IMG_20170611_004409
Foto: Martín Comas

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Cabrero; Juanjo, Yuste (Cedric, 70'), Pleguezuelo, Saúl; Álex Vallejo, Juan Rodríguez (Ansotegi, 53'), Lago, Moutinho, Angeliño; Brandon (Culio, 88).

Getafe C.F.: Guaita; Peña, Damián, Gorosito, Cala; Lacen, Paul Antón, Fuster (Emi, 77'), Alvaro Jiménez (Facundo, 65'), Chuli (Jorge Molina, 65'); Scepovic.

Árbitro: Pablo González Fuertes (Comité asturiano) amonestó al visitante David Fuster.

Goles: (0-1): Stefan Scepoviс, 6'; (1-1): Brandon, 23; (2-1): Brandon, 58'; (2-2): Scepovic, 62'; (3-2): Scepovic (p.p.), 69'; (3-3): Emi, 85'.

Incidencias: Partido correspondiente a la 42ª jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División disputado en el Iberostar Estadi con una asistencia de 3.635 espectadores. Son Moix amaneció con pintadas y amenazas de muerte a plantilla y directiva. Se produjo un recibimiento hostil al equipo y se le despidió lanzándoles huevos y bengalas en el encuentro liguero con menor afluencia de público de la temporada.

Resumen

El Mallorca ha bajado el telón de la pésima temporada 2016/17, que ha desembocado en el descenso a Segunda B, consumado la semana anterior en Miranda de Ebro, con un empate típico de los partidos de pasteleo de las últimas jornadas entre equipos que se juegan entre poco y muy poco. El protagonismo residió en su totalidad en la grada y las acciones desarrolladas por los aficionados presentes en la despedida de las categorías profesionales, que fueron mucho menos llamativas de lo previsto durante los noventa minutos.

El Getafe visitaba la tensa isla de la calma con el objetivo de atar la tercera posición y asegurarse el factor campo en las dos rondas de play-off que puede llegar a disputar, por lo que no quiso sustos y ya en el sexto minuto de contienda se adelantaban en el marcador con un tanto de Stefan Scepovic, hermano del exjugador mallorquinista durante la era Karpin, aprovechándose de las últimas exhibiciones de la autopista defensiva mallorquinista. Brandon pondría las tablas un cuarto de hora después recibiendo a la contra una gran asistencia de Moutinho que no servía a los rojinegros para absolutamente nada más que eventuales primas.

Los jugadores de Sergi Barjuan parecían haber espabilado después del golpe inicial y se lanzaron a por la remontada con unas ganas que no se les había visto hasta hoy, hasta que ya no había nada en juego. Curioso, ¿no? La presión se trasladó sobre la portería azulona aunque poco pudo hacer la pólvora mojada isleña contra un relajado Getafe que era consciente de que los resultados le sonreían y podía permitirse un pinchazo, pero no cedieron hasta el intermedio y se retiraron los veintidós jugadores (aunque la mitad no haya demostrado en un año madurez y calidad para mercerse ser llamado así) a la caseta entre los duros silbidos de unos pocos irreductibles en Camí dels Reis.

La arenga de Bordalás a sus hombres se dejó notar sobre el césped, porque en los primeros minutos del segundo tiempo los madrileños se abalanzaron encima de la meta defendida esta vez por Jesús Cabrero, aunque fue Brandon quien volvió a golpear, ahora con un cabezazo sublime centrado por Angeliño cerca de la hora de encuentro que se metió por la escuadra derecha de Guaita, para adelantarse en el marcador por primera vez en el partido. La alegría, por llamarlo de algún modo, duró muy poco porque cuatro minutos después Scepovic volvía a empatar con un tiro cercano por la derecha pero el mismo serbio perforaría su propio arco a los seis minutos boicoteando el que sería el primer gol de Álex Vallejo, hombre al que iba destinado el centro que concluiría en el quinto gol de la noche.

El foco seguía puesto en la crítica a los jugadores y la intensidad se reanimó cuando empezaron los cambios y salieron del campo jugadores como Yuste, que ha demostrado que si el escudo ya le pesaba mucho, el brazalete ya le ha sido demasiado. El mallorquinismo empezó a desahogarse con los grandes culpables, pero aún se guardaban la traca final para más tarde. El partido, por su parte, se había convertido en un enfrentamiento de ping-pong con idas y venidas de un extremo al otro del campo que evitaban un dominio claro y determinado que favoreciese la llegada de algún otro gol. El sexto y definitivo se gestó a cinco minutos del final con la zaga locak y el equipo entero ya frotándose las manos con la "excursión" que se pegarían esta madrugada por zonas altamente lúdicas. Emi Buendía tiró un balón cruzado por abajo que se metió por la izquierda de Cabrero y que regalaba un punto más para su equipo -pura estadística- con sus adversarios de sedentarios espectadores en primera línea.

Y el colegiado silbó. Ese silbido de Pablo González Fuertes puso punto y final a más de tres décadas en la Liga de Fútbol Profesional, entidad de la que el Mallorca fue fundador y de la que nunca había salido. Ese sonido significó, ahora sí, la muerte de la época más brillante de una de las instituciones más emblemáticas de Baleares para volver a las tenebrosas catacumbas del fútbol semiprofesional. El fútbol de verdad: sin SAD ni teles, con barro y accionariados populares, de proximidad y de derbies. El Mallorca vuelve a un mundo que parece anclado en los setenta en su forma de pensar y de sentirlo y que puede suponer un punto de inflexión en su historia o la confirmación definitiva de un fracaso del que ya sí que será imposible levantarse. Pero aún estamos a tiempo de hacer caminar a un muerto que no lo está tanto como parece, porque cada aliento tuyo es un cimiento para llegar al cielo. La Segunda B nos espera y no le tenemos miedo, cada abonado será crucial para el ascenso. Todos deberemos aportar nuestro granito de arena para volver a ver a un club grande.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies