Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: 

1ª parte: Manolo Reina; Grima, José Ángel, Jaume Pol, Pierre; Núñez, Damià, Cano (Pol Roigé, 30'), Salinas, Lago; Àlex López.

2ª parte: Parera; Joan Sastre, Raillo, Xisco Campos, Bonilla; Baba, Álex Serrano, Pol Roigé, Rufo; Abdon (Bryan Reyna, 61'), Cedric.

U.D. Poblense: 

Santi (Macià, 45'); Saúl, Bibi, Damià, Calonge; Wilians, Oller (Eros, 61'), Lucas, Plata, Carlitos; Aitor (Peque, 61').

Árbitro: Sebastià Ripoll (Comité balear) amonestó al visitante Lucas.

Goles: (1-0): Rufo, 64'.

Incidencias: Primer partido de pretemporada del RCD Mallorca, que ha recibido la visita de la UD Poblense, equipo con contrato de afiliación, en un encuentro que ha congregado a 900 personas en el Camp Tomeu Serra de Son Bibiloni. Entre los asistentes destacó la presencia de Maheta Molango al lado de Javi Recio en el campo anexo y de Miquel Molondro, presidente de los visitantes y antiguo portero mallorquinista, y Julià Mir, exjugador de ambos conjuntos. Al término del mismo, una tangana provocada por duras entradas del pobler Lucas derivó en un tenso enfrentamiento del centrocampista con diversos aficionados.

Resumen

El Mallorca consiguió tumbar con más pena que gloria en el primer partido de pretemporada a un Poblense que visitó la Carretera de Sóller firmando las tablas desde el silbido inicial y provocando más lesiones que tiros a puerta, trabando el partido a base de un juego sucio y desesperado más propio del que se debería mostrar en "Evasión o victoria" que en una pachanga de mediados de julio. Los rojinegros tampoco supieron encontrar un ritmo que encandilase a su parroquia, desatando los bostezos por centenares y generando mayor preocupación por las fases lunares que por el propio partido.

Es muy cierto que con la frase "fútbol un 22 de julio" solo te pueden venir a la memoria barbaridades amateurs que son calificables de atentados contra el deporte y el balompié debido al nulo rodaje, compenetración y aprendizaje de todos los equipos que puedan enfrentarse. Pero un partido con únicamente cuatro tiros a puerta en noventa minutos (uno cada veinticinco minutos, vaya) entre un club semiprofesional y otro amateur es lo más parecido al purgatorio que se le pueda ocurrir a un mallorquinista demasiado acostumbrado al vino y las rosas de la LFP. Un horror al que deberíamos empezar a adaptarnos a pesar de que ya hubiese gente calculando los desplazamientos en Tercera de la temporada 2018/19.

Vicente Moreno dispuso una táctica muy extraña en la primera parte que reflejó la dependencia que tiene ahora mismo el Mallorca de los 'cuatro de Segunda' con una delantera dinamitada por el propio valenciano, quien se agarró a alguna genialidad aislada de Lago Junior, que se mostró espectacular en los tres cuartos de hora que jugó. El marfileño estuvo imparable y solo la nula capacidad ofensiva de Àlex López, víctima de un desbarajuste en ataque que imposibilitó la llegada de algún gol en el primer tiempo a pesar de que la zaga azulgrana hacía aguas por todas partes con la bala de Abidjan.

El inicio de los barralet fue potentísimo en las dos partes, pero se fue diluyendo a medida que pasaban los minutos, en gran medida gracias a la estrategia de derribo planteada por Óscar Troya, que acabó con dos locales en la enfermería antes de llegar al descanso: Fernando Cano, el único capaz de crear peligro a base de golpear faltas, y Néstor Salinas, una de las notas más negativas. De los cinco de atrás, destacaron un Pierre muy activo en todas las facetas y un Grima más que decente apoyando en ataque. A Manolo Reina, por su parte, solo se le pudo ver en acción en el calentamiento y durante el choque entró en campo contrario a dar instrucciones al balón parado cuando se cansó de estar aburrido solo en su área.

En la segunda parte solo continuó Pol Roigé, que ya había entrado en sustitución de Cano por lesión y ya se pudo ver en acción a la dupla Abdon-Cedric. Poco tiempo, eso sí, gracias a que el mallorquín se tuvo que retirar. Adivinarán sin mucho esfuerzo los motivos. Al ritmo del nigeriano llegaron bailando las mejores ocasiones del partido, acabando muchas de ellas en saques de esquina. Pol fue el encargado de botar los córners, para alegría de sus seguidores ahí presentes, que parecía la junta directiva de su club de fans. No estuvo afortunado del todo el barcelonés, aunque de ahí partió el gol en el ecuador de la segunda mitad cuando el 'siete' colgó un balón al punto de penalti que le cayó tras un rechace a Rufo, quien solo tuvo que rematar de cabeza a placer ante la portería, deshabitada por una salida pésima de Macià y estrenando el casillero de esta temporada, tanto individual como colectivo.

El encuentro accedió a partir de entonces a sus mayores cotas de soporiferidad, con un Mallorca que consideraba que ya le bastaba de cara a la galería que saliese en los papeles que había conseguido la victoria y con un Poblense que se sabía mucho inferior y se centró en no encajar más, por lo que el aburrimiento creció a ritmo que el sol se escondía por la Serra de Tramuntana, con el crepúsculo del día llegó el crepúsculo del fútbol, su muerte. Al final del encuentro y de veinte minutos muy largos, se animó el ambiente con un aficionado mallorquinista insultando vivamente a Lucas, quien le iba respondiendo bajo la atenta mirada de la Policía Nacional, que se acercaba paulatinamente sin que hubiese incidentes al final. Despedida tranquila para una tarde relajada. Sin que las pulsaciones se alterasen.

Ahora la plantilla del primer equipo encarará tres jornadas de entrenamientos antes de el próximo miércoles disputar el Trofeu Festes d'Inca contra el Constància, un duelo entre rivales históricos y cuya tensión se ha encargado de aumentar Bel Rabassona en la última década, recordando siempre el arbitraje de Cruellas en ese partido de Segunda División de hace setenta y dos años. Será una gran oportunidad para Vicente Moreno para perfilar el equipo y adaptarse a otro tipo de campo que se puede encontrar su equipo en Segunda B, parecido a Montigalà o el Municipal de Olot, siempre bajo el nerviosismo y el rencor que despierta el escudo bermellón en la capital del Raiguer.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.