedarte en casa esperando a que vuelva la corriente a favor o vas a salir a remar y a hacerle creer a estos jugadores que esta pequeña cuesta se puede subir?
No somos conscientes de la suerte que hemos tenido de poder ir tantas jornadas con el piloto automático, pero eso se acabó y si queremos volver al camino correcto no queda otra: toca remar. De verdad y todos juntos. Rememos.

toca remar

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco dice:

    Toda la razón. A principio de temporada todos hubiéramos firmado estar ahora líderes a cuatro del segundo. El problema es que el equipo no juega bien y que llevamos 5 puntos de 18 posibles.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies