Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Manolo Reina; Sastre, Xisco Campos, Raíllo, Bonilla; Pedraza, Damià, Cano (Bryan Reyna, 85'), Àlex López (Salva Sevilla, 64'), Ferran Giner; Abdon (Cedric, 76').

U.E. Cornellà: Craviotto; Pere, Maureta, Édgar, Valentín (Ricard, 81'); Gómez (Sascha, 72'), Fall, Cortés (Néstor, 58'), Caballé, Miranda; Enric Gallego.

Árbitro: José Antonio Sánchez Villalobos (Comité anadaluz) amonestó a los locales Àlex López, Fernando Cano y Manolo Reina y a los visitantes Pere, Édgar González y Gómez.

Goles: (1-0): Ferran Giner, 36'; (2-0): Abdon Prats, 43'; (3-0): Fernando Cano, 84'.

Incidencias: Partido correspondiente a la 8ª jornada del grupo 3 del Campeonato de Liga de Segunda B disputado en Son Moix ante 6.590 espectadores. Antes del encuentro se guardó un respetado minuto de silencio en memoria de Guillem Servera, figura trascendental y muy querida en Son Bibiloni.

Resumen

Al Mallorca ya se le están acabando los calificativos y lo ha vuelto a demostrar con otra goleada, esta vez contra ni más ni menos que el cuarto clasificado, un Cornellà que estaba teniendo buenos registros atrás pero que se ha encontrado desarticulado e inoperativo ante el equipo de Vicente Moreno, que sin mediar y de manera unilateral se está independizando de Segunda B con un golpe que cada semana parece más duro y consistente y ahoga hasta a equipos que, como el Elche, se han tenido que endeudar a niveles insospechados con el sueño del ascenso. Esta es la historia de un Mallorca irreconocible.

El partido, pero, volvió a no ser tan atractivo como el marcador nos señala porque para llegar al primer tanto primero se tuvo que pasar por una media hora de un juego que, si se hubiese atrevido a aparecer por Camí dels Reis la temporada pasada, hubiese hecho arder Troya. Treinta minutos en los que ya se llegó a contar como ocasión un tiro de Pedraza a los quince minutos que prácticamente acabó saliendo al lado del banderín de córner, aunque ya fuese más de todo lo que hizo el Cornellà, que una vez sobrepasado este tercio sí que disfrutó de unos buenos minutos en los que las llegadas por la izquierda de Miranda comprometieron más de una vez a los barralets.

Se llegaron a pasar por unos pocos minutos de pequeña crisis que motivaron a Moreno a encender un plan arriesgado: probarlo con insistencia desde fuera. El primero fue Abdon, que con un disparo elevado se quedó muy cerca, llegando a dar la sensación óptica de que entraba. Los catalanes volvieron a subir el pistón inmediatamente después, pero tanto que no vieron venir a Ferran Giner, quien en una contra retuvo el balón entre tres cuartos de campo y la media luna y con la zurda pegó un zapatazo cruzado que era imposible de calcular mejor que dejó batido a Craviotto y dejó definitivamente atrás un periodo de penuria futbolística.

Esto ya sí fue demoledor para los barceloneses, que se veían con la obligación de remontar al Mallorca en su campo, misión quimérica dicha así toda seguida: meter dos goles cuando promedian uno por partido a un equipo que ha recibido tan solo esos, dos, en toda la Liga. El desplome de los de Jordi Roger, que incluso pudo ser premeditado para tenerlo todo un poco más claro en el descanso, permitió otro golazo antes de llegar al intermedio: una lección combinativa entre Àlex López y Ferran Giner, quien tras hacer la pared con el primero y para rubricar un partidazo, se fue yendo como quería de la zaga, pasando el cuero con una agilidad pasmosa y asistiendo en bandeja a Abdon, que solo tuvo que rematar a bocajarro para poner el 2-0 justo antes del cuarenta y cinco.

Así pues, los bermellones desquiciaban con todas las estrategias posibles: si se les ataca, gol; si se les defiende, gol. Un horror para cualquier entrenador adversario, gremio que ya debe estar planteándose salir contra los isleños con ocho jugadores en la portería, porque aún no se ha demostrado otra manera de pararlos. No solo ellos tienen problemas de nerviosismo, sino que también todos esos que se dedicaron a llenar tertulias hace poco más de quince días sobre la falta de gol y ahora se encuentran hablando de un líder intratable que es el segundo máximo goleador de la Liga. Pero da igual, siguen criticando con gusto.

El segundo tiempo poca explicación necesita, si ya el primero fue digno de echarse una siesta, con el marcador cerrado. Sí que empezaron los verdecillos dejando una pequeña llegada que dejó en evidencia a la defensa -imperial el resto del partido- y puso en apuros a Reina, el único momento en el que pudo pasar algo de nervios. Después de esta jugada empezó un carrusel de cambios que acabaron de matar al partido y lo convirtieron en un simple trámite, con poco más que llegadas puntualísimas de los mallorquines con muy poca fortuna y que solo llegaron a recibir el premio de la tranquilidad superlativa a falta de cinco para el final cuando, a la asistencia de Salva Sevilla, Fernando Cano se adentró por la derecha en el área y elevó el esférico elegantemente por encima del arquero cornellanense, recorriendo media área pegando saltitos lentamente. Ver como las caras se iluminaban de satisfacción a media que avanzaba hasta pegar en la red es una de las sensaciones impagables que solo el fútbol te da. Hasta el de Segunda B.

Un 3-0 que cerraba una goleada tranquila y sin sobresaltos, ya casi de cachondeo porque nos estamos acostumbrando a ganar -de goleada-, y eso es tan extraño para un mallorquinista que crees haberte equivocado no solo de estadio, sino también de realidad, porque hablar hace cinco meses de un parcial de 9-0 en catorce días era un viaje directo y pagado al manicomio, y esa es la mentalidad que debemos mantener en nuestra mente aunque sea algo escondida para que cuando venga una mala racha estemos preparados moralmente para superarla. Por el momento, seremos comandantes generales de nuestro grupo un mínimo de doce días más.

Ruedas de prensa:

Escucha la rueda de prensa de Vicente Moreno

Escucha la rueda de prensa de Jordi Roger

El 1x1

Reina: 6; Muy poco trabajo.

Joan Sastre: 7; Pocos fallos.

Xisco Campos: 8,5; Imperial.

Raíllo: 8; Eficaz.

Bonilla: 6; Poco brillante.

Damià: 6; Poca salida.

Pedraza: 6; No se muestra.

Ferran Giner: 9; Se ganó la titularidad.

Àlex López: 5; Muy discreto.

Cano: 8; Revelación.

Abdon: 7; Gol sin rendirse nunca.

Sustituciones:

Salva Sevilla: 7; Asistiendo desde el banquillo.

Cedric: 4; Otra vez más, muy deficiente.

Bryan Reyna: s.c.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.