El Apunte: Que pase el siguiente.

DQrO85yW4AAwHz3.jpg-largeEl Real Mallorca firmó ayer su tercer empate consecutivo. Olot, Sabadell y Badalona han sido los responsables de “frenar” a un equipo que vive un empate como sinónimo de derrota. Y esto, realmente, es lo que hace grande este año a nuestra plantilla. Ese inconformismo después de empatar en el minuto 90 dice mucho de los jugadores que nos representan en el verde casa jornada. Ese inconformismo como manifestación de la actitud que tanto echábamos de menos en Mallorca. Desde dentro es bueno que el vestuario solo se conforme en ganar cada partido porque, al final, eso es causa de los resultados que todos queremos, pero, por otra parte, desde la grada debemos de mirar en perspectiva nuestra situación y no anticiparse queriendo hacednos creer que vuelven los fantasmas del pasado. ¿Crisis?

Perdónenme, pero no entiendo a esa gente que está empezando a hablar de crisis refiriéndose a un equipo que aún no ha perdido ningún partido. A un equipo que va líder indiscutible del grupo III de la división de bronce y, además, es uno de los menos goleados de todas las ligas del mundo según un estudio realizado por la cadena de televisión autonómica. Creo que la crisis está en nosotros mismos intentando hacednos pensar que el Mallorca lo está. Imagino que se debe a que hacía años (demasiados) que no estábamos acostumbrados a esta situación deportiva tan paranormal y nos encontramos un poco descolocados. Personalmente ni yo me creo estos números. Mi memoria no me permite ir más allá de Elche 2003 y poder recordar esa etapa gloriosa de final y principio de siglo. Desgraciadamente, me ha tocado vivir de manera más intensa la peor parte de la historia de nuestro club y, por eso, me cuesta asimilar la espectacular temporada que está haciendo (para los haters de turno lo recuerdo: sí, en segunda B, grupo III).

Pero, precisamente, por ser en segunda B tiene aún más mérito. Me explico: si algo estoy aprendiendo de esta categoría es que aquí nadie regala nada. Y menos jugando contra nosotros. Tal vez, los seis empates que llevamos en liga nos habrán servido para tener los pies en el suelo y ver lo complicado que es ganar un partido en segunda B. Pero me parece surrealista hablar de crisis cuando los propios números ya hablan por sí solos. De todas formas, no hay que olvidar que si estamos aquí no es para quedarnos y, dada nuestra situación, no nos podemos permitir el privilegio de perder el liderato. Ahora vienen unos partidos asequibles, en principio, para poder cerrar un debate que realmente no existe y que parece que gusta tanto abrir a algunos.

De todas maneras, no soy yo el que tiene que sentenciar nada. Creo que a lo largo de la temporada lo han hecho y, de bien seguro, que lo seguirán haciendo nuestros jugadores desde el campo. Así que tranquilos porque ya se encargarán ellos de dejar escrito un día más en las páginas de nuestra nueva y renovada historia que volvemos a ser un equipo de ciencia-ficción. Un equipo incapaz de hacer victorioso a nuestro rival. Y ésta es la realidad, nos guste o no: al Mallorca no le gana nadie. Que pase el siguiente.

Comentarios

RCDM no se hace responsable de los comentarios de los lectores y se reserva el derecho a retirar aquellos que sean ofensivos. En cumplimiento de la legislación vigente queda registrada la dirección de Internet del autor, así como la fecha y hora de su envío.

No hay comentarios para esta noticia, se el primero en opinar

* Campos obligatorios

RCDM.es - El Blog del aficionado Mallorquinista

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su navegabilidad y experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies