DoroEn 1960, 44 años después de su fundación, el Mallorca alcanzó el sueño de jugar en Primera División. No contento con eso, logró mantenerse en ella durante tres temporadas consecutivas. En esos diez años, hasta en dos ocasiones más logró regresar: en la 65-66 y en la 69-70, aunque en ambas acabó descendiendo a la primera. Desde esta última, tardaría 14 años más en regresar, dando buena fe de lo complicado que era, y por tanto, dando mucho mérito a lo que se había logrado durante aquella década. Eran otros tiempos...

Pero si el hecho de que el club estuviera hasta en tres periodos distintos en Primera en diez años ya era algo complejo, más aún lo era que un futbolista estuviera en esas tres etapas. Sólo hubo uno que lo logró y, además, siendo siempre titular. Responde al nombre de Doro.

Blas Armero Gallego nació en Socuéllamos, Ciudad Real, el 17 de febrero de 1936, aunque sería conocido por todo el mundo como Doro, diminutivo de su padre, Isidoro, fallecido durante la Guerra Civil. Se formó como futbolista en el Pobla Llarga valenciano, el mismo en el que cuarenta años más tarde jugaría David Albelda, hasta que a los 18 años fue contratado por el Alcoyano, que acababa de concluir su época dorada con cuatro temporadas casi consecutivas en Primera Divisón. Permaneció en el conjunto de Alcoy durante cuatro campañas, en las que alternó la Segunda División con la Tercera (entonces no había Segunda B), hasta que en 1958 firmó con el Hércules.

De la pesadilla al sueño

En Alicante Doro se encontró inmerso en una pesadilla. Llegado a un club ascensor, con el único objetivo de subir a Primera, al año siguiente se encontró en Tercera. La situación económica era lamentable, hasta el punto de tener que vender los trofeos para pagar deudas, y no fue hasta 1961, con el equipo al menos en Segunda, cuando el futbolista pudo abandonar el Hércules.

Fue entonces cuando el Mallorca se hizo con los servicios de este defensa, que veía cumplido su sueño de estrenarse en Primera División. El conjunto bermellón acababa de evitar el descenso en su primera campaña en la máxima categoría, y pretendía reforzar el equipo para mantenerse en la elite. Junto a Doro llegaron el portero Martín Mora, el primer mallorquín que defendió la meta bermellona, Mateo, Pardo, López, Zúñiga, o dos extranjeros que resultaron dos auténticos fiascos: el brasileño Jandyr y el uruguayo Cruz.

El jugador manchego se asentó de inmediato en la titularidad del equipo, siendo uno de los futbolistas que más minutos disputó en una temporada en la que, pese a un arranque espectacular, se sufrió más de la cuenta para lograr la salvación, que no fue sellada hasta la penúltima jornada, cuando se venció en el Luis Sitjar al Zaragoza.

La temporada, pero, dejó secuelas muy graves. El presidente, Roselló, se vio obligado a dimitir por la presión popular, y hubo un nuevo cambio en el banquillo. Con ese enrarecido ambiente fue imposible evitar el descenso, pese a que se habían mantenido futbolistas importantes como Forteza, Bolao, Arqué, Oviedo o el propio Doro, y habían llegado otros de relumbrón, como Sanpedro, Pepillo o Pais.

Doro volvió a ser titular en prácticamente todos los encuentros, y llevó a cabo una magnífica campaña, pero no pudo evitar la catástrofe vivida en la promoción frente al Español, que tuvo que decidirse en un tercer partido en campo neutral, concretamente en el Bernabéu.

Pese a recibir ofertas de varios equipos, el manchego decidió continuar en la Isla, con el único objetivo de regresar a la elite. No se pudo lograr a la primera, pues la marcha de varios de los futbolistas más importantes dejó un equipo un tanto inestable, pero sí al año siguiente, ya con el barón de Vidal en la presidencia y el meta Vicente como una de las principales estrellas. En esas dos campañas en la categoría de plata Doro continúo siendo uno de los baluartes del equipo, así como pieza clave en el ascenso, con un gol vital que permitió el empate en la visita al Málaga, segundo clasificado y que terminaría subiendo en la promoción.

Dos efímeros episodios más

Aquella temporada 65-66 fue como un visto y no visto. Pese a las llegadas de Duca, Rovira o Héctor Nuñez, y a que hubo hasta dos cambios de entrenador, el equipo no logró salir casi nunca de las posiciones de descenso y, tras encajar una goleada en el Bernabéu en la última jornada, regresó a la división de plata con más pena que gloria.

Doro, que aquella campaña estuvo sobre el terreno de juego todos los minutos posibles, esto es, 2700 en las 30 jornadas que dura la Liga, volvió a recibir ofertas para seguir en Primera, pero estaba ya tan identificado con el equipo y la Isla que decidió continuar en el Mallorca.

Tres temporadas más tardaría el equipo en volver a la máxima categoría, un periodo en el que volvieron a vivirse varios cambios en la presidencia y la directiva, idas y venidas de entrenador o la marcha del "gran capitán", Juan Forteza. Hasta la campaña 68-69 no se asentaron un poco las cosas, lo que, unido a la llegada del ex madridista Canario (en su cuesta abajo, pero sobrado para la categoría de plata), propició de nuevo el ascenso mallorquinista.

En esas tres temporadas, Doro, para quien parecía que no pasaban los años, continuó siendo titular indiscutible, disputando prácticamente todos los encuentros, y convirtiéndose en una pieza clave ya no sólo en el terreno de juego, sino también en el vestuario, pues era el más veterano en la plantilla.

Aquella nueva campaña en Primera, pero, no fue para nada reconfortante. Pese a mantener a Fornerís en el banquillo y a buena parte de la plantilla que había logrado el ascenso, además de incorporar interesantes fichajes como Colom, Pérez, Costa o, sobre todo, el angoleño Mendonça, el Mallorca fue incapaz de tomar aire en ningún momento de la temporada, consumando su descenso a falta de varias jornadas para concluir la Liga, un descenso que iba a significar mucho más que la pérdida de categoría, pues el conjunto bermellón tardaría catorce años en regresar a la elite, después de pasar por demasiados apuros económicos que le llevaron a jugar en Segunda B e incluso en Tercera División, y durante cuatro temporadas, en la década de los setenta.

Retirada en la Isla

Aquel último año del Mallorca en Primera Doro, pese a ser uno de los pesos pesados en el vestuario, no fue titular. La llegada de Mariano, procedente del Atlétido de Madrid, y la irrupción de Robles, unido al inevitable paso de los años, mandaron al central al banquillo. Aún así, y pese a sus 33 años, acabaría disputando 16 encuentros como titular, más de la mitad de la Liga.

Pero eso, y el descenso a Segunda, fue suficiente para que el manchego dicidiera abondonar, diez años después de su llegada, el club bermellón. No así la Isla, en la que continuó después de firmar para la temporada 70-71 con el Atlético Baleares, entonces en Tercera División. Al año siguiente, ya sí decide colgar definitivamente las botas. La última vez que se vio su nombre en el Mallorca fue una década después, cuando ascendió del filial su hijo, que también llevaba el mote de Doro, aunque tuvo una presencia testimonial y apenas llegó a jugar con la camiseta bermellona.

El bueno, Blas Armero Gallego, se había retirado después de diez temporadas en el Mallorca, después de haber disputado 198 encuentros con la casaca mallorquinista, lo que le convierte en uno de los futbolistas más importantes de la historia del club. Pero sobre todo queda para el recuerdo el hecho de que un jugador, en un época en la que el Mallorca era, siendo benevolentes, un equipo ascensor, llegara a jugar hasta en tres etapas distintas en Primera División. Hoy parece fácil, pero en aquellos tiempos era más que meritorio, y Doro lo logró. Fue el único.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. SaRuMaN dice:

    Detalle muy curioso lo de Albelda! Os lo currais mucho con este tipo de articulos 😉

  2. Toni Ramis dice:

    Con estos artículos el blog es prácticamente una gran enciclopedia del mallorquinismo, ¡enorme trabajo!

  3. jose dice:

    Es posible que jugara un amistoso con el Barça en Octubre del 64? Por otro lado, donde juega las temporadas 63-64 y 64-65? En Mallorca?

  4. Desconocida dice:

    Alguien sabe si este jugador aun vive? Seria muy interesante conocer su propio testimonio

  5. RCD Mallorca | PES Classic Teams dice:

    […] Doro […]

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.