Foto: Elche CF

Ficha técnica

Elche C.F.: José Juan; Tekio, Neyder, Verdú, Albacar (Manu, 90'); Josan, Manuel Sánchez, Provencio, Javi Flores (Nino, 57'); Collantes, Benja (Sory Kaba, 75').

R.C.D. Mallorca: Reina; Joan Sastre, Xisco Campos, Raíllo (José Ángel, 84'), Bonilla; Álvaro Bustos (Abdon, 63'), Pedraza, Salva Sevilla, Aridai (Dani Ndi, 72'); Lago Junior; Àlex López.

Árbitro: Ricardo Escudero Marín (Comité castellano manchego) amonestó a los locales Josan, Provencio, Tekio, Manuel Sánchez, Verdú y Albacar y a los visitantes Xisco Campos, Joan Sastre y Manolo Reina. Expulsó por doble amarilla a Bonilla y Àlex López y a miembros del cuerpo técnico del Elche, Acciari -segundo entrenador- y Pacheta -preparador principal-, y del Mallorca, José Martín -encargado del material-.

Incidencias: Partido correspondiente a la trigésimo cuarta jornada del grupo 3 del Campeonato de Liga de Segunda B, disputado en el Manuel Martínez Valero de Elche ante 7.154 espectadores, una centenar de ellos mallorquinistas agrupados en el segundo anfiteatro con visibilidad reducida, en el primero de los dos 'días del club' que ha organizado el equipo ilicitano. Los jugadores locales saltaron al campo con una camiseta de ánimo a Gabriel Corozo, jugador lesionado en el último encuentro disputado en el Martínez Valero que tendrá que pasar por quirófano el próximo viernes por una rotura del ligamento anterior cruzado izquierdo, y se guardó un minuto de silencio en memoria de José María Fernández Treviño, ex futbolista franjiverde fallecido el pasado viernes.

Resumen

El Mallorca ha certificado matemáticamente su presencia en el play-off de ascenso a Segunda División después de arrancar un empate a cero del Martínez Valero de Elche, convirtiéndose en el primero de los dieciséis equipos con el billete para disputarlo. El encuentro volvió a dejar unas sensaciones muy pobres para el líder, que se vio superado a medida que pasaba el peso de los minutos por los locales, mucho más necesitado de unos puntos que fue incapaz de sacar ni jugando con una agresividad inusual hasta para estas categorías de las que el club isleño ya cuenta los días para poder salir.

El partido empezaba en el Martínez Valero con un Mallorca valiente, sacando pecho después de la victoria de la semana pasada ante el Lleida y acomodado en el liderato, una posición que salió a honrar sobre el césped buscando hacerse con el dominio ya desde la salida con el control del balón limpio y también gozando de las únicas ocasiones que se iban dando en los primeros compases del encuentro, de las que la más clara fue un centro de Lago que Aridai hizo impactar en un defensa, un reflejo de lo que fueron los bermellones en el plano ofensivo durante la primera parte, en la que todo el peligro apoyó en cabalgadas laterales y, sobre todo, de Lago Junior, quien sacó los mejores centros, algunos de ellos manifiestamente de gol.

A pesar de esto, y cumpliendo con el repetitivo guión que llevamos viendo durante ya muchos meses, los de Vicente Moreno fueron perdiendo potencia con el paso de los minutos, de lo que se fue aprovechando un Elche que, a partir del cuarto de hora de encuentro, empezó a empujar con fuerza y Verdú pero sobre todo Benja dos minutos después cuando se quedó solo delante de Manolo Reina después de un error garrafal de Salva Sevilla. Poco a poco se fue consolidando el dominio franjiverde en el mediodía ilicitano, justo lo que no fueron capaces de hacer los hombres de Vicente Moreno cuando las ocasiones fueron suyas, construido a base de un juego extremadamente agresivo que no dejaba ni respirar a los centrocampistas bermellones, cada vez más superfluos a medida que los mallorquinistas debían limitarse a buscar el gol a la contra.

Tan radical fue el desplome de los visitantes que, cuando ni se había cumplido la primera media hora de partido, disfrutaron de su última buena ocasión, en otro centro de Lago que inexplicablemente disparó a fuera Bustos desde prácticamente el área pequeña, una ocasión que también significaría de hecho la muerte del primer tiempo, puesto que el peligro brillaría por su ausencia a excepción de un cabezazo de Benja al borde del descanso contra el que Reina debería reaccionar con mucha rapidez para dejar atado un 0-0 que no acababa de ser mal resultado, visto lo visto, al término de los primeros cuarenta y cinco minutos, demasiado mejorables independientemente de estar jugando contra un equipo puntero del grupo.

Aún así, no hubo ningún cambio a la vuelta al terreno de juego de la segunda ciudad de Alicante y, como es de esperar cuando no tocas nada, todo continuó como se había dejado un cuarto de hora antes y el Elche continuó llevando la iniciativa ofensiva sin, todo sea dicho, la más mínima concreción de cara a puerta, un déficit que se corrigió con la entrada de Nino, quien jugó con determinación pero muy poco acierto en el día en el que hacía historia convirtiéndose en el jugador con más partidos en toda la historia del club de la palmera. De hecho, al primer minuto, el ariete almeriense ya disponía de la primera ocasión después de un rechace defectuoso de Bonilla. Moreno entendió que había llegado el momento de renovar el campo y decidió empezar a mover el banquillo, dando entrada directamente a Abdon, quien había llegado a la convocatoria sin prácticamente haber entrenado esta semana, por un Álvaro Bustos que había estado muy mal en este partido después de haber lucido contra el Lleida.

Tampoco la adición de efectivos en ataque sirvió para que los barralet reaccionasen y los valencianos continuaron con el control absoluto hasta que en el minuto sesenta y ocho llegaría la jugada clave del encuentro, cuando Josan sería derribado por Joan Sastre cuando se disponía a tirar solo ante Reina sin que el colegiado señalase penalti, una decisión que encendió las iras de todo el público local y también del banquillo, puesto que Pacheta, entrenador ilicitano, fue expulsado sin miramientos por protestar la acción, lo que solo consiguió una escalada de tensión en los ánimos de la parroquia franjiverde, que no dejaría pasar ni una más en cualquier lance que pudiese darse hasta el pitido final. De este nerviosismo generalizado también se intento aprovechar Moreno -aunque tampoco es que fuese la persona más tranquila dentro del recinto- y movió las fichas siguiendo esa lógica, dando entrada a Ndi por un Aridai que, como el propio equipo, ha ido de más a menos desde su llegada en enero.

Este cambio también acabaría siendo intrascendente más allá de dos jugadas puntuales en las que el africano pudo irse pero que no tuvieron ningún tipo de continuidad por el resto de jugadores, no así el ingreso de Sory Kaba a falta de un cuarto de hora para el final, que acabó de dinamitar el partido, puesto que el guineano tendría la ocasión más clara del encuentro en el ochenta y cinco, zafándose de José Ángel, que acababa de entrar tras haberse lesionado Raillo -en principio sin gravedad-, y descolocando a Reina con un tiro que, por milímetros, se marchó demasiado escorado. En la acción siguiente la situación iba a complicarse aún más para un Mallorca que ya se encontraba en una profunda depresión con la expulsión de Bonilla cuando el soriano trataba de cortar una contra, dando inicio a unos frenéticos minutos finales en los que Àlex López vería dos tarjetas amarillas consecutivas, una por protestar, y Sory Kaba tendría la última que estrellaría en Manolo Reina antes de que un discutido colegiado señalase el final del partido.

Este empate que al principio invitaba al escepticismo, se convirtió en oro a las pocas horas, después de que el Villarreal B empatase en Sabadell y se manteniesen todas las distancias, a la vez que el Badalona era sorprendido en casa por el Ebro y perdía, clasificando matemáticamente al Mallorca para el play-off de ascenso que empieza dentro de 34 días. El próximo objetivo es encararlo como primer clasificado del grupo tres, algo que ya puede conseguirse la semana que viene, siempre y cuando el líder gane en Son Moix a un Olot que vendrá tras empatar con grandes sensaciones frente al Formentera, el Elche no consiga la victoria y el Villarreal B pierda. En el caso de que no se dé uno de los supuestos, el campeonato debería esperar como mínimo hasta Sabadell, pero todo apunta a que, sea en la semana que sea, este llegará. Y esto es lo que importa.

El 1x1

Reina: 8; Estuvo cuando se le necesitó.

Sastre: 6; Intervino poco.

Xisco Campos: 6; Luchador.

Raillo: 6; Lo intentó.

Bonilla: 4; Flojo en todos los campos.

Aridai: 4; No ha vuelto a encender la mecha.

Pedraza: 5; El partido no le exigió.

Salva Sevilla: 5; Lagunas.

Álvaro Bustos: 3; Indolente

Lago Junior: 6; Ha encontrado el camino para crecer.

Àlex López: 4; Sin puntería.

Sustituciones:

Abdon: 5; Poco nutrido.

Ndi: 7; Puso más de lo que pudieron haberle ayudado.

José Ángel: 3; Con poco tiempo pudo destrozar el partido.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies