Hay victorias improductivas, y hay triunfos que valen más de tres puntos, hay encuentros que provocan cabreos generalizados por la incapacidad del equipo, y hay derrotas que demuestran implicación y que el equipo lo ha dado todo. Pero hay partidos, en los que ganar supone una sensación de alivio, que libera toda la tensión acumulada durante 90 minutos. Esta es la conseguida hoy frente al Racing, a base de trabajo, de esfuerzo y de ganas. El día que Viajes Iberia volvía a patrocinar al equipo, el día que el número uno del Tenis Mundial se enfundaba la camiseta bermellona y recibía la insignia de honor del club, el Mallorca lograba imponerse en un partido importantísimo, a base de marcar el rechace de un penalti, en el minuto 89, contra un equipo que tenía un hombre menos toda la segunda parte. Todo esto ha provocado una explosión de jolgorio en todos los mallorquinistas.

[adsense]

Combatividad al máximo

El partido, ya desde el inicio se antojaba que iba a ser muy disputado. Se sucedían faltas en el medio del campo, se provocaban los primeros roces entre jugadores, David Navarro las ha tenido con Jonathan Pereira, Marcano con Varela, Scaloni con Óscar Serrano. Mientras esto sucedía, el Mallorca lograba uno de sus objetivos, sacar a Zigic del área, que luchase por ganar balones en el medio del campo, donde su peligro y contribución en ataque se reducía. Para romper estos partidos, es necesario que se produzca algún desajuste en alguna defensa, y así sucedió en el primer minuto, con un centro de Arango, Garay sufrió un resbalón, y Jurado, a contrapié no acertó con la portería.

El resto de la primera parte ha seguido la misma tónica. El Mallorca, consciente de imponerse en su estadio ha sido el que ha adelantado sus líneas y ha gozado de varias oportunidades, bastantes claras. Un mano a mano cruzado de Jurado, una jugada que Aduriz no consigue resolver delante de Toño, un disparo de Arango, o incluso una acción bien defendida del portero cántabro ante Valera. El Mallorca atacaba más, pero no conseguía anotar ese gol tranquilizador.

En defensa, no se pasaban excesivos apuros. David Navarro y Nunes, mantenían a raya a Zigic, Scaloni hacía lo suyo con Óscar Serrano y Jonathan Pereira se iba para el centro, en vez de atacar por el costado, lo que contribuía a un atasco en la zona media que beneficiaba a los defensores, bien escoltados también por Martí.

Hasta que el árbitro empezó a cobrar protagonismo con decisiones curiosas. Se señalaron dos faltas de saque de banda, una para cada equipo, e incluso, a instancia del linier, se señaló falta de Aouate al sacar con la mano porque se había salido del área. De ahí partió la primera oportunidad racinguista, con el disparo de falta de Garay que se marchó fuera por poco. Luego, Jonathan Pereira intentó una vaselina delante de Aouate sin éxito. El Mallorca, que había podido adelantarse, vio como ahora había sufrido dos sustos importantes.

Al descanso se marchó con empate a cero, con los dos equipos cargados de faltas, con las primeras tarjetas para algunos jugadores, y con la conciencia de que ambos habían podido adelantarse.

Energía, miedo y suspense

Tanto Muñiz como Manzano dieron sus pertinentes instrucciones, pero el Racing arriesgó más. Retiró toda su banda izquierda, Oriol más defensivo en el lateral, y Toni Moral acompañando a Zigic arriba, mientras Munitis pasaba a la banda. Manzano mantenía sus once, y con la consigna clara, que había resultado en el primer tiempo, alejar a Zigic del área y no conceder faltas y córner absurdos.

Pero a los cinco minutos, el partido daba un giro importantísimo. Un pase largo, en busca de Aduriz, que gana la posición, un central del Racing se resbala, y Garay, llega algo forzado y carga contra el delantero. El árbitro no lo duda y señala la falta y la correspondiente tarjeta roja. El Racing se quedaba con un hombre menos todo el segundo tiempo, y el Mallorca iba tomando conciencia de que no se podía dejar escapar el partido.

Muñiz, se vio obligado a sacrificar su tercer cambio, retirar a Pereira, sacar al veterano Pinillos y confiar en alguna jugada de ataque por velocidad de Munitis o por la altura de Zigic. Manzano, tampoco se quedó cruzado de brazos, y decidió arriesgar. Sustituyó a dos jugadores cuya categoría esta fuera de toda discusión, pero su rendimiento esta temporada está siendo mucho más bajo de lo esperado. Arango dejó el hueco a Webó y Varela al Chori Castro.

