CampanoAlejandro Campano es un futbolista que representa a la perfección lo que fue el Mallorca de principios de la década pasada.

Llegó como un desconocido al filial bermellón, saltó sin hacer ruido al primer equipo para cubrir la salida de algún jugador, sorprendió a todos, se asentó en el primer equipo, se convirtió en una pieza clave en el año de Champions, llegó incluso a ser capitán del Mallorca, y se marchó tras dar los mejores años.

Una historia que, con más o menos éxito, se repitió con varios futbolistas durante aquella época, pero que quizá con el futbolista sevillano alcanzó su máxima plenitud. Por eso, nos detenemos a repasar la que fue, y sigue siendo, su trayectoria futbolística.

Llega a la isla por la puerta de atrás

Alejandro Campano nació el 29 de diciembre de 1978 en Sevilla. Fue en la cantera del club hispalense donde se formó, llegando a debutar con el primer equipo, entonces en Segunda, en 1998. Al año siguiente se marchó cedido al Dos Hermanas de Segunda B, para regresar al filial sevillista 1999. A pesar de coincidir ahí con Reyes y con el hoy jugador del Baleares Antoñito, el equipo descendió a Tercera lo que, unido a la falta de sitio en el Sevilla, le obligó a buscar otro destino.

Fue entonces cuando decidió recalar en el Mallorca. Una apuesta arriesgada porque significaba pasar de un filial a otro, y ya sabemos que la lista de futbolistas que van cambiando de filial y luego no llegan a la cima es muy amplia. Sin embargo, en la isla se sintió importante desde el primer momento.

Nada más aterrizar fue convocado por el primer equipo, junto a sus compañeros del B, pare disputar la eliminatoria de la Intertoto ante el Ceahlaul rumano. Eliminatoria en la que el Mallorca cayó eliminado. No obstante, su campaña en el filial, donde coincidió con Álvaro Novo, Dani Guiza, Robles, Chando, Buades o el actual presidente de la AFE Rubiales fue más que decente, lo que le valió para ascender al primer equipo en el verano del 2001.

Con 23 años, se convirtió en titular y pieza clave del Mallorca, ocupando el carril derecho mientras que su compañero de quinta Novo ocupaba el izquierdo. 4 tantos en 31 partidos fue su bagaje, llevando a cabo una temporada bastante positiva. Sin embargo, la irrupción de Albert Riera al año siguiente le relegó al banquillo, ocupando entonces Novo la banda derecha. Aún así, Campano fue el 13r futbolista con más minutos, contribuyendo enormemente a la salvación del equipo, así como a la consecución de la Copa del Rey. Como premio a su labor, en la final ante el Recreativo gozó de algunos minutos, sustituyendo en el tramo final del encuentro a Samuel Eto’o.

Aquel verano de 2003 Novo y Riera abandonaron la isla, con lo que Campano regresó a la titularidad. Fueron quizá sus mejores momentos a nivel individual, aunque no en lo colectivo. Dos campañas, la 03/04 y la 04/05, en las que el sevillano fue titular indiscutible, aportó cuatro tantos, algunos de ellos espectaculares como el logrado en el Bernabéu, y se convirtió incluso en uno de los capitanes del equipo. Pero en las que el Mallorca siempre sufrió demasiado para eludir el descenso.

Por eso, en la 2005/2006 decidió llevarse a cabo una remodelación del equipo, y con la llegada de Jonás Gutiérrez, Campano regresó a la suplencia. Aún así, no arrojó la toalla y ayudó considerablemente a los suyos saliendo desde el banquillo, ya sea para el centro del campo o para el lateral. Pero al terminar aquella temporada, decidió abandonar la isla.

Continúa en Primera División

El Nàstic fue su siguiente destino. Recién ascendido a Primera División, buscaba jugadores con experiencia en la categoría que aportaran sus virtudes en pos de la salvación. Y Alejandro Campano fue uno de los elegidos. Titular desde el primer día, anotó tres tantos –uno de ellos precisamente al Mallorca- y aportó mucho a los catalanes en las jugadas de estrategia. Pero no pudo evitar el descenso de los suyos.

Con 29 años, decidió continuar en el Nàstic en Segunda División, convirtiéndose en el líder y capitán del equipo. Con su calidad y profesionalidad, fue durante tres temporadas uno de los mejores jugadores de la categoría de plata. Pero nunca llevó al equipo al ascenso, ni recibió ninguna oferta interesante para regresar a Primera.

La pesadilla rumana

Por eso, en el verano de 2010 decidió lanzarse a una extraña pero atractiva aventura. El Vaslui rumano emprendió un proyecto ambicioso, contratando al técnico español López Caro, quien se encargó de llevarse algunos futbolistas de su gusto. Campano fue uno de ellos. Con 31 años, era su último gran contrato, con unas cantidades económicas muy generosas, y con la posibilidad de jugar en Europa.

Pero bien pronto todo se torció. El dueño, un personaje totalitario y déspota, se enfadó con los españoles por los resultados cosechados. Fue echándolos uno a uno, hasta que se quedaron López Caro –que no estaba dispuesto a marcharse sin cobrar-, Campano y Rivas. Finalmente Porumboiu, el propietario, llegó a un acuerdo con el técnico, pero a los dos futbolistas no les dejó salir. Tampoco jugar, porque esa fue la orden que le dio al nuevo entrenador. Lo único que quería era amargarles la vida.

“Tenía claro que debía salir de ahí, no me importaba devolver todo el dinero que había cobrado”, comentó Campano. Pero no le dejaban. “Yo estaba dispuesto a estar seis meses sin jugar para no quedarme allí, pero tampoco me dejaron”. Asegura que “lo pasé fatal, me peleé con todos”, pero se vio obligado a llegar hasta el final de temporada.

Entonces, no se lo pensó. Dejó el fútbol a un segundo plano, y primó a su familia, que tan mal lo había pasado en ese año. Así, decidió regresar a España, al Xerez, para poder  vivir en su ciudad natal, Sevilla, y con los suyos. Ahí, las cosas deportivamente no le están saliendo del todo bien –apenas ha jugado siete partidos de titular-, pero por lo menos vuelve a ser feliz. Como lo fue en Mallorca.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. miguelbuke dice:

    Echadle un ojo al cromo de Campano que se os ha colado un detalle.

  2. Arturo Montero Adrover - Facebook dice:

    Grande campano

  3. Xisco Vich dice:

    @miguelbuke Gracias por avisar.

    Sin menos preciar a Campano, tanto él como Novo nunca fueron buenos jugadores para el Mallorca, me ponían bastante nervioso porque cometían muchos errores… Yo siempre he sido más partidario de Lauren y Finidi en la banda derecha.

  4. Bermellon Martin dice:

    Campa es un grande

  5. Xisco Ramis dice:

    Hombre Xisco, Lauren y Finidi son palabras mayores, eran unos cracks. Pero Campano tampoco lo hacia mal del todo, tenía buena técnica y creaba peligro a balón parado.
    Y en el Nástic era de los mejores, de largo.
    También recuerdo dos golazos suyos contra el Betis en Son Moix.

  6. Niet dice:

    A balón parado era de los mejores, ¡grande Campano!

  7. Cristiancampano dice:

    Gracias a todos los del mallorca, por ese trato que le habeis dado a mi hermano… gracias de verdad, él no os olvidara

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.