Jonás Gutierrez

A los 27 años, Jonás Gutiérrez ha alcanzado en este último años su mejor nivel desde que llegara a Europa. Con el Newcastle de vuelta al lugar que le corresponde, en la elite del fútbol inglés, el argentino ha sido una de las sensaciones de la temporada en la Premier, además de haber disputado el pasado Mundial a las órdenes de Maradona con la albiceleste. Sin embargo, es muy probable que nada de esto hubiera sucedido sin el paso del galgo por el Mallorca, donde rindió a un excelente nivel durante tres campañas, llamando la atención de muchos equipos punteros, y consolidándose en el siempre complicado fútbol europeo.

Jonás Manuel Gutiérrez nació en Sáenz Peña, provincia de la capital argentina Buenos Aires, el 5 de julio de 1983. Su dedicación al fútbol, a diferencia de la mayoría de los niños, fue más por obligación que por entretenimiento. Cuando apenas tenía un año y medio sufrió un ataque al corazón que le dejó una parálisis en el hemisferio izquierdo de su cuerpo; por eso, ya a los tres años su madre decidió inscribirlo en el equipo de fútbol sala de Estudiantes de Buenos Aires, cumpliendo con la recomendación médica de que, para tratar de recuperarle, debía practicar actividad deportiva constante. Seguramente, en ese momento nadie pensaba que se iba a convertir en uno de los futbolistas más rápidos del planeta.

Después de compaginar durante varios años fútbol y atletismo, y pasar por Argentinos Juniors y River, a los 10 años entró a formar parte de la cantera de Vélez Sarsfield para llegar al primer equipo ocho años años después. Curiosamente, el día en que debutó, entrando en la segunda mitad, anotó un tanto, sólo cinco minutos después, aunque esa faceta, la de goleador, nunca sería una de sus mejores virtudes.

En las cuatro campañas en las que estuvo en la plantilla, Jonás no sólo se convirtió en un fijo de las alineaciones, sino que su entrega y carácter le llevaron a ser uno de los futbolistas más queridos por la afición, que pronto le acuñaron el mote de El galgo. Su relación con el equipo bonaerense terminó de la mejor manera posible: un mes antes de su marcha, Gutiérrez y sus compañeros se hacían con el Torneo Clausura, después de siete años sin que Vélez lograra ningún título.

Fue en el verano de 2005 cuando Jonás decidió probar fortuna en Europa. Y lo hizo, para alegría de nuestra afición, en el Mallorca. Tras una campaña muy convulsa, en la que se estuvo demasiado cerca del descenso, el equipo entonces comandado por Cúper vivió una auténtica remodelación, con hasta 13 caras nuevas, entre las que el argentino no era una de las que más expectación levantara. "Hemos fichado a un tío que será el que más corra de toda la Liga, pero también el que peor centra" fueron las palabras en petit comité del entonces Presidente del Mallorca, Vicente Grande.

Sin embargo, y como ha hecho allá donde ha estado, con su lucha infatigable y sus carreras sin fin se ganó el respeto de la afición y, sobre todo, de su entrenador, Cúper primero y, a partir de la segunda vuelta, Manzano. No obstante, el argentino acabó disputando 30 encuentros en su primera temporada en España, logrando dos tantos y dejando al Mallorca en una salvación más cómoda de lo que cabía esperar a mitad de temporada.

Debut con la selección argentina

El año siguiente, el 2006-2007, fue quizá el mejor de Jonás en la isla. En una temporada cómoda, en la que se estuvo casi siempre en posiciones de media tabla, el argentino disputó 36 partidos, 35 de ellos como titular, anotó tres tantos y repartió tres asistencias. Pero fue sobre todo su trabajo de ida vuelta, sus carreras interminables durante los noventa minutos, lo que le valió el interés de varios equipos, como el Valencia de Quique o el Atlético, que veían en él a un futurible lateral derecho con llegada muy interesante.

