Foto: LaLiga

Ficha técnica

R.C.D. Mallorca: Santamaría; Campabadal, Yuste, Pleguezuelo, Saúl; Álex Vallejo, Zdjelar, Moutinho (Pol Roigé, 45'), Lago Junior, Angeliño (Lekić, 74'); Brandon (Dalmau, 64').

C.D. Numancia: Aitor; Orfila, Escassi, Dani Calvo, Ripa; Íñigo Pérez, Marc Pedraza (Eneko Capilla, 64'), Dani Nieto (Medina, 69'), Ruíz de Galarreta (Pablo Valcarce, 84'), Marc Mateu; Villalibre.

Árbitro: Gorka Sagués Oscoz (Comité vasco) amonestó a los locales Angeliño, Pleguezuelo y Santamaría y a los visitantes Dani Nieto, Escassi y Dani Calvo. Expulsó con roja directa a Marc Mateu

Incidencias: Partido correspondiente a la 40ª jornada del Campeonato Nacional de Liga de Segunda División disputado en el Iberostar Estadi ante 14.923 espectadores, mejor asistencia del curso por cuarta vez consecutiva. En las horas previas al encuentro, la Federació de Penyes del Mallorca se hermanó con la Peña Numantina de Mallorca en una comida.

Resumen

El Mallorca ha tirado a la basura toda la mejoría de un mes después de empatar un partido que debía ser ganado, por circunstancias y por desarrollo. Los rojinegros necesitan volverse a aferrar a un milagro porque a las tablas en Son Moix se ha sumado una triunfo del todo inesperado del Nàstic de Tarragona contra el Girona, al que le bastaba un punto para ascender a Primera. Los de Sergi dispararon hasta siete veces a la portería contraria, hasta once córneres y hasta un 67% de posesión del balón fueron insuficientes para anotar un solo gol, que mejoraba mucho la situación incluso con la sorpresa catalana. La permanencia se complica mucho.

El partido iniciaba con el dominio marcadamente bermellón, que volvió a aprovechar la llama de los primeros minutos para acercarse con peligro, pero Campabadal y Lago fallaron sendos disparos escorados en la derecha. Las bandas estuvieron animadas durante el comienzo, porque el tarraconense se volvió a aquedar cerca y posteriormente el disparo raso de Angeliño sería parado por Aitor. Pero a medida que avanzaban los segundos, los locales perdían ritmo ofensivo y su juego se tornó en impotencia una vez superado el ecuador del primer tiempo. El Numancia, que estaba ejerciendo una buena presión, tenía en las contras a sus mejores aliadas, y así lo probó Marc Mateu, con un derechazo que lamió el palo.

Los últimos veinte minutos fueron soporíferos a causa del bajón para coger aire de los bermellones y una cierta desidia arriba de los sorianos, por lo que el marcador no amenazó con transformarse en la recta final de la primera mitad y contra el que solo luchó Alberto Escassi, aunque no le puso demasiado mimo a un libre directo que se perdió por las nubes. Las gafas en el electrónico mandaban tras cuarenta y cinco minutos que se resumieron en una sonora pitada a Sagués Oscoz por otro arbitraje parcial que perjudicó a los mallorquinistas en diversas ocasiones y benefició a los castellanos otras tantas.

Ya se sabía en Son Moix que el Nàstic había remontado contra sus paisanos, por lo que el gol se antojaba clave para continuar respirando con cierta tranquilidad. Se inició el segundo tiempo con el primer cambio en el Mallorca: Pol Roigé sustituyó a un Moutinho que no había estado demasiado acertado colgando balones. Esta segunda parte incrementó el aburrimiento de los espectadores "neutrales" al marcharse las jugadas con más peligro lejos de ambas metas. Las jugadas a balón parado fueron apareciendo cada vez más y más una vez rebasada la hora de juego, pero ni con una epidemia de saques de esquina se pudo llegar a centrar uno solo bien, con peligro.

Barjuan buscó jugar la carta de la sorpresa e introdujo en el verde a Dalmau como recambio de Brandon. Este intercambio supuso un punto de inflexión tras el que los isleños volverían a volcarse en el campo contrario. Pol tendría una de las ocasiones más claras del partido cuando su tiro aéreo cruzado se fue rozando el larguero. El tiempo se iba agotando sin escrúpulos y este remate puso de los nervios a toda la afición, que no se podía creer que no hubiese acabado entrando. Lekić fue la última apuesta desde el banquillo de Sergi, que tuvo cerca del descuento con un cabezazo la mejor oportunidad de todo el partido, pero Aitor sacó una mano providencial que permitía a su equipo sumar un punto de oro que les permite conseguir la permanencia matemática en la LFP por vigésimo año consecutivo, desde el 2009 en Segunda.

El reto que se plantean los rojillos es sumamente complicado: todas las variantes pasan por ganar al ya descendido Mirandés y a un Getafe que peleará por quedar tercero. Todos los miedos se concentran en el pasotismo del Lugo en la última jornada contra el Alcorcón y el duelo de los alfareros esta semana contra un UCAM con la salvación en el bolsillo en vista de calendario y clasificación. Bajarán dos de entre los madrileños, el Nàstic (que recibe a los universitarios en el último partido) y el Mallorca, que parte por la cola en esta especie de play-out que arranca con las semifinales este próximo fin de semana. Difícil, muy difícil, sí. Pero aún no es imposible.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies