Foto: RCD Mallorca

Ficha técnica

C.F. Rayo Majadahonda: Salcedo; Andújar, Jorge García, Oliva (De Frutos, 58'), Rubén; Óscar, Álvaro, Ayoub, Chiki (Jeisson, 45'), Escobar (Carlitos, 66'); Jairo.

R.C.D. Mallorca: Parera; Fran Gámez, Miguel Núñez, Xisco Campos, Salva Ruiz; Cano (Álvaro Bustos, 62'), Faurlín (Àlex López, 75'), Damià, Salva Sevilla, Lago Junior; Cedric (Aridai, 87').

Árbitro: Víctor García Verdura (Comité catalán) amonestó al local Jorge García y a los visitantes Xisco Campos y Damià.

Goles: (0-1): Xisco Campos, 37'.

Incidencias: Partido correspondiente a la vuelta de la final por el título de campeón de la Segunda División B 2017/18, disputado en el Miniestadio de Cerro del Espino ante poco más de un millar de espectadores, una treintena de ellos mallorquinistas. Antes del encuentro ambos equipos hicieron el pasillo de honor al Prebenjamín A de los majariegos, reciente campeón del Torneo Villamantilla.

Resumen

El Mallorca ha aniquilado de forma contundente cualquier 'pero' que pudiese habérsele puesto a una temporada ya de por sí magnífica al imponerse 0-1 en el Cerro del Espino y proclamarse así campeones globales de Segunda B, por primera vez en la historia de la competición partiendo desde el grupo 3. Después de un verano de quejas e inquinia gratuita, diez meses de competición y trabajo han dejado al equipo liderado por Vicente Moreno al frente de los ochenta equipos que el pasado agosto partían en la división de bronce, ni uno ha conseguido llegar tan lejos como los isleños, que aún así deberán esperar a la Asamblea General de la Federación del 23 de julio para recoger el trofeo. Rusia lo paraliza todo.

No deja de ser llamativo o curioso cómo afrontan tanto club como afición encuentros de estas características, sobre todo un transatlántico enfangado como el Mallorca (el ascenso al fútbol profesional exigirá una limpieza y tras pasar por el taller quedará un llaütet monísimo gracias al límite salarial) que contaba entre sus filas a abonados que aún al día siguiente de haber ascendido en Miranda no tenían ni la más remota idea de la existencia de esta fase. Y seguramente serían más felices entonces, porque tras ver el espantoso partido de ida solo quedaba rezar para que los últimos noventa minutos del año pasaran rapidito, sin pausas y sin descuento a ser posible, a pesar de que esta vez estaba sobre la mesa el aliciente de que el equipo local tenía que remontar para salir victorioso.

Y desde luego eso fue algo que ayudó mucho a empezar el partido con buen pie, puesto que tras unos primeros compases en los que el Mallorca trató de anestesiar el encuentro desde el primer momento con el control del cuero, la presión alta y agresiva de los madrileños no permitió que los bermellones se saliesen con la suya, y aprovecharon para dinamitar como pudieron cualquier síntoma de tranquilidad, hasta probándolo desde muy lejos para que no cayese en la calma un duelo del que no se acordaría ningún aficionado ni aunque lo hubiesen sacado a jugar. Sobre el césped todas las ocasiones caían del lado de los blanquillos hasta que a menos de diez minutos del descanso Salva Sevilla forzó un saque de esquina que él mismo botó, teledirigido a la cabeza de Xisco Campos, quien solo tuvo que girar el cuello para introducir el cuero por abajo pegado al primer palo, abriendo el marcador y dejando muy cerrado el título.

No le sentó nada bien al Rayo este gol, que le complicaba mucho las cosas para cualquier objetivo: se encontraba ya a dos goles para forzar la prórroga y hasta a tres para ganar por la vía rápida, y tenía que hacerlo ante todo un Mallorca campeón de grupo y ascendido, tarea nada fácil aunque seas de su misma condición. Ante el panorama los de la Meseta recularon y mostraron una cara algo más triste hasta la llegada, pocos minutos después, del descanso, que sirvió para dar un cambio de cara táctico y ya hacer la primera sustitución dando entrada a Jeisson. Este cambio tampoco sirvió para devolver el partido donde había estado durante la primera media hora y Antonio Iriondo tuvo que empezar a quemar naves como podía hasta el punto de que en el minuto 66 ya no tenía más opciones de recambio.

De mientras, en el otro lado del campo reinaba, ya sí, una calma mansa y desesperante que hacía aún más atractivo el Villarreal B-Fuenlabrada que se jugaba paralelamente y que afectaba bastante más al Mallorca que no este pseudocampeonato. Desde esta tranquilidad se podía ir sacando poco a poco alguna ocasión, muy de tanto en tanto, sobre todo desde las bandas, que quedaron muy reforzadas con la entrada de Álvaro Bustos por Cano, creciendo en verticalidad y en peligro desde las alas, pero sin el suficiente hiriente arriba como para poder penetrar por segunda vez el arco de Salcedo, que se mantendría imbatido, tanto como el de Parera, hasta el final del encuentro, a pesar de que por dos veces estrellaron balones contra sus postes, tanto Cedric como Faurlín, que pudieron acabar de rematar a unos madrileños que llegaron ya a los minutos finales rendidos e indolentes.

Pero al fin y al cabo, por mucho que el julio solo el Mallorca reciba el trofeo de campeón global y el Rayo Majadahonda se tenga que "conformar" con el de grupo, ambos equipos empiezan a perfilar desde hoy la próxima temporada sabiéndose grandes vencedores de la anterior y aún como los únicos equipos con los dos pies puestos en lo que puede que sea la a priori mejor Segunda División de la historia, con más de 400 temporadas en Primera entre todos sus equipos, títulos de Liga, casi una decena de Copas, cinco Supercopas, participaciones históricas en Europa y hasta campeonatos continentales sin olvidarnos de campos colosales y aficiones impresionantes. Y todo esto, sí o sí, a pesar de haber ayudado a agrandar esta estadística, deberemos verlo desde el prisma de un equipo pequeño recién ascendido. La situación económica obliga, y es lo que hay.

El 1x1

Parera: 9; Sublime cuando se le ha necesitado

Fran Gámez: 7; Activo.

Miguel Núñez: 7; Discreto.

Xisco Campos: 8; Reivndicado.

Salva Ruiz: 6; Flojo arriba.

Cano: 6; Mal ubicado.

Faurlín: 7; Activo.

Damià: 6; No lució.

Salva Sevilla: 7; Sacó el gol.

Lago Junior: 6; Podría haber hecho más.

Cedric: 5; Hizo nacer el gol, y poco más.

Sustituciones:

Álvaro Bustos: 7; Reactivó su banda.

Àlex López: s.c.

Aridai: s.c.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies