Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Cabrero; Comapny, Yuste, Pleguezuelo (Brandon, 76'), Oriol; Damià, Juan Domínguez (Culio, 70'), Pol Roigé (Dalmau, 64'), Salomão, Moutinho; Lekić.

UCAM C.F.: Fernando; Kitoko, Hugo Álvarez, Morillas, Góngora; Basha, César Remón (Guichón, 78'), Sergio Mora (Fran Pérez, 62'); Collantes (Isi, 87'), Imaz, Juanma.

Árbitro: David Medié Jiménez (Comité catalán). Amonestó a los locales Oriol y Lekić y a los visitantes Fernando y Fran Pérez. Expulsó por doble amonestación a Fernando Vázquez.

Goles: (0-1): Juanma Delgado, 5'; (1-1): Salomão, 56'; (1-2): Imaz, 70'.

Resumen

El Mallorca vuelve a darse de morros con la Copa. Lo ha hecho a manos de una UCAM que ha tenido el acierto del que ha carecido un dominante equipo local, que ve cómo se disipan sus sueños de jugar contra un Primera en partido oficial.

 

La goleada de justo tres días antes no iba a tener nada que ver con este partido, casi todo el mundo lo tenía claro y el que no, tuvo que firmar su abdicación en el quinto minuto de partido cuando Juanma Delgado batía, solo, a tiro cruzado a Cabrero gracias al rechace que se encontraba al levantarse del suelo. El Mallorca pecó de lo mismo de lo que se aprovechó contra el Huesca, de la explosividad inicial. Los jugadores locales parecía que aún no se habían levantado de la cama. Con el paso de los minutos fueron despertando y poniendo muy en peligro la meta de Fernando, quien tuvo que sacar lo mejor de sí para evitar que la UCAM se fuese por detrás al descanso. Y justo cuando mejor nos encontrábamos Imaz tumba a Company cortando una contra peligrosa, no se lleva castigo por parte del árbitro y Fernando Vázquez es expulsado por protesta reiterada fuera del área técnica. La intensidad no volvería a ser la misma desde entonces y se llegó al descanso con una momentánea e inmerecida derrota.

Durante la segunda parte la nave mallorquinista iba a ser dirigida por Miki Garro y Jaume Moll, y no empezaba mal: el dominio volvía a ser del Mallorca y apenas cumplidos doce minutos del segundo tiempo, Salomão reventó la portería visitante con un chut de fuera del área tras una gran jugada personal. El partido estaba donde tenía que estar, no se podía escapar. A partir del empate el Mallorca dominaría con aún más mano de hierro el encuentro, pero volvió a ocurrir que en nuestro mejor momento vino la peor noticia posible. El balón de un córner botado por Collantes le caía a Imaz fuera del área y este ponía el balón donde Cabrero no podría llegar ni en sus mejores sueños, un fusilazo a la escuadra izquierda del aragonés era el que iniciaba la cuenta atrás para los barralet. Esa agonía tan épica y tan odiada de la Copa, tienes veinte minutos para anotar o tu sueño muere. Lo malo es que cuanto más te lo mereces, menos probabilidades tienes de que llegue el milagro; y los mallorquines lo merecieron, y mucho. Una defensa con menos grietas que la seguridad de Alcatraz cortaba todas las contras mallorquinistas y, las que no, eran paradas por el colegiado cuando señalaba fueras de juego cuando la pelota estaba en el aire tras haberse botado un córner y ya había sobrepasado a todos los jugadores en posición irreglamentaria o indicaba falta si veía a Dalmau solo ante el arquero universitario sin que mediase acción punible previa. Se dispuso de ocasiones para alargar el partido otra media hora, pero el acierto y la suerte nos volvieron a dar la espalda.

Queda una parte positiva, y es que solo quedan tres días para el próximo partido, una salida complicada al Ciutat de València para medirse a un líder que viene de empatar el pasado domingo en el último minuto en Almería y que no tendrá el cansancio intersemanal de Copa. Pero lo que tampoco tendrán es la rabia de resurrección del conjunto rojinegro, y no es factor que se deba menospreciar porque aún no se han perdido dos partidos seguidos. Es más, cuanto más dolorosa ha sido la derrota, mejor ha sido el siguiente resultado. No será para nada tarea fácil, ya que la última derrota de los granotas en su feudo data del pasado 2 de marzo en la visita del Madrid. Pero de una cosa podemos estar seguros: por ganas, actitud y bemoles no faltará.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies