Son Moix vuelve a vivir una noche aciaga en la que el Mallorca ofreció su peor versión ante un Sevilla que encaró la eliminatoria con casi todos los titulares.

Urge un cambio en el Mallorca ya. Quizá haya llegado el momento de que Joaquín Caparrós presente su dimisión. A lo mejor no es el culpable de la situación, pero sí es responsable de no saber sacar a su equipo del atasco en el que se encuentra desde finales de septiembre.

La imagen dada por el Mallorca fue tan mala que parte del público presente en Son Moix, en lugar de apoyar o protestar de otra forma, se dedicó a hacer la ola en señal de ironía por el pésimo juego del equipo. De hecho, las alineaciones iniciales fueron un claro indicador de cuál era el grado de importancia que daba cada entrenador a esta competición. Mientras que Míchel puso prácticamente a todo el equipo titular, Caparrós devolvió a Arizmendi, Fontàs, Kevin o Anderson a la titularidad, y eso que el brasileño se quedó fuera de la última convocatoria.

Las cosas podrían haber cambiado bastante si Arizmendi hubiera aprovechado el mano a mano que tuvo ante Palop en el minuto 10, pero su disparo impactó en el cuerpo del portero. Poco después Álvaro Negredo adelantó a los andaluces tras ganar a Aoaute y a varios defensas en el salto y rematar de cabeza un córner botado por Rakitic. Cinco minutos más tarde, en el 17, el propio Negredo remató a bocajarro un centro de Manu Del Moral para poner el 0-2.

El marcador y la tensión en la grada se incrementaron antes de la media hora, cuando Medel aprovechó una asistencia de Navas para poner el 0-3. Sin respuesta, sin intensidad y sin ocasiones, el Mallorca se encontró con un penalti a favor. Fazio derribó dentro del área a Arizmendi, pero Giovani marró la pena máxima, por culpa de una buena parada de Palop.

El descanso dejó oír la primera sonora pitada de la noche por parte de los menos de 5.000 espectadores que acudieron a Son Moix. Pero la cosa no hizo más que empeorar para los locales. Lejos de salir a morder, se repitió el guión de la primera parte: dominio absoluto del Sevilla en todas las facetas del campo. Fruto de ello, llegó el cuarto gol a los tres minutos de la reanudación: Botía remató de forma acrobática una pelota a la que no llegó Del Moral.

El “broche de oro” se encargó de ponerlo un mallorquín de nacimiento: Luna, quien envió a la red otro buen pase de Jesús Navas. El árbitro no dejó jugar ni un segundo más allá del 45, y con el pitido final, la afición silbó a sus jugadores como hacía mucho tiempo que no se recordaba en Son Moix.

Conclusiones

Imagen penosa y lamentable del Mallorca. En un partido en el que poco tenía que perder, supo empeorar más todavía la situación y encarar con mayor ansiedad si cabe el próximo partido de Liga ante el Athletic de Bilbao.

Valoraciones

Aouate: 0
Nsue: 1
Geromel: 0
Anderson: 0
Kevin: 0
Martí: 0
Fontàs: 0
Arizmendi: 0
Marc Fernández: 0
Alfaro: 0
Giovani: 0
Cristeto: 1
Bigas: 0
Brandon: Sin calificar

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. moe dice:

    Que un equipo de Caparrós no juege bonito, pase. Que un equipo de Caparrós no corra y le meta ganas tiene que ser por algo.

  2. Juan Fernando Jofre Aguilo - Facebook dice:

    No se podia despreciar la copa peor si tuviesen un dedo de verguenza darian cara los directivos y rechazar la cena

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.