Efectivamente. Lo que esperaba. Has entrado aquí esperando ver una predicción de los partidos que le quedan por disputar al Mallorca buscando un clavo ardiente al que aferrarte. Una sucesión de resultados favorables con una resolución que deseas como agua de mayo: la salvación.

Qué coincidencia. Aferrarte contiene la palabra clave: fe. Cualquier quiniela ahora mismo no se basa más que en una mera cuestión de creencia. Los científicos más prestigiosos del mundo están, con toda seguridad, batallando con el espacio-tiempo para poder averiguar algo que atormenta a todo ser humano desde el inicio de sus días: el futuro.

Te diré una cosa: las posibilidades de resultados de aquí a final de temporada son infinitas. Cualquiera puede ganar, empatar o perder un partido por cualquier diferencia de goles. No está en nuestras manos. Ojalá las predicciones se cumplieran cuantas más veces las pensamos. Pero no. Siento comunicarte que ni tú ni yo hemos sido agraciados con el poder de conocer el porvenir y, por ende, saber qué nos depararán los tres partidos que quedan.

El Mirandés venció en casa del Elche sobre la bocina con un jugador menos (al final acabarían siendo dos) cuando nadie daba un duro por ellos. La jornada siguiente, en Anduva, este mismo equipo empató, también en inferioridad numérica, a todo un Valladolid que vencía con dos goles de ventaja. El Alcorcón conquistó Oviedo y el Mallorca abordó Sevilla cuando el descenso tocaba a sus puertas. Por no hablar del UCAM Murcia, que se llevó el botín en casa del todopoderoso Girona. En la Liga 123 sabemos todos bien que puede pasar cualquier cosa.

No hagamos más esfuerzos por intentar adivinar qué sucederá. Lo que tenga que ser será. Yo soy el primero que sufre cuando lee una previsión de partidos de alguien a quien respeto y veo que no dan los números para salvarnos. Y con esa misma premisa, soy el primero que se siente salvado cuando otra persona apuesta por resultados favorables. Pero no es más que fantasía.

Como dijo el Cholo Simeone, ‘’partido a partido’’. El domingo nos volvemos a jugar la vida contra el Numancia y no debemos ver más allá de ese partido. Debemos imaginarnos yendo al estadio, dejándonos la voz y animando al equipo para que los 3 puntos se queden en Son Moix. Por el momento, sólo existe un camino y está señalado en rojo: NUMANCIA. Y como diría desde el cielo otro atlético pero a su vez mallorquinista, sólo vale ‘’ganar, ganar, ganar, ganar y volver a ganar’’.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.