paco-soler“Chichi” Soler permaneció en el Mallorca nada más y nada menos que quince temporadas consecutivas, la siete últimas con el equipo en Primera División y viviendo los mayores logros del cuadro bermellón. De hecho, es el único jugador que ha estado presente en todas las finales que ha jugado el Mallorca y, evidentemente, en los dos títulos que acabaría llevándose el club. El mallorquín defendió la camiseta bermellona en un total de 370 partidos, anotando 22 goles.

Francisco Soler Atencia nace el 5 de marzo de 1970 en Palma de Mallorca. Da sus primeros pasos futbolísticos en el CIDE antes de fichar por el filial bermellón, denominado Mallorca Atlético en aquellos tiempos.

Serra Ferrer le hace debutar con el primer equipo el 21 de abril de 1991 ante el Atlético de Madrid. Además, le encomienda la difícil misión de anular a la estrella rojiblanca: Bernd Schuster, cometido que realiza a la perfección y que sirve para lograr la victoria bermellona. Sus buenas actuaciones le sirven para ser titular en la Final de la Copa del Rey de esa misma temporada, ante el mismo rival. Ya no regresaría al equipo filial.

En la temporada 91/92 vive el descenso del Mallorca, pero su buena campaña le sirve para ser convocado por el combinado nacional para disputar los Juegos Olímpicos de Barcelona ‘92. Disputa cuatro partidos, anotando un gol, y la Selección consigue el oro olímpico.

De vuelta a la isla, pasa cinco años en Segunda, donde se vuelve titular indiscutible, hasta que el equipo logra ascender de nuevo. Luego, saborea los éxitos del mejor Mallorca de la historia, llegando a levantar la Copa del Rey obtenida en el año 2003, la misma temporada en que anuncia su retirada a causa de una lesión crónica.

Después de colgar las botas, sigue ligado al mundo del balompié. Empieza su carrera como entrenador en el Beira-Mar portugués, donde permanece únicamente unos meses. Luego, se marcha al rival palmesano, el Atlético Baleares, lo que provoca algunas críticas por parte de la afición mallorquinista. Dirige al cuadro blanquiazul en dos etapas diferentes, en la campaña 08/09 y en la 12/13, ambas cogiendo el equipo a mitad de temporada y en una situación complicada. A finales de 2015 asume el reto de entrenar a la UD Alaró, en Tercera División, quedando colista en la clasificación.

“Chichi” Soler fue lo que en inglés se denomina un “one club man”, un jugador que debuta y se retira vistiendo los mismos colores, permaneciendo en el mismo equipo durante toda su carrera futbolística. Es decir, un hombre de club, de esos que cada vez son más extraños en el fútbol moderno. Sólo por ello, ya merece ser protagonista de la historia del RCD Mallorca.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.