Lago, no es por ti, es por mí

Te levantas por la mañana y ya la tienes en tu oreja. Ayer por la noche dejaste la tapa del váter levantada, te dice. Han pasado 5 minutos desde que sonó la alarma de tu despertador y ya te has comido la primera bronca.

¡Se te van a quemar las tostadas! Se escucha mientras te vistes para salir a trabajar. Menos mal que no trabajamos juntos, piensas. ¿Pero todavía no te has vestido? Vas a llegar tarde a trabajar te riñe gritando. Y eso es sólo la punta del iceberg.

Hace tiempo que la convivencia se ha vuelto desagradable. El día a día es una constante bola de fuego llena de mal ambiente y poco buen humor. No sabes cómo salir de una relación tan larga y te planteas posibles escapatorias. La quieres. Claro que la quieres. Con locura. Pero no así, no en una relación así de tóxica. Quizá la solución es dejarlo durante un tiempo y volver con más fuerza.

Cierto día, tras tú no encontrar la forma de dejar la relación, ella llega a casa con una cara poco habitual. Que quiere decirte algo. Que tenemos que hablar. El pánico se apodera de ti. Lo quiere dejar. Te quiere dejar. Quiere que cada uno vaya por su lado, a hacer su vida. El uno sin el otro. Y tú no lo entiendes y te castigas, llorando desconsoladamente porque no te esperabas que aquello pudiera realmente pasar. Estabas preparado mentalmente para dejarla tú, pero no para ser dejado. En ese escenario no sabías cómo actuar. No había nada ensayado.

Lago Junior venía atravesando una serie de partidos muy flojos. Partidos en los que apenas brillaba, apenas dejaba muestras de calidad y no conseguía ser determinante en un equipo que le necesita. Quizá se le estaba atragantando la falta de competencia, el saberse titular bajo cualquier circunstancia. Vicente Moreno tendría que haber cortado con Lago. Haberle sentado en el banquillo y darle un toque de atención para volver más fuerte con más fuerza.

Pero no, ese banquillo nunca llegó y la decisión que Vicente no se atrevió a tomar, se le volvió en su contra al caer Lago gravemente lesionado contra el Badalona. Y tú no lo entiendes y te castigas, llorando desconsoladamente porque no te esperabas que aquello pudiera realmente pasar. Estabas preparado mentalmente para dejarla tú, pero no para ser dejado. En ese escenario no sabías cómo actuar. No había nada ensayado.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. David Martos Galán dice:

    Principal fallo de años anteriores. Jugadores que sabían 100% que jugarán y no se esfuerzan al máximo. Haga lo que haga me van a poner…afirma cada uno. Por mucha calidad o desequilibrante que pueda ser un jugador, si no está en forma, es faltar el respeto al jugador que se esfuerza por ser titular y no lo ponen. Aún así, ánimo Lago!

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies