Germán 'Mono' BurgosFiel al tópico de “para ser portero hay que estar un poco loco”, así era Germán el ‘Mono’ Burgos. Capaz de brillantes paradas pero también de fallos garrafales. Su locura le hacía imprevisible. El argentino fue un jugador de pocos clubs. Como profesional sólo jugó en cuatro equipos, dos en su país de origen, Argentina, y dos en España. El ‘Mono’ se hizo popular en Europa por su excentricidad y por sus actuaciones con la casaca bermellona pero antes ya era muy conocido en Argentina donde durante cinco años defendió la portería de River Plate. Germán cumplió el sueño de muchos argentinos cuando fue convocado por la selección nacional para disputar los mundiales de Francia ’98 y Corea y Japón ’02. Los éxitos a Burgos le llegaron en Argentina con ‘los Millonarios’ donde ganó la Copa Libertadores, la Supercopa Sudamericana y diversos Torneos Apertura y Clausura. Cuando colgó las botas, el ‘Mono’ siguió con su carrera de cantante con un grupo de rock que compaginaba durante su carrera futbolística. Aunque no duró demasiado. Luego establecido en España realizo trabajos de comentarista deportivo y participó en el reality show de fútbol, “Football cracks”. A día de hoy, es el segundo entrenador del Cholo Simeone en el Atlético de Madrid. El ‘Mono’ no ha cambiado demasiado. Un poco más calmado aporta su visión, pero ahora desde el banquillo.

El argentino era un buen portero. Un poco excéntrico y con chulería bajo los palos. Capaz de parar la pelota con el pecho si se trataba de un chut lejano. Manos imposibles y muchos reflejos. Germán no dudaba a la hora de salir. Cuando salía lo hacía con todo. No rehuía del choque y tampoco de salir del área. No era raro ver a Germán robar el balón al delantero con una buena segada y luego sacar la pelota conduciendo. Así era el ‘Mono’ Burgos, un portero diferente. Germán tenía una apariencia old school. Vestía, casi siempre; con pantalón largo, calcetas subidas hasta arriba por encima del pantalón, camiseta arremangada y luego en la cabeza lucía una cinta o una gorra para que su larga melena no le tapara la visión. Larga cabellera, tatuajes en los brazos, indumentaria negra y chupas de cuero, así vestía el ‘mono’ fuera del campo, como buen rockero que era. Germán no tenía pinta de jugador profesional.

Germán Adrián Ramón el ‘Mono’ Burgos nació el 16 de abril de 1969 en Mar del Plata, Argentina. Como buen argentino desde muy joven se convirtió en un apasionado del balón. En sus primeros pasos en el mundo del fútbol, Germán se distinguió por ser un portero con características muy especiales, tenía buenos reflejos, disponía de un buen manejo de la pelota con los pies y, sobre todo, no temía a nadie. Durante los años en las categorías inferiores fue mejorando. El ‘Mono’ no dejaba indiferente a nadie con su actitud bajo los palos. Fue por eso que con 20 años jugó su primer partido como profesional. El 3 de septiembre de 1989 debutó con el Ferro Carril Oeste contra Newell’s Old Boys. Germán estuvo cinco campañas en el club del barrio porteño de Caballito donde encajó 48 goles en 66 partidos. Durante los años que estuvo Burgos en el Ferro Carril Oeste, éste luchó por las primeras posiciones en la liga argentina.

River Plate, la gloria le llega al ‘Mono’

En 1994, los millonarios apostaron por él debido a los malos resultados de Javier Sodero. River decidió ficharle tras las buenas actuaciones con el Ferro Carril Oeste. El 7 de septiembre debutó con la casaca de La Banda en la Supercopa Sudamericana contra Nacional de Montevideo. Un partido especial de la historia del club, regresaba el ídolo local, Enzo Francescoli. Con el ‘25’ a la espalda empezó la carrera de Burgos con River. Sus años en millonarios fueron buenos. Cuatro torneos apertura y un clausura avalan su trabajo bajo los palos de River. Pero el broche de oro de su carrera llegó en 1996 con la Copa Libertadores. Los millonarios fueron pasando de ronda y accedieron a la final. Su rival, el América de Cali. El primer partido se jugó en el estadio Pascual Guerrero de Colombia. El ‘Mono’ fue protagonista, el arquero paró un penalti y el partido acabó 1-0 para los colombianos. La vuelta se jugó en el Monumental. River Plate ganó 2-0 y se llevó su segunda Libertadores. El penalti parado por Burgos fue clave. En ese momento, entró en la historia del club. La temporada siguiente también ganaron la Supercopa Sudamericana en un final muy disputada contra Sao Paulo. Germán estuvo en River hasta 1999 cuando se fue al fútbol europeo.

El ‘Mono’ aterriza en Mallorca

El club bermellón venía de realizar dos buenas campañas con Héctor Cúper. Los arqueros argentinos habían dado resultado al club. Sus antecesores más próximos Carlos Roa y Leo Franco habían cuajado buenas actuaciones. Por eso, el Mallorca decidió fichar otro de los porteros de la albiceleste. Al frente del banquillo también recogió el testigo otro argentino, Mario Gómez, que venía de entrenar al Lanús. Ese inicio de liga fue desastroso. El club cayó eliminado en la previa de Liga de Campeones frente al Molde noruego. Poco más tarde, la Federación española inhabilitó a Gómez. No podía ejercer su profesión en España porque no había acreditado haber dirigido a equipos de la Primera División argentina durante al menos tres años. La documentación aportada por Gómez fue calificada de "insuficiente", según la federación. El Mallorca trató de recurrir pero no cambiaron de idea. Por esa razón, el conjunto bermellón destituyó al argentino en la segunda jornada y fichó a Fernando Vázquez.

El ‘Mono’ no estaba muy centrado en el fútbol en aquella época, su amor por el rock le hizo pensar en la retirada, pero finalmente siguió. El portero no aterrizó con buen pie en la isla. Nada más llegar calificó al médico del Mallorca, Joan Buades, de “inepto” por no haberle detectado una lesión. Meses más tarde, puso una de las manchas más importantes de su carrera. El 21 de Noviembre de 1999, el Mallorca visitaba Montjuic para medirse al Espanyol. Faltaban 20 minutos para el final del partido y el marcador estaba 1-2, el Espanyol buscaba el gol del empate. Antes de sucederse el lanzamiento de un córner, un recién ingresado Manuel Serrano recibía un soberbio puñetazo por parte del "mono" Burgos y no tardaba en caer fulminado al césped. Minutos después, afectado por la agresión y un poco desorientado abandonó el terreno de juego dejando a su equipo con un hombre menos, puesto que Brindisi ya había efectuado los 3 cambios. Para el árbitro, Mejía Dávila, la acción pasó totalmente desapercibida. Pero el comité de competición revisó las imágenes y sancionaron a Burgos. Fueron 11 partidos de castigo y una multa económica, una de las sanciones más importantes de la historia de la liga. Germán no pidió disculpas, argumentando que era un lance del juego. Leo Franco aprovechó la sanción para convertirse en el portero titular. Al final de la temporada, Germán sólo había jugado diez partidos, en los cuales encajó 8 goles. El conjunto bermellón acabó décimo clasificado.

La siguiente campaña el Mallorca contrató a Luís Aragonés para el banquillo. Acabó siendo la mejor temporada de la historia del club. El equipo acabó tercero con el récord de puntos de la historia del club en primera con 71. En esa plantilla destacaban Eto’o, Nadal, Ibagaza, Engonga, Luque, etc. Leo Franco repitió como portero titular esa campaña y Burgos sólo jugó 2 partidos. Leo, Roa y Miki; todos, jugaron más que él. Por esa razón, decidió marcharse al Atlético de Madrid.

Rumbo Madrid, objetivo ascenso

En la capital resurgió como futbolista. Volvió a ser protagonista. Otra vez bajo las órdenes de Luís Aragonés pero esta vez como portero titular. El portero comulgó a la perfección con el club y la afición. Disputó 35 partidos y encajó 34 goles en su primera temporada como atlético. Con el conjunto colchonero fue uno de los héroes del ascenso. La siguiente temporada, ya en Primera, el Atlético contrató Esteban para que se disputará la titularidad con el ‘Mono’. Otra vez, le ganaron la partida. El portero asturiano fue el titular aunque Germán jugó 14 partidos. La temporada siguiente, en lugar de Esteban, fue Aragoneses su rival por la portería. El argentino volvió a disputar los mismos partidos que la campaña anterior.

Cuando iba a venir a jugar a Mallorca, un partido especial para él. Pero le diagnosticaron un cáncer de riñón que le tuvo apartado del fútbol durante unos meses. En una entrevista comentó su reacción al conocer la noticia con su humor habitual: “Fue algo inesperado. Vienen un día y te dicen: te tienes que operar que es cáncer. Yo tenía que jugar ese fin de semana contra el Mallorca y le dije al doctor: mejor me opero el lunes. Pero los médicos y Luis me dijeron que me tenía que operar ya y decidimos hacerlo lo más rápido posible y fue acertado”. Poco después decidió retirarse.

Burgos triunfó en Argentina como jugador y lo hizo en segunda con el Atlético pero aún le quedaba triunfar en los banquillos aunque fuera como segundo. Formando parte del cuerpo técnico colchonero ha vuelto al equipo rojiblanco a la cima. Ganaron la UEFA Europa Legue al Ahtletic con un excelente Falcao. Luego también conquistaron la Supercopa de Europa ante el Chelsea. La siguiente temporada, el equipo del Manzanares, contra todo pronóstico, se la Copa del Rey. A pesar de los éxitos, también la polémica ha acompañado a Burgos como segundo de Simeone. Tuvo un pequeño enfrentamiento con Mourinho en un partido contra el Madrid. También un silbido suyo confundió a Neymar pensando que el árbitro había pitado. Así es el ‘Mono’, pura pasión. Un hombre de fútbol que más de una vez su temperamento le juega malas pasadas pero sin carácter, lo más probable, es que no hubiera cumplido tantos sueños.

Extras: Los mejores momentos del Mono Burgos en el Atleti

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Toni Ramis dice:

    Gran portero de esa vieja escuela de porteros sudamericanos que siempre, para bien o para mal, ofrecían espectáculo.

  2. Pablo Monserrat dice:

    Fue compañero y amigo mío en la escuela secundaria en Mar del Plata, muy buena persona, ya se distinguían sus condiciones de chico, a los 16 años fichó para Ferro Carril Oeste y se mudó a Bs As, con los años terminó jugando en el Mallorca lugar de origen de mi flia paterna

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.