Foto: LaLiga

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Santamaría; Campabadal (Company, 51'), Yuste, Raíllo, Oriol; Moutinho, Juan Domínguez, Culio, Juan Rodríguez (Óscar Díaz, 77'), Lago (Lekić, 67'); Brandon.

Real Zaragoza: Ratón; Fran, Marcelo Silva, Cabrera, José Enrique; Edu García (Sergio Buenacasa, 92'), Zapater, Barrera (Cani, 65'), Javi Ros; Juan Muñoz (Erik Morán, 77'), Ángel.

Árbitro: Valentín Pizarro Gómez (Comité madrileño) amonestó al local Joan Oriol y a los visitantes Fran y Marcelo Silva.

Goles: (0-1): Juan Muñoz, 39'; (1-1): Culio, 62'; (1-2): José Enrique, 70'; (2-2): Lekić, 76'.

Resumen

El Mallorca se ha llevado un punto con sabor a derrota tras igualar a dos contra el Real Zaragoza en el estadio de Son Moix e ir dos veces por detrás en el marcador. La afición silbó de manera ensordecedora a Fernando Vázquez pidiendo su marcha en un partido en el que su equipo no acabó de encontrar el ritmo adecuado.

Los partidos del Mallorca se han convertido en una montaña rusa emocional a la cual aún no se le atisban límites, son como microtemporadas: se pueden vivir ascensos, descensos, cambios y ratificaciones de entrenadores y directivas... en únicamente noventa minutos. En el lapso de ocho minutos entre el 1-1 y el 1-2 el ambiente en Son Moix ha pasado de ser una fiesta a asemejarse a los preparativos de un apocalipsis.

El partido empezaba lento y sin ocasiones, lejos de su condición de tercer mejor partido de la jornada (según las televisiones), pero al Mallorca le tocaba destapar la caja de Pandora y otra vez en beneficio del rival porque, después de que ni entre Juan Rodríguez ni Raíllo fuesen capaces de rematar a bocajarro un balón que se paseaba por el área de Ratón, vino el primer tanto del Zaragoza: Fran despejó la pelota hasta el centro del campo, donde un confiado Juan Muñoz decidió probar suerte al ver a Santamaría adelantado y así firmar el gol del año en la Segunda División sin que nada ni nadie pudiese parar su misil, literalmente desde su campo.

Los ánimos se iban caldeando en Camí dels Reis, y Fernando Vázquez tuvo que gastar una de sus balas cuando en el quinto minuto del segundo tiempo Company entraba por un Campabadal muy tocado. A pesar del mal preludio, parecía que el equipo mallorquinista se encontraba muy cómodo y buscando las cosquillas a la meta rival. Pero el premio al esfuerzo llegó a la hora de partido, cuando un pase raso de Company atravesó el área y le cayó a Culio cerca del punto de penalti para que de manera agónica y tirándose al suelo, el argentino chutase el balón y este se colase por la izquierda del impotente arquero zaragocista ante la imposibilidad de alcanzar el balón tal y como lo había enviado el 19 bermellón.

La montaña rusa entró entonces en su momento álgido. El conjunto local se lo jugaba todo por la victoria y estaba preparado Lekić para entrar, la normalidad de la situación se truncó cuando cuatro minutos después del gol de Culio el cuarto árbitro señaló que Lago Junior era el elegido para ser sustituido por el serbio. Tras unos primeros segundos de silencio de incredulidad los ocho mil asistentes al encuentro se volvieron al unísono contra el entrenador al grito de "fuera, fuera" y "Vázquez vete ya", la gota que colmó el vaso. Por si no fuese suficiente la confrontación mutua, dos minutos después José Enrique disparo suficientemente mal un esférico para que este impactase en Juan Domínguez y se convirtiese en imparable para Santamaría y, por tanto, volviese a adelantar al Zaragoza.

Veinte minutos para conseguir un gol con el público quemado con jugadores, cuerpo técnico y (¿)entre él mismo(?). Parecía una quimera, pero Lekić, el desencadenante indirecto de la furia del respetable, iba a devolver la alegría robada rematando sutilmente un centro perfecto de Moutinho solo seis minutos después del 1-2. El gol de la reivindicación: Lekić a pase de Moutinho, dos de los jugadores más criticados.  Los últimos quince minutos de partido se iban a resumir con un Mallorca lanzado en busca del triunfo y un Zaragoza blindado en defensa y buscando ralentizar el ritmo del juego. La apuesta maña fue la vencedora y el electrónico no se movió más hasta el final del partido, cuando volvieron a arremeter los cánticos pidiendo la dimisión de Vázquez.

Espera una semana muy corta pero igual de intensa en la sociedad mallorquina, que deberá plantear la continuidad del técnico de Castrofeito con rapidez porque el próximo partido de los barralet es el viernes en el Nuevo Arcángel de Córdoba, aunque todo apunta a que será su examen definitivo. Lo que parece seguro es que su relación con la afición, a la que ha atacado por televisión y en rueda de prensa a causa de "el ambiente", es irreconciliable y que su contrato está muy cerca de ser finalizado. En lo puramente deportivo, esta salida se ve como un ochomil, sin ganar aún como visitantes y en el campo de un aspirante claro al ascenso que ha empezado prácticamente sin fisuras. Prueba de altura que se afronta sin ilusión ni motivación y con los estamentos peleados entre ellos.

Ruedas de prensa

[audio mp3="http://rcdm.es/wp-content/fotos/2016/11/Rdp-Zaragoza.mp3"][/audio]

[audio mp3="http://rcdm.es/wp-content/fotos/2016/11/Rdp-Vazquez-contra-Zaragoza.mp3"][/audio]

Audios por cortesía de Amador Cano

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Toni Ramis dice:

    No aprovechamos dos ocasiones clarísimas y nos metieron dos goles evitables. Fatal Santamaría y fatal Vázquez con sus cambios y con sus declaraciones criticando la afición y defendiendo a su portero mimado. Que juegue Cabrero y ¡Vázquez fuera!

  2. Xisco dice:

    Jejeje. Un comentario muy radical.

    No creo que Santamaría tenga tanta culpa en los dos goles de ayer. Creo que la cagó mucho más ante el Nástic. Aún no sé si es mejor Cabrero o él. Lo único seguro es que ninguno de los dos sería portero titular en un equipo que aspira al acenso.

    En cuanto a Vázquez. ¿A quién traes? Ningún entrenador te garantiza mejorar. Creo que somos demasiado impacientes con los entrenadores. Podríamos darle una temporada entera, a ver como acaba el equipo.

    La doble ocasión que falló Raíllo fue clarísima. Y tuvimos alguna otra más.

    Como casi siempre, el Mallorca jugó mejor que su rival, y como casi siempre, no se consiguieron los tres puntos. Aún así, creo que debemos tener paciencia.

    PD: El fallo más grave de Vázquez no fue cambiar a Lago, sino criticar a la afición. Con la afición enfrentada al entrenador, todo se vuelve más difícil.

  3. Xisco dice:

    Y por cierto, esperemos que la lesión de Campa no sea grave. Últimamente era de los mejores del equipo.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies