Ángel PedrazaPrecursor del fútbol de toque de la factoría azulgrana, donde se formó íntegramente, es uno de los principales recuerdos que vienen a la memoria de aquellos de mi generación cuando tratan de recordar lo que era el Mallorca cuando éramos pequeños. Llegado del Barça, donde se había forjado un nombre, fue en el club bermellón donde mostró su plenitud, llegando a convertirse en capitán del equipo.

Sin duda el mayor hito de Pedraza con el Mallorca fue aquella Final de Copa del Rey, de la que están a punto de cumplirse 20 años, y en la que desgraciadamente no pudo alzarse con el título. Pero no es ese el único, ni con los bermellones ni con la isla, con la que mantuvo una fantástica relación hasta que, hace apenas tres meses, nos abandonara para pasar a mejor vida.

 

El primer producto de La Masía

Especial Copa del Rey de 1991Ángel Pedraza Lamilla nació en La Rinconada, Sevilla, el 4 de octubre de 1962, aunque de bien pequeño se trasladó a Barcelona. A los 16 años se enroló en el Barcelona, formando parte de la primera generación que estuvo en La Masía, inaugurada en 1979. Centrocampista de toque corto e inteligente, pero no exento de garra, un año después ya debutaba en el primer equipo.

Fue en un partido de la Copa de la UEFA, ante el Sliema Wanderers de Malta. En la segunda mitad Kubala, el entrenador entonces, le dio la oportunidad de saltar al terreno de juego sustituyendo a Tente Sánchez. Poco después debutó otro chico del juvenil, el delantero Manolo, pero ya daba igual, porque Pedraza se había convertido en el primer futbolista de La Masía que jugaba con el Barcelona.

Pese a ese prematuro debut, le costó asentarse en el primer equipo. Tras dos temporadas jugando con el filial, en la 82-83 se marchó cedido al Villarreal, entonces en Segunda División. Fue al concluir esa campaña cuando, por fin, se quedó en el primer equipo azulgrana, con el que estaría cinco temporadas, en las que nunca llegó a consolidarse como titular.

Aún así, en esos cinco años disputó un total de 90 encuentros, logrando cuatro tantos, uno de ellos precisamente ante el Mallorca el día en el que debutó Miquel Àngel Nadal en Primera División, y en su palmarés figura una Liga (84-85), una Copa del Rey (87-88), así como la fatídica Final de Sevilla ante el Steaua de Bucarest, en la que el Barça cayó derrotado en los penaltys, y en la Pedraza fue titular en el centro del campo.

Al Mallorca para subir

En el verano de 1988 el Barcelona vivió una auténtica revolución. La llegada de Johan Cruyff al banquillo supuso la incorporación de muchísimas caras nuevas y, por consiguiente, la salida de otros tantos jugadores. Y entre esos con los que no contaba el holandés estaba Ángel Pedraza, quien sorprendentemente decidió embarcarse en el proyecto del Mallorca, recién descendido, para regresar a la máxima categoría.

No obstante, le salió bien la apuesta al andaluz, quien se convirtió en un pilar básico del equipo desde el primer día. Coincidiendo con la llegada a la isla de Albístegui, Sala, Stojadinovic o Vulic, más la continuidad de Zaki, Nadal o Álvaro, el equipo consiguió su propósito al primer intento, tras una agónica promoción ante el Espanyol. Como a lo largo de toda la temporada, Pedraza fue titular en ambos encuentros, acompañando a Nadal en una de las mejores medulares que se le recuerdan al Mallorca.

Con las incorporaciones justas, entre las que destacaba Fradera, compañero de Pedraza años antes en el Barcelona, el Mallorca consiguió salvar la categoría en la 89-90, lo que ya se consideró todo un hito. Pero lo más grande estaba aún por llegar.

