Igual que la semana pasada elogiábamos la reacción del equipo al ser capaces de remontar tres tantos en 70 minutos, hoy las criticas deberían hacerse en el sentido contrario. Es imperdonable dejar escapar  dos puntos, con una ventaja de dos goles y de un jugador más sobre el terreno de juego (igual que para el Betis también fue imperdonable empatar en Palma la semana anterior). El estadio Lluís Companys, definitivamente no se le da bien al Mallorca, y hoy ha vuelto a ser un claro ejemplo, pese a no perder. El año que viene cuando ya no se encuentre entre los estadios de fútbol de la Liga, el Mallorca no lo echará de menos.

Jurado y De la Peña: Imprescindibles para mover el balón

Se ha visto a lo largo de todo el partido. Mallorca y Espanyol tienen dos jugadores de referencia, Jurado y De la Peña, cuya calidad está infinitamente por encima del resto de sus compañeros. Ellos solos, son capaces de coger el balón, mover la pelota, distribuir juego, echarse el equipo a la espalda y estar presentes en todas las jugadas de ataque. En esta ocasión, además, les hemos visto a los dos anotar un gran gol cada uno.

Así ha sido la primera parte. Cuando el balón llegaba a estos jugadores, era su equipo el que se imponía. Jurado se escoraba al lado izquierdo, y ha puesto en muchos aprietos a Sergio Sánchez. Y el Mallorca ha dispuesto de varias oportunidades. Luego, a partir del minuto 20 ha sido De la Peña el que se ha hecho con el control y el Espanyol ha tenido en las botas de Tamudo sus mejores oportunidades. Hasta tres seguidas, un gol legal mal anulado, un disparo al poste tras recortar a los defensas y un uno contra uno que se marchó desviado tras intentar picarla sobre Aouate. El Espanyol empezaba  a aproximarse peligrosamente, hasta que en una de esas jugadas que tanto cabrea a los entrenadores el Mallorca consiguió su recompensa. El Espanyol sacó un córner en corto, Rufete se lio él solo y el Mallorca lanzó el contraataque. Evidentemente Jurado condujo el balón hasta las proximidades del área, regateó a Pareja y provocó una falta y la tarjeta al defensor. Hasta allí se aproximó Arango, pese a ser la posición para un diestro, desenfundó su zurda y la lanzó hacia el palo de Kameni, que se comió la pelota. El objetivo de Manzano estaba conseguido, adelantarse y jugar con la ansiedad del rival, que además la tomaba con su portero. El Mallorca se marchaba al descanso en ventaja, y al Espanyol le afloraban las dudas.

[adsense]

Jugar con la ansiedad

Siempre se recuerda que cuando un equipo grande, camina por los puestos peligrosos de la clasificación le cuesta más jugar, porque no está acostumbrado a jugar con la ansiedad y el nerviosismo que suponen estas posiciones. El Espanyol, colista con 21 puntos, era consciente de que no podía dejar pasar más oportunidades y necesitaba imperiosamente una victoria. Y el Mallorca prefirió esperar a que se desesperase.

Esto se produjo con Moisés Hurtado. El Mallorca mantuvo su ventaja, ya que el empate de Callejón fue respondido inmediatamente con el gol de Cléber. De la Peña, consciente de la importancia del envite, protestaba todo, se movía fuera de sí, y esto lo contagió a sus compañeros y al estadio. Tanto que Moisés soltó el codo en un salto y vio la segunda amarilla. Al Espanyol le tocaba apelar a la épica si quería sacar algo con un hombre menos. Para hacer más daño, Jurado completaba su magnífica actuación con un autentico golazo y ponía al Mallorca con dos goles de ventaja y un jugador más. Parecía que la maldición de Montjuïc iba a romperse en el año de la despedida del estadio.

El empuje de De la Peña y la relajación mallorquina

Pero nuevamente, como ha sucedido en el inicio de muchos partidos este año y como ocurrió también contra el Athletic de Bilbao, los jugadores se relajaron pensando que estaba todo hecho. Y De la Peña lideró a su equipo hasta conseguir un importante punto. Al minuto del gol mallorquín, el Espanyol salió con fuerza. El lateral derecho del Mallorca estaba descolocado, y Nené pudo internarse con facilidad, dar el pase de la muerte y ponerle a De la Peña el 2-3. Los jugadores del Espanyol se lanzaron a por la pelota. Creían en la remontada e iban a  darlo todo para conseguirla.

El Mallorca dudaba, no conseguía cerrar el partido pese a jugar con un hombre más, no lograba salir a buscar un nuevo tanto y tampoco lograba colocarse con criterio en defensa. Los medios centros que hasta ese momento estaban jugado bien, desaparecieron. Callejón y Nené aparecían por las bandas con fluidez, y el Mallorca intentaba resistir.

Pochettino decidió jugársela, retirando al lateral derecho y sacando un nuevo delantero. Y encontró la recompensa a ese atrevimiento con el empate. La jugada volvió a proceder desde su banda izquierda. El Mallorca regaló una falta en el lateral del campo, De la Peña la colgó y la jugada acabó con juego peligroso de Cléber sobre Tamudo (Josemi, su marcador, se revolvía en el suelo). Y el Espanyol, a falta de siete minutos para el final no desaprovechó la oportunidad en las botas de Nené. El Espanyol había recuperado dos goles pese a jugar con uno menos.

El resto del partido fue un manojo de nervios, más tarjetas, los equipos revolucionados. Manzano introdujo a Keita para intentar aprovechar los espacios y volver a buscar la victoria. El Espanyol no sabía si volcarse a buscar los tres puntos, y el Mallorca volvió a gozar de algunas oportunidades, pero ya no consiguió arreglar el empate que le priva de dos puntos que le hubieran lanzado en la clasificación. El duelo entre Jurado y De la Peña acababa decantándose para el catalán, mucho más experimentado, y que consiguió echarse el equipo a la espalda, ocupar todo el centro del campo e incluso tener que actuar con dureza para frenar el juego mallorquín. El empate fue gran merito suyo. Jurado, pese a su partidazo se irá más frustrado.

En fin, estos son los puntos que a final de liga pueden echarse de menos, y es incomprensible no conseguir cerrar los partidos con una ventaja tan clara y teniendo recambios para hacerlo. Al menos, a  Montjuïc, ya no volveremos.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. _saRUmaN_ dice:

    Madre mía… ganando 1-3 nos empatan siendo ellos uno menos. Menos mal que el árbitro no dio por bueno el gol que metieron y les anularon, porque realmente era un gol legal. Contra el Atleti no lo vamos a tener tan fácil, espero que se crezcan y arranquemos algun puntito.

  2. jose miguel dice:

    seguimos puntuando eso es bueno hay que seguir asi y no perder la estela de puntos por partido, pero contra el atletico hay q ganar y seguir soñando con la permanencia, en 2 partidos del mallorca habido 12 goles!!! impresionanteee!!!

  3. Enrique dice:

    Fue una lastima de partido, el Mallorca no debió relajarse. Aunque estoy de acuerdo con José Miguel, hay que ir puntuando y seguir asi.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.