Pero sin duda la mayor alegría de aquella campaña llegó el 7 de febrero de 2007, cuando el galgo debutó con la selección argentina, en un amistoso ante Francia. Sabiendo lo que significa para los argentinos vestir la albiceleste, debió de ser uno de los días más imporantes de su vida. Basta ver cómo lo relata su padre, Ricardo: "No lo podía creer (cuando lo vio en la convocatoria). Le mandé un mensaje que decía 'vamos galgo carajo'. Después, lloré solo".

Desde ese día, con alguna que otra ausencia, Jonás ha sido habitual en las listas de su selección, tanto con Basile, quien le llamó por primerea vez, como con Maradona, quien le dio la titularidad en el Mundial de Sudáfrica, como, actualmente, Batista, que ya le llevó para el amistoso ante Irlanda.

Pese a la gran temporada realizada, a los constantes cantos de sirena procedentes de mil sitios distintos, y a su subida de caché como futbolista internacional en una de las selecciones más importantes del planeta, Jonás continuó un año más en el Mallorca, llevando a cabo, de nuevo, una sensacional campaña. 30 partidos disputados, aunque ningún tanto, y el club bermellón terminando finalmente séptimo, a un punto de la UEFA en una última jornada marcada por el claro amaño del partido Racing-Osasuna que acabó con los cántabros en Europa, el Mallorca fuera, Osasuna salvado por un punto y Zaragoza descendido.

Tras esa última campaña, y con el galgo totalmente instalado en la albiceleste, ya sí tocaba cambiar de aires, buscar un proyecto más ambicioso. Y en su destino se cruzó el Newcastle, para deleite de un servidor. Los magpies, que de la mano del lunático Mike Ashley pretendían recuperar la grandeza de no hace tantos años, formaron un equipo para aspirar a posiciones de Champions, y entre todos los fichajes realizados, hasta 15 caras nuevas, Gutiérrez, como rezaba su camiseta el primer año, era el más destacado.

Salida rocambolesca

Sin embargo, Jonás tuvo que salir por la puerta de atrás del Mallorca, en una acción que se ha criticado bastante en la isla, pero que hay que contextualizar. Es cierto que el argentino se acogió a la sentencia Webster para abandonar el club de forma gratuita, apoyándose sobre todo en un extraño contrato que dividía su propiedad entre Vélez y el Mallorca. De esa forma, rompía su compromiso de forma unilateral, sin que ni el club bermellón ni el argentino recibieran un duro.

Pero no es menos cierto que el galgo, uno de los futbolistas que más entrega ponía sobre el terreno de juego, era uno de los peor pagados de la plantilla, y que ese verano el club hizo un importante esfuerzo para aumentar las fichas de, por ejemplo, Nunes, Trejo, Varela e incluso Borja Valero, aunque éste acabó marchándose, y no hizo lo propio con el argentino. Por eso, cuando el Newcastle le ofreció una muy alta ficha a cambio de que lograra que no se pagara ninguna cantidad en el traspaso, Jonás lo hizo. No decimos ni que hizo bien, ni que hizo mal, simplemente que es una actitud muy comprensible. Al final, no obstante, y después de varias denuncias, el Mallorca acabó recibiendo 2'6 millones en el verano siguiente, además del 10% de una eventual venta futura.

Por fin, estrella en el Newcastle

De todos modos, su experiencia en el fútbol inglés no fue, por lo menos al principio, todo lo apetecible que cabía esperar. De hecho, el sueño se convirtió en pesadilla. Tras una temporada más propia de una historia de ficción que de un equipo, con futbolistas encarcelados, otros sancionados de larga duración, un entrenador al que echan por discutirse con su presidente, su sustituto que tiene que dejar el cargo por una enfermedad de corazón, otros dos recambios más (¡hasta cinco entrenadores en una campaña!) y el reclamo de un ídolo reciente pero que poco o nada sabía de banquillos, Alan Shearer, para dirigir esa complicada nave, acabaron con el Newcastle descendiendo a la segunda división inglesa. De nada sirvió tener futbolistas de la talla de Owen, Martins, Damien Duff, Viduka, Milner, José Enrique o el propio Jonás Gutiérrez.

En un gesto que le ha hecho ganarse aún más el corazón de la Toon Army, una de las aficiones más fieles de Inglaterra, Jonás decidió quedarse en el equipo a pesar de tener otras ofertas, seguramente influenciado también, todo sea dicho, por el jugoso contrato que había firmado el verano anterior. El caso es que ese año 2009-2010 fue un paseo del Newcastle en la Championship, proclamándose vencedor con 102 puntos, once más que el segundo y 23 más que el Middlesbrough, el primero de playoff. El galgo contribuyó notablemente en ese éxito, jugando casi todos los encuentro de titular, logrando cuatro tantos, y comenzando a formar una magnífica pareja con el español José Enrique en la banda izquierda.

Una pareja que este año, en el regreso del Newcastle a la máxima categoría, ha terminado por erigirse como una de las mejores de toda la Premier, con las continuas acciones conjuntas que realizan el argentino y el español en el carril zurdo, con las paredes, las coberturas y doblamientos... y es que el nivel de Jonás este año en el Newcastle ha sido más que excelente, siendo uno de los principales artífices, quizá sólo por detrás de Carroll hasta su marcha, Nolan y el propio José Enrique, de una salvación más que merecida.

Pero, como sucediera en Mallorca y en Vélez, es su carácter, su entrega, su despliegue físico y su capacidad de sacrificio lo que más valora la afición inglesa, tan dada a ese tipo de futbolistas. No es de extrañar que ya, ante el posible éxodo el próximo verano en el Newcastle, le hayan ofrecido a Jonás una renovación al alza, mientras sigue sonando para varios equipos tanto de la Premier como del extranjero, además de seguir contando para el nuevo seleccionador argentino, Batista.

Y es que, respecto a la albiceleste, no hay que olvidar y, de hecho, es motivo de orgullo, que fue en el Mallorca donde se convirtió en internacional, y por eso en el pasado Mundial, donde Jonás fue titular hasta su expulsión ante Corea (Maradona llegó a decir que su once inicial iba a estar formado por Messi, Mascherano, Jonás y ocho más), toda la isla tuvo un ojo puesto en la selección argentina y, en especial, en su lateral derecho. Porque siempre gusta ver a uno de los nuestros disputando una cita tan importante, y más cuando él mismo se ha encargado de decir en más de una ocasión que, aunque Vélez fue quien le crió, fue el Mallorca quien le preparó para estas grandes batallas.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Niet dice:

    ¡Por fin un post sobre el Galgo! Fue increíble su progresión en la isla, donde pasó de ser el tio ése malo que no sabe centrarla al querido por muchos luchador incansable que siempre llegaba hasta el final del campo contrario. Una pena para el club no poder seguir contando con él, aunque está bien saber que después del paso por la isla las cosas le han salido bien.

  2. SaRuMaN dice:

    En el Mallorca era una maquina de correr, pero no daba un centro bueno y tenía un nulo olfato de gol. pesar de ello, la gente estaba encantada de su portento físico y de sus impresionantes galopadas.

    Fue una pena de la forma en la que se fue del Mallorca, influenciado por su madre y haciendo las cosas de forma poco caballerosa. En ese momento perdi el interes en el. De todas formas, no discuto su calidad y se que ha mejorado mucho.

    Buen articulo señores.

  3. Gontxo dice:

    Jonas era un jugador increible. Posiblemente sea el futbolista con más velocidad que hayamos visto, y encima con una resistencia que hacia que en el minuto 95 siguiera corriendo al mismo ritmo. La única manera de frenarlo, coserle a patadas. Y este no lloraba como los de los equipos grandes…

    Fue una pena, el contrato que se le hizo y la manera de salir. Al menos logró la internacionalidad y deleitó haciendo campañones. Quizá le faltaba un poquito más de gol, pero un futbolista muy valido.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies