El partido comenzó en el comedor de mi casa. Sea yo un manojo de nervios en un desapacible mes de octubre. Entre la emoción y la ignorancia. Mis tan sólo 11 primaveras aguardaban en el balcón de mi casa esperando ver llegar el Ford Fiesta de mi padrino para ir al fútbol. Era mi primer partido del Mallorca. Mi primera vez. Con suma profesionalidad él, mi padrino, baja el volumen del radiocassette del coche para repasarme algunos de los nombres y dorsales del equipo y dándome cuatro indicaciones de lo que era ver un partido de fútbol allí, en el Sitjar. “Kike Burgos, Galca, Obiku, Valverde, …” murmuraba yo en voz baja como quien repasa la tabla de preposiciones en la escuela.; y dos serbios de impronunciable nombre que pasarían a la historia del conjunto barralet.

Parada obligatoria en uno de los bares de la zona, en los aledaños del Sitjar. Quedan 20 minutos. En la minicadena del bar el locutor de radio ya vaticina un partido para el recuerdo. Paquete de pipas y cojín en mano para unas gradas de cemento, pacientes hacemos la cola de mallorquinistas y amigos para entrar en el fondo norte. El vecindario, en chándal o en pijama, transistor en mano, se asoman a los balcones de sus casas desde los que se ve gran parte del estadio. Yo, que nunca he sido socio de la prudencia ni abonado de la memoria, reviso cientos de veces que tengo la entrada en el bolsillo de mi pantalón. El taquillero corta una esquina de una entrada que no conservo. Estamos dentro. Quedan 10 minutos. Que empiece el partido.

Crónica

MALLORCA 4 – 0 TOLEDO

Estadio ‘Lluis Sitjar’ (Palma de Mallorca). 10.000 espectadores aprox.

Alineaciones

Mallorca: Kike, José Manuel, Marcelino, Carreras (Olaizola, m.81), David, Galca, “Chichi” Soler, Stankovic, Monchu (Ernesto Valverde, m.46), Stojlikovic (Santaella, m.61) y Obiku.

CD Toledo: De la Fuente, Ruiz Otxoa, David, Herrero, Juanma, Javi Delgado, Dani (Casquero, m.64), Cuellar, Gero, Unai Emery y Cipri (Radovic, m.60)

Árbitro

Valle Gil, del colegio extremeño. Amonestó a Ruiz Otxoa, Dani, David, Cipri, Herrero, Carreras y Marcelino.

Goles

1-0, minuto 45: Galca.

2-0, minuto 68: Valverde.

3-0, minuto 80: Santaella.

4-0, minuto 85: Obiku.

El conjunto toledano llegaba a la capitana balear en una delicadísima situación con cuatro derrotas consecutivas en su haber. Los hombres de Casuco, saltaron al césped del Sitjar bien plantados y podríamos asegurar que la goleada es excesiva, dada la posesión tan repartida que hubo del balón y del juego. Pero en el fútbol, la posesión no siempre es sinónimo de éxito y en esta tarde fue el RCD Mallorca, eficaz y con calidad, quien se llevó el encuentro.

El conjunto que dirigía Víctor Muñoz se adelantada al filo del primer tiempo con un gol de Galca.

Tras la reanudación, el equipo manchego se hizo con un control mucho más intenso del partido y dispuso de algunas de las ocasiones más claras de la tarde. Sin embargo, el buen repliegue que caracterizaba al club balear y un acertadísimo Kike Burgos, anularon cualquier opción de empate.

La puntilla la puso el actual entrenador del Ath. Bilbao, Ernesto Valverde, con el 2-0. Santaella y Obiku sentenciaron un partido práctico y donde la grada disfrutó, gritó, se abrazó y se marchó a sus casa orgulloso, feliz y compartiendo mucho, pero mucho, mallorquinismo.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Xisco Ramis dice:

    Aquello sí eran buenos tiempos. Nada que ver con el ambiente actual.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.