Antes de eso, Dudu Aouate, sigue afortunado con los postes. En Soria ya se encontró con que rechazaron dos balones, con él completamente batido. Hoy nuevamente debe agradecer esos milímetros que han evitado el gol. Una falta que el Mallorca no acertó al despejar y Munitis, el más bajo pero el más listo, se lanza en plancha y el balón se estrelló contra el poste. Hoy la suerte decidió sonreír al Mallorca.

Salvo una clara ocasión de Webó, el Mallorca no conseguía imponer su superioridad, incluso el Racing en ocasiones era el que llevaba la manija del encuentro, lo que provocó varias pitadas del público al equipo. La impaciencia iba en aumento, en veinte minutos con ventaja númerica, el Mallorca no estaba creando peligro, ni tan siquiera llevando el control del partido. El tempo que imprimía era bastante lento y apático, y los nervios seguían en aumento.

Final eléctrico y agónico

Hasta unos alocados últimos quince minutos, coincidiendo curiosamente con la aparición de Keita. Manzano, por fin, renunció al doble pivote, consciente de que un empate era insuficiente, y apostó por tres delanteros. En otras situaciones sonaría a aventura, pero jugando en casa contra diez y estando en puestos de descenso, era una obligación. Y Keita respondió.

El guineano es un jugador que imprime una marcha más merced a su velocidad, y más si enfrente se encuentra con un equipo en inferioridad, cansado y se ubica con un lateral veterano y amonestado como Pinillos. En su primera jugada, tras varios regates se sacó un disparo que fue a córner. Y el Mallorca decidió arriesgar, subir con todo, e iniciar su asedio al marco de Toño. Quedaban apenas diez minutos.

Hasta cinco córners provocó en ese tiempo. El Racing defendía con todo en el área, el banquillo protestaba todo, lo que provocó alguna expulsión, entrenador incluido. El Mallorca soñaba con aprovechar estas jugadas a balón parado… y, para mayor agonía, sucedió lo inimaginable.

En el tercer córner consecutivo que sacaba Martí al primer palo, un defensa se lanzó encima del Chori Castro, sin poder saltar, el balón salió despejado, pero Velasco Carballo y su linier señalaron la pena máxima. Era el minuto 89, y los nervios estaban a flor de piel. Varios jugadores se apresuraron a la discusión de quien lo lanzaba, Keita, Martí… pero la suerte suprema recayó en Jurado. La victoria estaba con un disparo desde los once metros…

Pero Jurado, dispuesto a alterar más los corazones, no acertó a la primera, sacó un disparo raso y centrado que Toño adivinó, pero el rechace regresó manso a sus pies y a puerta vacía sentenció el encuentro. Todos los jugadores salvo Aouate corrieron a abrazarle, era uno de los triunfos más trabajados por parte de todos, y la recompensa, aunque agónica, merecía la pena.

Desde ese momento, solo hubo cinco minutos, que parecieron alargarse hasta el infinito, pese a que el Mallorca cerró líneas, y pudo sentenciar gracias a un cabezazo de Webó, también se sufrió al conceder un córner con todo el mundo temiendo los dos metros de Zigic. Pero el peligro era más por la ansiedad que por circunstancias reales, y cuando el árbitro pitó el final, se vivió una explosión de júbilo. El Mallorca conseguía más que tres puntos  que no le sacan del descenso pero catapultan la moral del equipo y de la afición.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. _saRUmaN_ dice:

    A Manzano le cuesta muchisimo realizar cambios sobre el esquema inicial… hay que realizar cambios antes!

    Por otra parte creo que el penalty en otro partido no nos lo pitan, tuvimos la suerte de que el arbitro estaba de buenas.

  2. jose miguel dice:

    felicidades al mallorca, unas veces no nos ayudan nada y otras pocas si, esperemos q la racha siga mucho tiempo y al final de liga no suframos.

  3. Enrique dice:

    Fue una gran victoria del Mallorca. Sin embargo, el equipo necesita mejorar en cuanto a definir. Por ejemplo, Aduriz en la primera parte, tuvo un mano a mano con el portero y no supo marcar. En la segunda parte, Webo fallo una clara ocasion de gol. Menos mal que al final, pudimos ganar. por cierto, el juego del Mallorca ha mejorado mucho con respecto a otros partidos. los primeros minutos del partido fueron muy buenos, pero como digo, falto esa definicion que tanto hace falta.

  4. xesc dice:

    No tenemos defensas. claro que con Aduriz, Webo y Keita igual marcamos uno o dos golitos, pero sin embargo nuestro maximo goleador solo lleva 7 goles, tenemos k acabar los partidos ganando por penalti o gracias a Jurado, no tenemos a nadie arriba. Necesitamos a alguien con definicion ya.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.