‘’Abrí el armario y me atavié con la bufanda verde. Era una tarde fría en Pamplona y esas nubes negras que veía desde la ventana hacían prever otro chaparrón de febrero acompañado de derrota. Desde hacía tiempo venía sospechando que las tormentas significaban partido perdido. Igual también tenía algo que ver el hecho de que mi equipo llevaba 14 derrotas en 22 partidos, pero a esas alturas prefería pensar antes en una maldición del clima que en la inferioridad respecto al resto de conjuntos de la categoría.

El pabellón estaba expectante ante una nueva oportunidad de conseguir la novena victoria de la temporada ante el Barcelona Lassa B, el filial del Barcelona, pero una canasta final de los azulgrana borró las esperanzas sembradas hasta los minutos finales del encuentro.

Tras el pitido final y para sorpresa de todos, el ‘’speaker’’ pidió que nadie abandonara el recinto.

Desde el Basket Navarra Club, tenemos una gran noticia que daros, la entrada de un nuevo accionista en el club. Alguien a quién seguro que todos conocéis. Francés, delantero y leyenda del fútbol mundial. ¡Nos complace anunciar al gran Thierry Henry como nuevo accionista del Navarra!

Mi padre me miraba a mí atónito sin poder cerrar la boca. Yo miraba a mi padre atónito sin poder cerrar la boca. Se hizo el silencio previo a la ebullición. ¿Dónde había quedado la tristeza de la derrota? El recinto estaba a punto de estallar. Gritos de júbilo invadieron la cancha como si se acabara de ganar a los Bulls de Michael Jordan.

Pa...pa...papá… ¡Pellízcame, pellízcame! ¿Has oído eso? ¡Henry es accionista! ¡Henry ha elegido al Navarra!

Me paré un momento a disfrutar el instante. Aparqué la emoción y me senté a guardar en mi memoria las caras de alegría de todos y cada uno de los que formábamos aquella pequeña pero fiel afición. Aquella imagen iba a permanecer imborrable en mi mente por el resto de mis días.’’

¿Te lo imaginas? Pues mira esto, —dije señalando la portada del diario— Steve Nash es propietario del Mallorca.

El otro día Steve Nash (dos veces MVP, ocho veces All-Star, tercer máximo asistente de la historia de la NB, etc…) estuvo presenciando el partido del Centenario, el Mallorca— Oviedo, como propietario del club bermellón.

Participó en un par de rondos en el entrenamiento del conjunto insular bajo las órdenes de Vázquez y fue noticia en todos los medios nacionales e incluso algunos internacionales. Pero no, no fue noticia el Alavés, ni el Osasuna, ni tan siquiera el Leganés. Fue noticia el Real Club Deportivo Mallorca. El canadiense aportó un prestigio que hacía años que no se hacía sentir en la isla. Un conjunto que venía acostumbrado a ser noticia por trifulcas en la directiva, por denuncias de ex-entrenadores, por concurso de acreedores… Pero eso ya es el pasado.

Se abre una nueva etapa en el mallorquinismo. Una era de luz institucional en la que personas con credenciales y reputación representan a esta nuestra institución centenaria. Está claro que lo deportivo debe primar por encima de todo, pero por favor, el año del Centenario va a ser recordado como el año en que gente como Toni Tugores, Jaume Colombàs, Maheta Molango, Robert Sarver o Steve Nash entre muchos otros, pusieron al Real Mallorca en un nuevo sendero, el sendero del realce, el del respeto, el de una entidad que, a partir de ahora, vuelve a tener el respeto de todos.

 

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.