En la temporada 90-91, con las incorporaciones destacadas de Sergio García, Hassan Nadir, Marina y Armando, el Mallorca llevó a cabo una campaña liguera muy sufrida, terminando en la decimoquinta posición, pero asombró a todos en la trayectoria copera. Tras dejar atrás a Gimnástica Torrelavega, Sabadell, Oviedo y Elche en las primeras rondas, en los Cuartos de Final se apeó al Valencia, y en las Semifinales al Sporting, para plantarse en la Final, en la que se iba a medir al Atlético. "Llegar a la Final de Copa era lo más maravilloso que me había ocurrido como futbolista", asegura Miquel Àngel Nadal, uno de los principales artífices de aquel hito.

Sin embargo, como por todos es sabido, el fatídico gol de Alfredo en la prórroga hizo que el Mallorca no pudiera entrar en la historia logrando su primer título. En aquel partido Pedraza también fue titular, pero lo hizo jugando en el lateral derecho, posición que ese año Serra Ferrer se había "inventado" para él.

Aquella derrota supuso el fin de un ciclo. En algo que se ha convertido ya en una constante en el Mallorca, aquél verano, tras los buenos resultados, el equipo se desmanteló. Se marcharon Nadal, Marcos, Del Campo, Claudio, Zaki... y los recambios no salieron bien, con lo que el equipo volvió a descender a la Segunda División.

Pedraza, que tras la salida de Nadal y Zaki se había convertido en el capitán del equipo, tuvo varias ofertas para permanecer en Primera División tras el descenso, la más sonada la del Tenerife, pero prefirió continuar en el Mallorca. Ahí se mantuvo durante tres temporadas más, en las que no llegó el ansiado ascenso. Y en el verano de 1995 decidió abandonar el Mallorca, un Mallorca en continua reconstrucción y que aún tardaría dos años en regresar a la elite.

Nada menos que siete años estuvo Ángel Pedraza en el Mallorca, simbolizando lo que era el club en aquella época: llegó en Segunda, subió, estuvo a punto de tocar el cielo en la Final de la Copa del Rey, al año siguiente volvió a descender, y se desesperó buscando un nuevo ascenso. En esas siete temporadas disputó un total de 229 partidos, logrando tres tantos y siendo siempre pieza básica del equipo ya fuera en el centro del campo o en la defensa.

Trágica despedida

Tras abandonar el club bermellón decidió continuar en la isla, concretamente en el Sóller, donde estuvo dos temporadas para llevarlo a la Segunda B y, en 1997, colgar las botas, aunque bien poco tardó en dirigirse a los banquillos. Ese mismo año pasó a fomar parte del staff técnico del Barcelona, encargándose de varios equipos del fútbol base azulgrana. En 2002 se marchó al juvenil del Espanyol, llegando a entrenar en el filial. Benidorm, Villarreal B e incluso el Iraklis griego fueron sus siguientes destinos, hasta que regresó a la isla, concretamente al Atlético Baleares, para vivir un nuevo ascenso de la Tercera Balear a la Segunda B. El Hospitalet, esta misma temporada, fue su última aventura.

Polémica fue su salidda del Barcelona rumbo al Espanyol, llevándose a su hijo, Marc Pedraza, de la mano. Y es que el joven era uno de los mayores talentos del fútbol español. Hoy, con 23 años, sigue trabajando para llegar a la elite del fútbol español. Por desgracia, su padre no podrá verlo. El pasado 8 de enero falleció víctima de un cáncer (sí, de un cáncer, ya está bien de que en los medios haya tabú con esa palabra para malllamarla "larga enfermedad"), inundando de lágrimas el fútbol español, el Barcelona que le formó y, sobre todo, el Mallorca, allá donde se sintió verdaderamente futbolista, y donde en estas fechas se le recuerda con especial cariño, el cariño que se ganó con su calidad, con su carácter y con su entrega, y con aquella Final en la que Pedraza y toda la isla estuvo a punto de tocar el cielo, cielo en el que, ahora, descansa en paz.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Enrique dice:

    Yo tuve la suerte de conocerle, fui a un campus en la Molina donde el era el que lo lelvaba y tengo que decir que era una persona muy agradable, el trato que tuvo con mi hermano y conmigo fue realmente muy bueno y siempre le recordaré

  2. RCD Mallorca | PES Classic Teams dice:

    […] Pedraza […]

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies