Pep Lluís Martí

Nacido en 1975 en nuestra querida Isla, Martí tuvo su cuna futbolística en las categorías inferiores del Real Mallorca. Considerado uno de los jugadores con más proyección de la cantera, tras tres años entrenando con el primer equipo apenas goza de oportunidades, si bien, hay que recordar lo bien que funcionaba el equipo de Cúper y que tenía a un grandísimo Engonga por delante; con la llegada de Vázquez hubo más ausencias pero el técnico no depositó su confianza en él y decidió probar suerte fuera de las Islas. Su nuevo destino es el Tenerife que se hace con sus servicios durante el verano del 2000 por 3 temporadas. En el club blanquiazul fue uno de los ejes del proyecto de por aquel entonces desconocido Rafa Benítez, con el que los tinerfeños consiguieron el ascenso a primera división en la temporada 00/01 y ganando madurez y conocimientos para lo que el futuro le deparaba.

En la campaña 03/04 el mallorquín, de la mano del bueno de Monchi, llega para convertirse en una de las piezas clave del gran Sevilla que  tantas alegrías y éxitos ha cosechado en estos últimos años. Titular indiscutible en el centro del campo, tanto con Caparrós, como con Juande, asombroso el dato que llega a disputar 200 partidos con el conjunto andaluz en tan solo 4 años, casi el 90 por ciento de los partidos.  Su trabajo y sacrificio, calidad y  profesionalidad y sobretodo su entrega y humildad le convierten en uno de los jugadores más queridos por la afición. Su etapa en el conjunto sevillista coincide con la etapa dorada del club, con el que consigue dos Copas de la UEFA, una Supercopa de Europa, una Copa del Rey y una Supercopa de España.

Pero en su etapa sevillista no todo fueron alegrías, fue uno de los que vivió más de cerca la muerte de su gran amigo Antonio Puerta, pareja de entrenamiento y con el que compartía habitación. Muestras de su gran cualidad como persona es la carta que posteriormente le remite, además del detalle de firmar  con AP16 junto a su firma, dando muestras que siempre lo tiene presente.

Con la llegada de Jiménez no tuvo tanto protagonismo y la campaña anterior a  su fichaje por el Mallorca fue cedido a la Real Sociedad, donde cuajó una grata actuación.
Su salida del Sevilla fue un tira y afloja con Del Nido, con 33 años era difícil que un club asumiera el riesgo de su fichaje,  él quería volver a lo que en su día fue su casa y el club mallorquín no estaba dispuesto a desembolsar una cantidad económica por un jugador que apenas contaba para el cuerpo técnico del Pizjuán, al final el centrocampista llegó gratis pero sujeto a una serie de variables según objetivos logrados por el Mallorca.
Quiso despedirse del club andaluz y de la afición mediante una emotiva carta en la que aseguró que se siente "sevillista hasta la muerte" y en la que dijo que regresará algún día.

Jugador de intachable trayectoria profesional, se ha hecho un nombre en el fútbol y siempre quedará para la retina de muchos aficionados como esa gran persona que siempre ha sido, un trabajador que lo da todo en el campo, competitivo; de los jugadores más inteligentes sobre el terreno de juego, bascula y realiza apoyos a sus compañeros a la perfección, es bueno tácticamente y distribuye con criterio, además tiene buena pegada a balón parado.
Con su vuelta a Mallorca ha contado con la confianza de Gregorio Manzano, Martí nos aporta su gran experiencia, liderazgo  y su calidad en la zona ancha del campo.

Sin duda, Martí todo un señor del fútbol.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. dav dice:

    Si señor vayas post que te has marcado Damià, me gustaria que fuesen mas a menudo 😛

    tengo que buscar un video de marti con la camiseta del mallorca para qe lo pongais xD

  2. Gonzalo Mazarrasa dice:

    La verdad es que nadie en el Mallorca se dio cuenta del potencial que tenía este chico cuando era joven. También formó parte de ese Mallorca B que estuvo en Segunda División, que siempre me ha parecido una gesta muy meritoria. Pero entre el nivel que ofrecía Engonga, y que en ee verano del 2000 se contrató a Marcos, otro mallorquín que jugaba en esa posición, tuvo que salir a probar suerte. Una pena.

    Luego, basta con ver su carrera en Sevilla para darnos cuenta que ha sido un gran futbolista, y además de los que se ganan a la grada y al vestuario. Quiza falta el adorno de una internacionalidad, pero bueno, se escapó esa oportunidad.

    Su regreso, no estoy tan seguro si llegó gratis o a Fernando Navarro en vez de traspasarlo en 5 lo dejaron en 4,7 millones, pero el propio jugador pidió la carta de libeertad, como bien dices agradeciendo todo al Sevilla pero pidiendo que le dejasen también cumplir el sueño de volver al Mallorca, que no quería irse a ningún otro equipo, un gesto bonito.

    Y desde su regreso pues buen rendimiento y eso que ya tiene 34 años. Tacticamente creo que es un fuera de serie, está siempre bien colocado (y por eso se le puede usar de lateral o de central ocasional) y defensivamente es un portento. Además, creo que es los pesos pesados del vestuario, ya este verano fue nombrado como uno de los capitanes y creo que juegue o no, tiene muchos galones y es el ideal para cerrar partidos, dar otro sentido al medio del campo.

    La única lastima, y no es una crítica, que fallase el penalty que podía haber metido al Mallorca en la final de Copa. Pero no es un reproche, los jugadores que lo dan todo como Martí no se ven expuestos a eso (como nadie culpa a Stankovic del penalty del 98).

    Un merecido post.

  3. pitingo dice:

    tengo una anecdota sobre pep.

    cuando estuvo en el mallorca b y se marchaba al tenerife el y su novia vinieron a casa de mi madre a cenar, para despedirse de ella, ya que la novia que no me acuerdo del nombre era alumna de mi madre durante bastante tiempo, estuve dialogando con durante minutos y me lleve una gran impresion.

  4. Gonzalo Mazarrasa dice:

    Aprovecho el post sobre Martí para elogiar que está jugando a un nivel fantastico. Sigue defendiendo como el que más, siempre bien posicionado y se echa al equipo a la espalda cuando hace falta.

    Pero es que además es cojonudo verle salir y empezar a dirigir a la gente, recolocarlos. sin duda es de los que más galones tiene el vestuario. Y aunque tiene 35 años, todavía le quedan años de fútbol. Muy bien Martí!

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies