LamentoTranscurridos estos cuatro primeros partidos de la temporada, estaremos casi todos de acuerdo en que este Mallorca tiene una gran cantidad de lagunas tácticas, que a la plantilla le falta gol y que temblamos en las jugadas a balón parado en contra, entre otras cosas. Pero hoy quiero hablar de otro asunto, de un tema también fundamental para conseguir buenos resultados, se trata del estado anímico y de la motivación, de las dinámicas y las rachas.

Tras tres derrotas seguidas, un clima de pesimismo se ha instalado en la afición bermellona, y seguramente también en algunos de los jugadores de la plantilla. Tras cuatro jornadas disputadas ya se empieza a hablar del descenso y de cambiar al entrenador. El pasotismo y el derrotismo se están empezando a apoderar de nosotros.

¿Qué es el pesimismo? El pesimismo (del latín pessimum, “lo peor”), es un estado de ánimo que sostiene que vivimos en el peor de los mundos posibles, un mundo donde el dolor es perpetuo y nuestro destino es tratar de obtener lo que nunca tendremos.

¿Realmente vivimos en el peor de los mundos posibles? Gran parte de los aficionados están convencidos en que Laudrup es el peor entrenador posible, otra gran parte en que este es el peor equipo de Primera Divisón, otros tantos aseguran que ambas cosas son ciertas. Pocos son los que son optimistas en estos momentos. ¿Nuestro destino es tratar de obtener lo que nunca tendremos? Espero que no se refiera a la permanencia.

El fútbol, como tantos otros, es un deporte de rachas. Muchos son los clubes que, iniciando la temporada con una mala racha, han acabado descendiendo a una división inferior. A veces a pesar de contar con buenos jugadores, pero incapaces de saber cambiar una dinámica negativa.

En principio, esto no tendría que ser tan preocupante habiéndose disputado tan sólo cuatro jornadas de liga. Pero no es solo eso, también tenemos una pelea interna en el club, un entrenador a disgusto con la directiva, una afición a disgusto con el entrenador, unos jugadores que se deben creer incapaces de remontar un resultado. Todo esto son factores que influyen mucho en la dinámica de un equipo. Además, esta racha viene de mucho antes, de finales de la temporada pasada.

Que el pasotismo y la desilusión se hagan dueñas de los seguidores y de la plantilla es lo peor que nos puede pasar.  Y más teniendo en cuenta el carácter frío y pasivo de nuestra afición. Si antes se animaba poco, ahora solo se oirán silbidos en el Estadio. Yo personalmente hacía tiempo que no era tan pesimista con el equipo, la desilusión con la que sigo los partidos esta temporada no la había vivido nunca. Siempre me había considerado una persona optimista, siempre pensaba en que ganaríamos el próximo partido. Esta temporada algo ha cambiado.

Si los aficionados somos pesimistas, los jugadores también se contagiarán de todo este entorno. Si la plantilla sale al campo pensando en que perderá el partido, eso es exactamente lo que pasará. Es necesario un cambio, un golpe de efecto.

¿Cómo cambiar una racha de derrotas? Muy fácil, con un entrenador que sepa motivar a los jugadores. Laudrup ya sabemos que no lo es, es más, parece que los jugadores se contagien del pasotismo que muestra cuando se sienta en el banquillo. ¿La solución es echar al entrenador? Todo depende del sustituto que se traiga. También podría resultar efectivo un cambio en la actitud del mister, pero no da la sensación que algo así vaya a suceder.

Son tantas las ganas de echar al danés que ya hay una lista con posibles sustitutos. Se ha hablado de Carreras, la verdad es que lo está haciendo muy bien con el Sabadell, pero no es lo mismo entrenar en Primera. A Nadal y Soler les veo aún muy verdes para coger a este equipo. Creo que ahora necesitamos experiencia y capacidad de motivación. Quien sabe, puede que Luís Aragonés nos quiera devolver el favor que le hicimos dejándole marcha a entrenar a la Selección campeona de la Eurocopa 2008. Su último tren, según dijo, pero puede que aún esté dispuesto a coger este último vagón.

Para acabar, solo decir que espero que el pesimismo no se apodere de nosotros. Hay que cambiar la dinámica, sea con este entrenador o con cualquier otro. No puedo creer que haya gente que prefiere que se pierda el próximo partido con tal de echar a Laudrup. Para cambiar esta racha también hay otra posibilidad, aunque verdaderamente utópica, animar el domingo al equipo como nunca se ha hecho, que vean que la afición está con ellos, que vean que confiamos en su capacidad, que apoyamos a esta plantilla. Si no les sabe motivar el entrenador, motivémoslos nosotros. La afición tiene que hablar, pero no en contra de Laudrup ni de Serra, hablemos a favor del equipo. Esta plantilla, tenga jugadores mejores o peores, será la que nos salve o nos hunda en la miseria, no sirve de nada ir en contra de nuestro propio equipo. Seamos optimistas, confiemos en estos jugadores.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

  1. Toni Ramis dice:

    Si eres demasiado optimista, no te dejas margen a mejorar; si eres demasiado pesimista, no te esfuerzas a ello.

    Para mí es en el optimismo donde se ha estancado este equipo. Las declaraciones no sólo de entrenador sino también de los jugadores es de que jugamos bien, generamos ocasiones, nos falta suerte, etc. Otro dato importante, además, de estas declaraciones, son el apoyo con el que cuenta el míster de parte de los jugadores. Mientras que la gran masa de aficionados se preocupa partido a partido por la situación del equipo, los veintipocos que llevan el timón pasan los días relajados y tranquilos pensando que cualquier día la suerte cambia y sumas tres puntos arrastrándote por el campo como siempre.

    La verdad es que el equipo desilusiona, y creo que el cambio debe ser de dentro hacia fuera. Un cambio de entrenador que provoque un cambio de actitud dentro del equipo que sin duda cambiará la actitud de la afición también. Si tú ves que los jugadores se matan en el campo, aunque no lo consigan a la primera, tú les animas una y otra vez. Aragonés sería una pieza estupenda, pero a saber si es posible. De Carreras también me fiaría. A pesar del cambio de división, alguien capaz de elevar un equipo hacia la cabeza de Segunda, te puede mantener un equipo mejor en Primera.

    En definitiva, yo confío en los jugadores, pero no creo que la afición les pueda influir tanto como el entrenador. Contra el Atlético la temporada pasada la afición estuvo de 10 y perdimos igual. Laudrup es un cáncer y lo está contagiando todo.

  2. Xisco Ramis dice:

    No creo que los jugadores y el entrenador piensen que lo hacen todo perfecto y que no pueden mejorar nada, por muy optimistas que digas que son.

    Yo no lo veo así. Laudrup no es optimista en sus ruedas de prensa, simplemente nunca se responsabiliza a él mismo de los errores.

    En cuanto a los jugadores debe haber de todo, pero tampoco creo que sean optimistas con este inicio de temporada. En la temporada pasada pecamos de conformismo y de relajación, no de optimismo. Con optimismo hubiéramos luchado por entrar en puestos europeos hasta que no hubiera habido opciones, no fue así.
    Estos asuntos dependen de la capacidad de motivación del míster.

    Lo de Aragonés sería un sueño, pero supongo que complicadísimo de realizar.

  3. SaRuMaN dice:

    La única solución que veo es que venga Aragonés y veréis como los pone firmes a todos, incluso a Serra Ferrer.

  4. Gontxo dice:

    Va el pesimista diciendo, “Esto es nefasrto,esto no puede ser peor”.

    Y aparece el optimista y dice “por supuesto que puede e iremos a peor”.

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies