Foto: LaLiga

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Santamaría; Juanjo (Company, 45'), Ansotegi, Raillo, Angeliño; Yuste, Vallejo (Salomão, 45'), Culio, Lago (Lekić, 64'), Moutinho; Brandon.

Levante U.D.: Raúl; Pedro López, Rober Pier, Sergio Postigo, Toño; Campaña, Jefferson Lerma (Natxo Insa, 10'), Jason, Morales (Montañés, 83)'; Víctor (Chema, 62'), Roger.

Árbitro: Juan Manuel López Amaya (Comité andaluz) amonestó a los locales Raillo, Angeliño y Culio y al visitante Sergio Postigo. Expulsó por doble amarilla al levantinista Rober Pier.

Goles: (0-1): Jason Remeseiro, 16'; (1-1): Ansotegi, 71'.

Incidencias: Partido correspondiente a la 31ª jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División 2016/17 disputado en el Iberostar Estadi ante 7.153 espectadores, entrada liguera más baja de toda la temporada en Son Moix. Medio centenar de personas recibieron al equipo una hora y media antes del encuentro en la puerta 0 de Son Moix en el acto organizado por la Federació de Penyes Mallorquinistes.

Resumen

El Mallorca ha conseguido arañar un punto en la visita del todopoderoso líder Levante a Palma en un encuentro en el que el empate hizo franca justicia a la irregularidad de ambos equipos, tanto locales como visitantes tuvieron una parte buena y otra en la que tuvieron que rezar a la virgen personificada en Roberto Santamaría y Raúl Fernández para mantener el resultado. Los bermellones tuvieron más ocasiones y más claras, pero pagaron el no saber entrar al partido con buen pie y remaron con desventaja durante casi una hora aunque su gente les ayudó en cada golpe y cada brazada a hacerse más fuertes y tumbar lo que parecía un muro inexpugnable, un líder intratable.

El aficionado mallorquinista arrancaba el coche para acercarse a Camí dels Reis abatido y derrotado de antemano. Su corazón, aún con atisbos irracionales de esperanza, quedaba chafado cuando en el minuto quince Angeliño llegaba tarde a la posición de Pedro López, este centraba al área y Jason solo la tenía que empujar con Santamaría tirado en el suelo y la pasada de frenada de toda la defensa local. Solo Raillo se interpuso en el disparo del coruñés, pero no desvió lo suficiente la trayectoria del esférico como para evitar que este entrase en su meta. Nada más empezar, ya estaban los de Olaizola en desventaja. Empezaba a oler a goleada.

Los primeros minutos, con mayor dominio azulgrana y con el mejor Santamaría de todo el curso, evitando una sangría con paradas espectaculares, dieron paso a un repliege de los de López Muñiz y un paso adelante de los mallorquinistas. Los rojinegros desperdiciaron ocasiones clarísimas y tanto Brandon como Moutinho malograron oportunidades que tuvieron prácticamente a puerta vacía. La estirada final no contentó a un público más auténtico que animó durante todo el partido, pero que despidió a sus jugadores con algunos silbidos al descanso.

La segunda mitad fue un constante acoso y derribo barralet hacia la portería visitante. En los diez primeros minutos ya habían tenido el empate Culio, Moutinho y el recién ingresado Salomão. Los siguientes cinco se verían ensuciados por una serie de faltas en cadena que acabaron con la primera celebración de la noche: Rober Pier era expulsado por un acto que demuestra nula madurez futbolística, alejar el balón de donde se iba a efectuar una puesta en juego. Una tontería que le acabó costando dos puntos a su equipo. Este fue el último impulso moral necesario para volcarse con todo arriba además de la entrada de Lekić que fue muy cuestionada al ser retirado Lago del campo.

Son Moix era en esos momentos una auténtica olla a presión de vítores y aplausos al equipo y demostró que cuando jugadores y afición son uno, no hay distancia deportiva insalvable y en el minuto 71 llegó el empate. Un centro de Moutinho al segundo palo en un saque de falta a la izquierda de Raúl Fernández fue recibido por Jon Ansotegi sin oposición en el salto, su inmensidad se convirtió en gloria para su hichada. Restaban veinte minutos y tumbar al primer clasificado era posible, la grada estalló y empezaron a volar banderas y bufandas cuando en la siguiente jugada a punto estaba de certificar la remontada Raillo. Pero la intensidad se fue diluyendo y solo Lekić pudo poner el segundo en un mano a mano en el que no estuvo acertado en el 82' y el marcador no se movió más.

La plantilla demostró un oficio y unas ganas tremendas ante un equipo que aventaja en 19 puntos al tercero y en 26 al séptimo, un equipo de Primera con todas las letras al que el Mallorca fue capaz de poner en tensión y meter miedo. Ahora vienen cuatro auténticas finales una detrás de otra contra rivales directos por la salvación, empezando por el del viernes (fútbol moderno obliga) contra un Alcorcón en descenso y con su entrenador en la grada después de salir goleados de Almería. Arranca un verdadero Tourmalet en el que se deben recortar puntos y escalar posiciones sin descanso porque el final se acerca y la última posición hace lo propio. Ya se ha visto que tots junts es todo más fácil.

Escucha la rueda de prensa de Javier Olaizola
Escucha la rueda de prensa de Juan Ramón López Muñiz
Audios por cortesía de Amador Cano

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.