Foto: LaLiga

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Parera; Joan Sastre, Raíllo, Miguel Núñez, Pierre; Pol Roigé (Ferran Giner, 62'), José Ángel, Álex Serrano (Salva Sevilla, 69'), Rufo; Fernando Cano, Cedric (Àlex López, 83').

Lleida Esportiu: Diego; Aitor, Valiente, Andriu, Eneko; Trilles, Moustapha, Javi López (Radulovic, 80'), Iván Agudo (Muñoz, 63'), Musa; Marc Nierga (Pumar, 72').

Árbitro: Iván Caparrós Hernández (Comité valenciano).

Penaltis: (1-0): Marca Rufo (1-1): Marca Trilles (2-1): Marca Pierre (2-2): Marca Pumar (2-2): Falla Cano (2-3): Marca Mussa (3-3): Marca Àlex López (3-4): Marca Andriu (3-4): Para Diego el tiro de Salva Sevilla y pasa el Lleida.

Incidencias: Partido correspondiente a la 2ª ronda de la Copa del Rey disputado en el Estadi Municipal de Son Moix ante 3.602 aficionados, la práctica unanimidad mallorquinistas.

Resumen

El Mallorca fue eliminado de la Copa de España después de caer en los penaltis ante un Lleida que durante todo el partido se dedicó a jugar a contrapié de los bermellones, sin asumir la iniciativa en casi ningún momento y aferrándose desde el silbido inicial a la hipotética suerte de las penas máximas. Acaba de esta manera el mayor dolor de cabeza para todos los equipos humildes que se ven abusados y discriminados por el actual sistema de competición, absolutamente injusto con el fútbol humilde, el que solo presenta unos alicientes ridículos al llegar a dieciseisavos. Ahora ya están todas las luces enfocando al principal (y único) objetivo del año: la vuelta a la Segunda División.

Desde que dio inicio el choque, los de la Terra Ferma se plantaron sobre el siempre espectacular verde de Son Moix con la intención de buscar la eliminatoria en un desastre defensivo puntual de los locales o, en su defecto, con acierto en los penaltis. Con esta pasividad de los de Gerard Albadalejo, al Mallorca no lo quedó otro remedio que empezar jugando con el dominio del balón y sin encontrar espacios por el repliegue azulón, por lo que toda intentona de internada era estéril. Entre la soporiferidad del encuentro y la nula importancia de la competición, se pudo apreciar una nueva variante empleada por Vicente Moreno, en la que José Ángel parte en el centro del campo y puede retrasarse hasta la posición de central, empujando a Núñez al lateral izquierdo y este a Pierre arriba.

Tanto control de la pelota por el mismo equipo empezó a debilitar a los catalanes pasado el cuarto de hora, cuando la concentración ya se había mermado de manera evidente y los bermellones pudieron desplegarse sobre territorio comanche. En este inciso dentro del monótono partido, se pudieron ver sucesivamente las dos únicas ocasiones del partido y ejecutadas ambas por Cedric: un disparo a centro de Rufo que tras impactar en un defensor se perdió por línea de fondo cerca del poste y, un minuto después, el nigeriano daba de lleno en el palo. Este susto espoleó a los adormecidos ilerdenses, que ya movieron fichas al ataque a partir de entonces, pero sin exigir nada durante la primera parte a Parera, que llegó más fresco a la tanda de penales que los aficionados, que suficiente tenían con no quedarse dormidos y montar una roncada general que silenciase a los Supporters.

Una vez superado el descanso, claro reflejo de lo que es la idiosincrasia de la Copa del Rey con gente cenando cruasanes, empezó un segundo tiempo mucho más animado por las ganas de más -respecto a la primera parte- que le pusieron los dos conjuntos aunque la producción de peligro se desplomó, por mucho que pareciese imposible. Tan solo algun disparo lejano que se marchaba pasado de rosca buscando el arco de Diego pudo hacer sombra a la que tuvo Cano en el punto de penalti, que con todo para marcar esperó demasiado y le robaron el cuero. Esta segunda parte fue el momento del debut de Ferran Giner y Salva Sevilla con la camiseta del Mallorca, teniendo un estreno con muy buenas sensaciones. El primero hizo todo lo que pudo creando peligro por la banda izquierda y el almeriense impuso respeto a balón parado aunque por mucha ayuda que dispusieron, fue inevitable llegar con el empate a cero en el marcador al final del tiempo reglamentario.

Una convocatoria muy reducida de Moreno, con tan solo cuatro jugadores de campo en el banquillo, hizo que tuviese que entrar a jugar toda la prórroga Àlex López, con una posición ligeramente más retrasada, sustituyendo a un Cedric que parece que aún no acaba de despertar y que desperdició la que parecía que era su última gran oportunidad para mantenerse en el once. Durante esta prolongación, muy traumática para los 3.600 asistentes al campo, la dinámica de ocasiones volvió a sufrir una recaída por culpa de la dejadez de los peninsulares, que firmaron incondicionalmente la prórroga a falta de media hora por jugarse y contra lo que no pudo hacer nada Vicente Moreno, que disponía de un equipo sobre el césped más próximo a Tercera que a Segunda A por culpa de este desbarajuste copero, por lo que se fue inescrutablemente hacia la primera tanda de penaltis del primer equipo del Mallorca en Son Moix.

La tanda ya empezó de la peor manera posible, con el sorteo ganado por los blanquiazules, por lo que los disparos se efectuarían en el gol sur, alejados del caliente fondo norte. El Lleida había hecho uso de todas sus armas para que llegar a donde estaba, por lo que se limitó a estar impecable desde los once metros, sin fallar ni un tiro. Tras esta imagen de perfección se escondió un Mallorca mucho más titubeante y nervioso que se sabía con mucho más que perder que ganar después de todo lo visto durante dos horas. Un fallo de Fernando Cano -reincidente tras el Ciutat de Palma-, que envió muy alto el cuero en la tercera serie y otro, el definitivo, de Salva Sevilla en la quinta, blocándolo el arquero rival, condenaron a los isleños, quienes ofrecieron mucho más pero erraron gravemente en un planteamiento al que es prácticamente imposible acercarse en este tipo de encuentros y acabaron eliminados a las primeras de cambio del torneo del KO. Son Moix no tendrá tiempo para descansar porque este mismo domingo al mediodía recibirá la visita del Atlético Saguntino en la cuarta jornada de Liga, lo importante de verdad, donde no habrá experimentos con gaseosa.

El 1x1

Parera: 5, Desapercibido.

Joan Sastre: 5, Irregular.

Raíllo: 7, Líder de la defensa.

Núñez: 5, Irrelevante.

Pierre: 6, Lo intentó.

Pol Roigé: 4, Ni en Copa.

José Ángel: 6, Correcto en todas las facetas.

Álex Serrano: 5, Desapercibido.

Rufo: 6, Hambriento.

Cano: 4, Tuvo la eliminatoria.

Cedric: 4, Pol Roigé (bis).

 

Sustituciones:

Ferran Giner: 6, Aportó pero sin constancia.

Salva Sevilla: 6, Estreno sin sal.

Àlex López: 5, Sin protagonismo.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies