IMG_20170417_000449
Foto: LaLiga

Ficha técnica

Real Zaragoza: Ratón; Isaac, Marcelo Silva, José Enrique, Cabrera; Zapater, Javi Ros (Jesús Valentín, 79'), Edu Bedia (Cani, 63'), Lanzarote, Pombo (Edu García, 85'); Ángel.

R.C.D. Mallorca: Santamaría; Campabadal, Yuste, Pleguezuelo, Oriol; Vallejo, Zdjelar, Culio (Salomão, 61'), Lago (Pol Roigé, 79'); Brandon, Lekić (Óscar Díaz, 61').

Árbitro: Adrián Cordero Vega (Comité de Cantabria) sacó amarilla a Brandon Thomas y amonestó a Sergi Barjuan.

Goles: (1-0): Ángel, 37'.

Incidencias: Partido correspondiente a la 34ª jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División disputado en La Romareda ante 15.180 espectadores, una quincena mallorquinistas. Juan Emmanuel Culio fue objeto de insultos por parte de los aficionados zaragocistas por sus famosas declaraciones tras su ascenso con la UD Las Palmas. Al final del partido, en las calles de la capital aragonesa, Julio Pleguezuelo y Maheta Molango argumentaron con la hinchada desplazada.

Resumen

El Real Mallorca ha conseguido reeditar el bochorno que lleva ofreciendo durante meses por todos los campos de la Segunda División. Ha alcanzado en Zaragoza el noveno partido sin ganar y el tercero sin anotar, reflejando en el césped los números que otorgan a la actual plantilla bermellona el récord de ser el peor equipo de los últimos siete lustros. La defensa a balón parado volvió a ser el tendón de aquiles de los mallorquines, ya que el gol vino a raíz de un saque de esquina que remató Ángel en una acción calcada a la del gol del Alcorcón hace dos semanas.

El inicio del partido parecía tan solo un mal arranque, una mala primera toma de contacto, pero no fue nada más que un resumen del partido: los de Barjuan estaban totalmente encerrados en campo propio -por incapacidad más que por voluntad- y regalaban una cantidad de balones desproporcionada a los locales en zona de peligro. La única jugada a la que parecían aferrarse los isleños era a buscar el contraataque por arriba, pero el balón caía a quince metros de distancia del jugador más cercano.

El Mallorca cometía errores que hasta para un prebenjamín serían insultantes, la diferencia de presión quedaba palpable en el margen de error del que disponía cada conjunto a la hora de conducir la pelota: los blanquillos caían y se tropezaban y aún así conservaban la posesión mientras que sus oponentes no conseguían transformar ni los pases con menos riesgo. Y en el 35' llegaría la puntilla, un córner en el que Campabadal hizo un marcaje nulo a un hombre no muy alto como Ángel, Santamaría se quedó en medio del camino entre dos aguas y Yuste hizó un intentó de despeje más que defectuosos y el remate del delantero canario se coló en el arco bermellón. No sorprendió a nadie, per le dolió a todos.

La reacción a la desventaja por parte de los rojinegros fue muy tibia, no llegaron a estirarse sobre el verde lo que suele ser normal tras encajar y siguieron igual de impotentes por mucho que los de César Láinez se tiraron atrás y dejaron hacer durante toda la segunda parte y hasta con este plan de inofensividad llegaron a poner entre la espada y la pared a los bermellones, que se aferraban a una genialidad aislada de Lago o el recién ingresado Salomão para sumar algún punto. Sergi acabó por destrozar todas las opciones sacando del campo a Lago Junior, único peligro de los once titulares, para dar ingreso a Pol Roigé junto a la vuelta de Óscar Díaz, desubicado durante la media hora que jugó. Y acabó como tenía que acabar: con victoria para el Zaragoza que debió ser más amplia.

Restan 24 puntos por jugar en la Liga 1|2|3 y el Mallorca debe sumar 18 para alcanzar los 50 que suelen dar la permanencia. El día del partido contra el Córdoba, el domingo, se cumplirán 106 días (14 jornadas) con solo una victoria barralet en total, y tendrá que ganar al menos 5 partidos de 8 para conseguir el medio centenar, perder tan solo 2 de 8 significará la imposibilidad matemática de llegar a la cifra señalada. Estas cifras no son tan solo surrealistas para un equipo tan hundido en la clasificación, sino que implican una media de puntos por partido (2,25/3) inalcanzable hasta para el todopoderoso Levante. La Segunda B es una realidad cada vez más próxima y que este hecho sea oficial es solo cuestión de tiempo. Las posibilidades son ultrareducidas y los partidos ya se empiezan a plantear como un puro trámite ante el único deseo de que la agonía acabe cuanto antes.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.